Cuando decidimos hacer un reportaje sobre partos múltiples nos encontramos con Ana que acababa de dar a luz a sus gemelos: Pablo y Miguel. Se la veía tan organizada y contenta que no tuvimos más dudas, era la historia que queríamos contar.

Saber que en lugar de uno llevaría dos niños acarrea una serie de miedos e inseguridades, desde las preocupaciones que puede haber en un embarazo especial y diferente, hasta las angustias de verse superada por la situación. Y eso que Ana no era primeriza, pero, por otro lado, tener ya una niña significaba tener que multiplicar sus esfuerzos para que a su Marta no le supusiera un cambio desfavorable.

Su hija mayor tenía ya seis años y les costaba decidirse a tener otro hijo. Al final se pusieron a ello para que la niña no estuviera sola. El embarazo llegó rápido y estaban muy animados con la novedad de un bebé en casa. Después de hacerse una segunda prueba de embarazo -ya que la primera había dado negativa- desde el centro de salud, tanto por su historial como por sus 38 años de edad, la remitieron a la Residencia  de Santander para el seguimiento del embarazo.

En la primera cita con la ginecóloga de la Residencia fue en donde se llevó la sorpresa, ya que le dijeron que probablemente era un embarazo gemelar monocorial y monoamniótico.

Según explicaron a Ana, en este tipo de embarazos lo normal es que uno sobreviva y otro muera. Además, al compartir bolsa, el riesgo de ahorcarse con el cordón es mayor. Ana cuenta que se asustó muchísimo, la alegría inicial se transformó en una angustia que la acompañaría durante los 9 meses de embarazo. Aun así, buscaron una segunda opinión y les dijeron que era demasiado pronto para afirmar cualquier cosa, lo único que se podía garantizar es que eran dos.

En foros y grupos de padres de embarazos múltiples supieron de casos de embarazos de este tipo que habían terminado bien. En la primera ecografía, a los tres meses, detectaron que, efectivamente,eran monocigóticos y monocoriales pero biaminióticos, no compartían placenta y por lo tanto el riesgo era menor. Además, eso ya excluía el peligro respecto a los cordones umbilicales.

El embarazo seguía sin más incidencias y sólo le recomendaron llevar una vida tranquila. Pero el cansancio de llevar a dos bevés le hacía necesitar mucho reposo. Ana, desde el punto de vista físico, estaba perfectamente. Tomaba vitaminas y aspirina infantil y controlaba la tensión cada semana.

Inevitable sensación de miedo

Ana tenía miedo. Miedo, por el susto que se llevó al principio, miedo, porque continuamente la advertían de que el parto se adelantaría, de que los gemelos suelen nacer con bajo peso e ir a la incubadora. A ella le daba miedo hacerse ilusiones y ser feliz.

No quiso hacer preparación maternal porque también se sentía cansada. Por su edad, le ofrecieron la prueba de amniocentesis pero ella no quiso añadir un riesgo más a su situación, para ella tan delicada. Además, no pensaba interrumpir el embarazo ni aún en el caso de que se detectase algún problema.

Le puede ocurrir a cualquiera

Durante unas pruebas, preguntó a la especialista en genética por qué motivo había tenido un embarazo gemelar y, al parecer, es pura casualidad que un óvulo fecundado decida dividirse en dos. Ni la edad (Ana no es tan mayor, además no era primeriza pero al haber pasado los 38 se podría pensar que este motivo influya en una alternativa en este caso benigna, del proceso de división celular), ni cuestiones genéticas como antecedentes de embarazos múltiples interfieren en el caso de los gemelares, lo que si ocurre en embarazos de mellizos y en estos casos antecedentes de tratamientos con hormonas también pueden llegar a ser determinantes.  Esta misma persona, acostumbrada a casos de embarazos múltiples, le dió mucho ánimo pues ve este tipo de gestaciones como algo normal y natural aunque menos frecuente. 

El embarazo seguía perfectamente y programaron el parto para la semana 37. Los niños estaban colocados para un parto natural, pero los médicos le habían advertido de que en los casos de partos de más de un niño, aunque el primero nazca de forma natural, lo más probable es que el segundo, al tener más espacio, se dé la vuelta. Aun así, tenía la esperanza de ponerse de parto antes de la fecha programada. Y así fue. El nacimiento de Pablo y Miguel fue perfecto. El parto estaba programado para el sábado y el jueves, en el control, detectaron que Ana había perdido peso y sospecharon de una fisura en la bolsa, por lo que ella fue a urgencias de la Residencia para descartarla.

Le hicieron un PT y detectaron que tenía contracciones indoloras y que había dilatado 3 centímetros. La pasaron a partos, estaba tan tranquila que ayudó a la matrona a rellenar los papeles (al ser dos niños era por duplicado). Hicieron una radiografía y le pusieron la epidural y oxitocina. Fue un parto sin dolor, rápido, sin complicaciones

Con cuatro minutos de diferencia

Nacieron con cuatro minutos de diferencia Ana, que había tenido un parto doloroso anterior, dió a luz a sus gemelos sin sufrir, por vía natural. Nacieron con 2,600 kg. El padre estuvo presente en todo momento. Como los nacimientos ocurrieron después de la implantación de la nueva vía de partos, los niños estuvieron todo el tiempo con su madre y mamaron nada mas nacer. No tuvieron que ir a la incubadora y compartieron habitación con otra familia. A los dos días del parto, con 2,500 kg. cada uno, se fueron a casa.

Al final salió todo bien y Ana lamenta no haber disfrutado su embarazo. Pensaba que tendría más problemas para organizarse pero se está organizando muy bien. Llegar a casa, fue un poco más complicado, pero la ayuda de las amigas y de su familia hicieron que todo se fuera colocando en su sitio. Al realizar el reportaje los niños están a punto de cumplir tres meses y se alimentan solo con lactancia materna. Pesan 5,500Kg. Y son como dos gotas de agua. Su madre, al principio rapó el pelo a uno de ellos para diferenciarlos, ahora sabe muy bien quién es Pablo y quién es Miguel.


ANA QUIERE ANIMAR A LAS MAMÁS DE GEMELOS Y MELLIZOS A PONERSE EN CONTACTO PARA FORMAR UN GRUPO DE PADRES DE PARTOS MÚLTIPLES.

Puedes empezar entrando en el  FORO de hoyMujer.com

Chavalucos, publicación colaboradora de hoyMujer, es una revista sobre maternidad y crianza que se distribuye por la cornisa cantábrica

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Las 15 favoritas para ser Miss Universo https://t.co/SEEehL0aXe https://t.co/NmWM3EiDvC Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Todo lo que tienes que saber sobre el ácido hialurónico, la estrella del rejuvenecimiento facial #Belleza… https://t.co/bkCyqlAusO Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¿Sabías que existe el trastorno por déficit de naturaleza? Apúntate a la #slowlife https://t.co/RTl4SsUPdx https://t.co/yvfG3diFZk Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Jugamos a las 7 diferencias con estas dos fotos de Doña Letizia https://t.co/hIhigBPh1N https://t.co/3xK0TGT00o Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¿Nunca te has atrevido a meterte las tijeras y llevar el pelo corto? ¡Te damos 10 razones para hacerlo!… https://t.co/5UhDhmmfyJ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Miroslava Duma y otras bloggers que dan lecciones de estilo a pesar del frío https://t.co/rKftZIEBR5 https://t.co/BEcMZHvr2i Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

20 prendas de #rebajas por menos de 20 euros https://t.co/Lrw3WbBLof https://t.co/iSiwnRRDDy Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Las tres claves del discurso de Donald Trump https://t.co/NTixdMbzpK https://t.co/0PDHNmmacP Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Todas las mujeres del presidente Donald Trump https://t.co/oIWySFf3EL https://t.co/DvrHIa7zBc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito