Julio Terán es un personaje conocido en la zona en la que vive, inquieto, pero no hay palabra que mejor lo describa que simplemente PADRAZO. Quien haya pasado por su zapatería en Cantabria jamás lo olvidará. Siempre lleno de energía, planes, ideas...Y si te lo encuentras por la calle fuera del horario de cole, seguramente verás a sus cuatro rubitos siguiéndolo animadamente.

No quería renunciar a la paternidad, así que, cuando se lo propuso seriamente, Julio dio el primer paso para llenar su casa de niños. Primero probó con el acogimiento temporal y, a través del proyecto Un hijo más trajo a un niño ruso a pasar las vacaciones a su casa.

El cariño que le tomó lo llevó hacia el segundo paso: el acogimiento permanente con potestad de tutor. El primero en llegar fue Miguel, de ocho años de edad, que ya había pasado un para de meses en España de vacaciones con otra familia y tenía alguna noción de nuestro idioma. Además, en el internado de su país de origen les dan clases de comunicación básica del castellano.

Poco después llegó Elena, de siete años, y hermana de Miguel. Iker llegó algo más tarde, cuando ya había cumplido sus ocho años de edad. También es hermano de los anteriores y aunque llegó sin apenas nociones de castellano, lo aprendió rápidamente con la ayuda de Miguel y Elena. La última en llegar fue Valentina, la más pequeña de todos los hermanos, que arribó a España hace un par de años cuando tenía ella cuatro y medio. Como quiera que los cuatro son hermanos biológicos, la llegada de cada uno de ellos era acompañada de una fuerte emoción por parte de Julio, sus niños y todos los que le conocemos y compartíamos con él un proceso largo, costoso e incierto para traer a España a los cuatro.

A partir de ahí, la misma evolución que una familia normal con cuatro hijos: un coche más grande, una casa más amplia, pero sobre todo muchas horas de dedicación y toneladas de comida para satisfacer unos apetitos ahora adolescentes. Las vacaciones son en familia y los fines de semana también. Todo consiste en organizarse bien y la verdad es que, en ese aspecto, Julio es un auténtico maestro. Dentro del caos de su inquietud y contando con la ayuda de su madre, las cosas funcionan porque están bien planificadas.
 
Cuando se convirtió en padre, trasladó las tiendas a su lugar de residencia, se fue a vivir al lado del cole para que los niños fueran y volvieran andando.

La cooperación, la regla de oro

En casa la cooperación es una regla establecida y cumplida por todos sin reserva. Julio se encarga de la comida pero todos participan en las tareas, en la medida de sus habilidades. Julio saca la colada, la coloca en la mesa de la cocina y cada uno se encarga de separarla y colocarla en sus respectivas habitaciones. Además, se ayudan entre ellos, Elena es la encargada de ayudar a Valentina con el baño. Aunque se les vea pasar de un lado a otro cerca de su padre no tienen momentos ociosos ya que al salir de clase meriendan y van a clases particulares como cualquier niño.

Aunque sean rusos, los cuatro hablan perfectamente español y están completamente integrados. Y, además, son buenos estudiantes, aunque ahora es cuando realmente empiezan a notarse bien sus esfuerzos ya que por el idioma llevaban algún retraso en los años anteriores. Los cuatro son niños ahorradores, comprensivos y son conscientes y están agradecidos de la oportunidad que han tenido. Su padre dice: "Se lo merecen; además están muy unidos y hacen una piña entre los cuatro".
 

Diálogo, sinceridad y respeto

La relación de Julio con los niños, que lo llaman papá y lo quieren y respetan sin reservas, es de mucho diálogo y sinceridad. Los conoce bien en sus diferentes personalidades. Miguel es más extrovertido, está muy pendiente de los hermanos. Elena, por otro lado, es más introvertida, muy responsable con su hermana y buena estudiante. Iker es un gamberro, deportista, siempre abierto a nuevas actividades extraescolares. Y Valentina, aparentemente, es una muñeca frágil, pero es la que tiene la personalidad más fuerte de los cuatro. Es muy alegre, lider y emprendedora. Según su padre "las mata callando".

Chavalucos, publicación colaboradora de hoyMujer, es una revista sobre maternidad y crianza que se distribuye por la cornisa cantábrica

web: www.chavalucos.es

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Charlie Sheen ahora se desdice del insulto a Rihanna. Con la que se lio... https://t.co/LFMg84z924 Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Angelina Jolie, molesta por el apoyo que Hollywood está dando a Brad Pitt https://t.co/sC6I5A3trV https://t.co/HcjvkynRLZ Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Vivir más despacio es posible. Estos 7 pasos te ayudarán. Slow, slow, slow... https://t.co/cxF0AzDH4N https://t.co/TKa1oHYbGn Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¿Quieres ponerte gorro pero te preocupa cómo quede tu pelo? ¡Con estos trucos y #peinados estarás perfecta!… https://t.co/NSZjsy0zZt Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

El calendario con las horas de los actos de la toma de posesión de Donald Trump https://t.co/GrS9QJkj3U https://t.co/2SLaLL9bzf Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Hoy comemos pollo al curry ¿te apetece? #Recetas https://t.co/qkDOZuHuUC https://t.co/BTNTO3kMqr Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Ácido hialurónico, la estrella del rejuvenecimiento facial by @ana_anaparrilla https://t.co/a2iRvHIdOr https://t.co/WOFUtbTnab Hace 4 horas · responder · retweet · favorito