¿Para qué sirve jugar?

  • Es el medio que usa el niño para entender lo que le rodea. Le sirve para experimentar, crecer y dominar poco a poco el mundo. 

Se comienza a jugar apenas se nace. Cuando un bebé arroja su sonajero y la madre lo recoge y se lo devuelve, en ese momento, el niño se está haciendo a sí mismo preguntas importantes: “¿Puedo influir en mi entorno sin que ello tenga consecuencias calamitosas para mí? ¿Puedo renunciar temporalmente al control de mis pertenencias sin perderlas?”. La respuesta de la madre a estas preguntas será buena si la satisfacción que siente ante las nuevas habilidades del bebé la impulsan a aplaudir lo que ha hecho y a garantizar su repetición. Pero la respuesta será negativa si se impacienta o se enfada y, por ende, da al bebé la impresión de que no está bien que manipule objetos.

Si se niega a devolverle el juguete, lo que aprende el niño es que la manipulación de objetos lleva a la pérdida de los mismos, tanto objetiva (el sonajero desaparece) como subjetiva (el esfuerzo no conduce a una satisfacción). El juego les ayuda a comunicarse con el otro. Es tan importante para la salud psíquica como el alimento para la del cuerpo. Tenemos que “dar de jugar” como damos de comer. Un niño feliz se lo pasa bien jugando porque así expresa lo que le sucede y le permite repetir lo que le ha impresionado. De este modo, descarga la intensidad afectiva y se adueña, en cierta medida, de la situación.

Por ejemplo, si el niño va a médico es posible que esta vivencia pase a ser el contenido del próximo juego. Pero en él cambiará la pasividad con la que ha vivido la manipulación del doctor por la actividad, pues sin duda él será ahora el médico e infligirá a un muñeco la experiencia que intenta asimilar. En el juego del escondite el éxito depende de llegar a un lugar seguro al que se llama “casa” gracias a los propios esfuerzos. Lo que aprende el niño gracias a él es que puede aventurarse a salir solo al mundo y volver sano y salvo.

Freud describió el caso de un niño que metía un juguete debajo de la cama y luego lo sacaba una y otra vez, en una repetición aparentemente interminable, con lo que trataba de tranquilizarse en el sentido de que las cosas que se pierden de vista no han desaparecido necesariamente para siempre, sino que pueden volver, incluso pueden recuperarse gracias a los propios esfuerzos del niño. La ansiedad de este niño la había provocado la ausencia de su madre. Las cosas no desaparecen, se pueden recuperar: la madre se va, pero vuelve. 

Fase a fase

El juego tiene como objetivo el desarrollo y la maduración psíquica, por lo tanto, guarda mucha relación con sus niveles de salud mental. Ir conociendo el mundo exterior y adueñarse poco a poco de él sirve para dominar situaciones dolorosas y para identificarse con los padres. Esta actividad ayuda a manejar las ansiedades, los miedos, los temores de abandono o castigo, que varían según la edad, el momento evolutivo, las características de cada niño y los conflictos propios. Se trata de un recurso para ir progresivamente soltando amarras, de la relación de total dependencia inicial, hacia la socialización. Y es útil también para desarrollar una capacidad interna de imaginación y fantasía, la base de la capacidad creativa, indispensable para el crecimiento, el conocimiento y la cultura en general.

Desde los dos meses y medio hasta los tres, la actividad lúdica de las manos, de las miradas, de los sonidos, son algo que estimula al niño y le promueve satisfacción. Para mostrarla, a veces mueve las extremidades, todavía de forma descoordinada, pero es su manera de exhibir alegría. De los tres a los seis meses, las personas que rodean al bebé deben intercambiar con él palabras y muestras de cariño. En ese momento comienza uno de los primeros juegos de placer cómplice con un adulto, como es el de ocultar el rostro y mostrarlo de nuevo. Después de haber cumplido los seis meses, el deseo de comunicarse y de jugar ocupa cada vez más tiempo.

Inversión de futuro

A partir de los nueve meses, todo lo que alcanza con la mano es un juguete. El juego es siempre una experiencia de placer y, según afirma François Dolto, psicoanalista especialista en niños, “este placer, se obtenga o no, es una experiencia que se adquiere siempre y que es creadora de un conocimiento renovado de sí mismo y a veces de otros, y esto incluso si el juego, como se suele decir, acaba mal”. Según Dolto, “todo juego es mediador del deseo, trae consigo una satisfacción y, cuando son compartidos, permiten expresar su deseo a otros”. La comunicación que lleguemos a establecer con nuestros hijos cuando ya hayan crecido dependerá mucho de lo que ocurrió cuando jugábamos con ellos. 

Evitar errores
Jugar no es perder el tiempo. Por el contrario, implica la puesta en marcha de una serie experimentos vitales que el niño necesita para aprender a dominar la percepción del mundo.
La frase es “un juego de niños” alude a un cierto grado de desvalorización inconsciente. Hay que evitar esta mirada sobre el juego infantil.
Se debe abandonar la creencia de que el hecho de pasar mucho tiempo jugando con los hijos es bueno en sí mismo. La calidad, importa.
La indiferencia hacia sus juegos les duele, pero también es necesario dejarles jugar solos.

¿Qué podemos hacer?

  • Respetar sus elecciones y promover todos aquellos juegos con los que les veamos disfrutar. 
  • Destinar un tiempo a jugar con ellos durante los primeros años de su vida alimenta la buena comunicación más adelante. 
  • Establecer algunas reglas. No es necesario que sean muchas, pero sí que se respeten. 
  • Jugar con ellos les educa, les enseña a relacionarse y les ayuda a estar mejor consigo mismos. En todo juego existen reglas y cuando el niño percibe que el adulto debe someterse a ellas, como él, le instruye en la aceptación de las normas para relacionarse con los demás. Además, realiza el aprendizaje de la socialización.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¡Bolsos de fiesta! Si tienes una #boda a la vista, te encantarán estos lindos clutch http://t.co/7pCU5outV6 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¡Subidón! Cómo entrenar las emociones con 'La fuerza del sueño', de @teresa_perales http://t.co/pcnvdTOdAq #FelizDiadelLibro Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

#FelizDíadelLibro Ficha los autores que firman libros (en Madrid) el 23 de abril http://t.co/1RewqwASNl #mhtendencias ¿Y en tu ciudad? Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"Los libros son amigos que nunca decepcionan"... ¡Buenos días! y Felicísimo #DíaDelLibro Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¿Quieres un falso bob como el de Letizia o Cate Blanchett? Pasos para lograrlo http://t.co/4UKsatrK7y Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

Un repasito a los looks de Kate Middleton, lección de estilo en Nueva Zelanda y Australia http://t.co/L9Vp5woSyc Hace 12 horas · responder · retweet · favorito

Camiseta de margaritas, vestido de volantes y print arcoiris en los #clones de la semana http://t.co/B8aCln2POB Hace 12 horas · responder · retweet · favorito

¿Preparados para el #DíaDelLibro, 23 de abril? Estos autores firman sus libros http://t.co/NmhAcqpz1U en @elcorteingles #mhtendencias Hace 12 horas · responder · retweet · favorito

Pantalón blanco en la mejor moda bloguera http://t.co/XGNzMOl8hs con @bartabacmode @Guccisima33 @ampafochs y @myshowroomblog Hace 13 horas · responder · retweet · favorito

Cómo sacarle todo el partido a esta faldita de rayas. Una prenda y 4 looks http://t.co/edgAD3MigQ by @ZalandoES Hace 13 horas · responder · retweet · favorito