Niños con un soplo en el corazón: qué significa y cómo tratarlo

  • Una de las situaciones que más tensión y desasosiego provoca en los padres es cuando son informados de que su hijo tiene un soplo. Sin embargo, es importante saber que en la mayoría de los casos no son indicativo de enfermedad y los niños no requieren de ningún tipo de tratamiento o cuidado especial.

Cuando los pediatras informan a los padres de que su hijo tiene un soplo en el corazón el desasosiego les invade irremediablemente. Cualquier información referida a este órgano nos embarga de preocupación, ya que es el motor del cuerpo y de su buen funcionamiento depende el riego sanguíneo de todo el organismo. 

Sin embargo, lo primero que debemos destacar es que un soplo no tiene por qué ser signo de enfermedad cardíaca. Para mayor serenidad de los padres que han sido informados de que su hijo tiene un soplo bastan dos datos de la Asociación Española de Pediatría: hasta en un 50 por ciento de los niños puede auscultarse un soplo cardíaco, mientras que la frecuencia de malformaciones congénitas cardíacas es inferior al uno por ciento. En este sentido, si no existen otros síntomas que acompañen al soplo cabe esperar un diagnóstico positivo.

Un soplo cardíaco es un tenue sonido que hace la sangre al fluir a través del corazón y que reconoce el médico al auscultarlo. Se trata de un sonido similar al que hace el agua al pasar por una manguera.  Normalmente se escucha más habitualmente en niños, ya que su corazón se encuentra más cercano a la pared torácica y, en general son inofensivos.

El soplo ‘funcional’

Este es el tipo más habitual de soplo cardíaco y es inofensivo. No supone ningún riesgo para la salud y puede aparecer y desaparecer a lo largo de la infancia, desapareciendo definitivamente con el crecimiento. Se producen en un corazón sano y completamente normal, por lo que no es necesario adoptar ningún tipo de medida: no requiere de dieta especial, tampoco hay que restringir las actividades físicas del niño y no necesita medicación alguna.

Así, es el pediatra del niño el que determinará el tipo de sonido, su intensidad y la necesidad o no de una valoración especializada por parte del cardiólogo pediátrico. De todas formas la mayoría de los soplos derivados al especialista también son ‘funcionales’, también conocidos como ‘inocentes’. 

Puede adquirir un volumen más alto o más suave, en consonancia con la frecuencia cardíaca del niño, por eso es más habitual detectarlos cuando se examinan a niños con fiebre. Los especialistas explican que pruebas como el electrocardiograma o la radiografía de tórax no sirven para confirmar o descartar enfermedad cardíaca en estos casos y por lo tanto no es necesario realizarlas, sino que el médico puede identificarlos mediante la auscultación. Este tipo de soplos se vuelven más difíciles de escuchar cuando los niños crecen, si bien, desaparecen por sí solos.

Si el sonido del soplo hace que el médico sospeche alguna enfermedad o si se ausculta en un niño muy pequeño, normalmente recién nacidos o lactantes, se puede producir la derivación al cardiólogo infantil para realizar una ecografía cardíaca, ya que es considerada la prueba más segura para realizar el diagnóstico más acertado. En este caso también cabe esperar el resultado con optimismo, pues como indicamos al inicio de este artículo la frecuencia de malformaciones congénitas cardíacas es menor al uno por ciento.

Síntomas de enfermedad cardíaca

Aún así, existen una serie de síntomas que pueden ponernos sobre la pista de que existe algún tipo de enfermedad cardíaca relevante. En el caso de los recién nacidos los síntomas son una rápida respiración, dificultad para alimentarse, retraso en el crecimiento o labios azulados o morados (cianosis). En el caso de los niños o los adolescentes los síntomas más habituales son fatiga, dolor torácico o dificultad para hacer ejercicio o para practicar actividades físicas.

En este sentido, actualmente hay tratamientos avanzados, en algunos casos quirúrgicos, que solucionan las cardiopatías más frecuentes, consiguiendo que los niños puedan tener una vida completamente normal.

Con todo, cabe volver a reseñar que este tipo de cardiopatías son la excepción y no la generalidad en caso de soplos cardíacos.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Nos vamos a la cama pensando en los corazones (que no quieren ser) solitarios http://t.co/G2Ngm3mWNf by @AmoragaCarmen Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Ciberflirteo! Las mejores 12 apps para ligar http://t.co/Unla5XI2PM Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Un tratamiento de limpieza by @Hedonai valorado en 145 euros puede ser tuyo aquí http://t.co/5sPAtjjra5 #BeautyDayMH #concurso Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

10 comportamientos femeninos que les irritan http://t.co/vQceXen7hk Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Moda personalizada! 10 webs en las que encontrarás prendas a tu medida http://t.co/18hlFbM5Zu Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Ideas! 25 propuestas para disfrazar a los peques en #Halloween http://t.co/cNCmXYbHzE by @andreasiciliap Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

¡Lo tiene claro! @AmaiawebOficial asegura que no hay mayor compromiso que formar una familia http://t.co/f2XxZmXsFj vía @Hoy_Corazon Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Lo que debes comer para que ya no se te caiga más el pelo http://t.co/RfWRxtLQif Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Así fue el vestido y la boda de @LeireMo http://t.co/5wNvGwr2bW ¡Muy clásico y de @Pronovias ! Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Con la dieta mediterránea se consigue tener menos tripa que con una dieta sin grasas http://t.co/omHJQGX9g2 Hace 5 horas · responder · retweet · favorito