Pasaron su infancia en centros de acogida, hasta que la mayoría de edad les obligó a buscarse la vida. La mayoría valora positivamente la experiencia gracias al apoyo y trato recibidos por parte de los educadores, que acaban convirtiéndose en una especie de familia para ellos.Y han salido adelante.

Hay muchas razones para que el cuidado de un menor pase a la Administración: malos tratos, abandono, falta de recursos, orfandad, enfermedad, alcoholismo o drogadicción de los padres... Por eso, cada niño vive su entrada en el centro de muy distinta forma. Para unos es un alivio. Para muchos otros, una especie de castigo. Sobre todo si, al ingresar en la institución les separan de sus hermanos. Pero, pasados unos años, cuando alcanzan la mayoría de edad, casi todos reconocen que su paso por el centro de menores fue la mejor opción, dadas sus circunstancias personales. Ésa es una de las conclusiones del estudio “Menores protegidos: un análisis de la experiencia residencial desde su perspectiva de adultos”.

Según este texto, la mayoría valora positivamente la experiencia gracias al apoyo y el trato recibidos por parte de los educadores, que, aunque no asumen el papel de padres, sí acaban a veces convirtiéndose en una especie de familia para los niños. El Estado, desde luego, intenta que los menores vivan en un ambiente lo más normalizado posible, a través de centros de protección de menores, pisos tutelados o familias de acogida.

EL FANTASMA DE LA SOLEDAD

Pero no todo es de color de rosa. Algunos mencionan aspectos negativos, como los conflictos con otros compañeros o la soledad. También se quejan de la falta de autonomía, provocada por unas normas, en muchos casos, más estrictas que las de sus compañeros de clase o amigos. Un ejemplo: aunque cada centro de menores tiene sus reglas, lo más común es que en un piso tutelado (donde suelen vivir de cinco a ocho chicos de 15 a 18 años, de los que se encargan tres educadores) nadie pueda levantarse más tarde de las nueve de la mañana, aunque ese día no tengan que acudir a un trabajo o centro de estudios. El uso de la televisión también tiene sus restricciones, igual que internet o el teléfono. Por otra parte, si los menores siguen las normas pactadas, se les premia con más tiempo para disfrutar del ordenador o con una llamada extra. Los chicos, además, tienen una paga semanal (10 € en los pisos tutelados consultados), deben encargarse de ciertas tareas en la casa y cuentan con un horario algo más amplio los fines de semana.

Éstas son algunas de las normas con las que los educadores pretenden inculcarles cierta disciplina. Y los chicos la van a necesitar en breve: cuando llegue su 18 cumpleaños, tendrán que buscarse la vida por su cuenta, un momento que muchos viven con angustia. “No dejan de ser adolescentes –explica Ildefonso Perojo, responsable del programa Junco del Instituto Madrileño del Menor y la Familia–. Viven las verdaderas crisis cuando les quedan uno o dos meses para los 18. Hay pocos chavales que, a esa edad, piensen a largo plazo”. El programa Junco es uno de los que más atención ha puesto en el futuro inmediato de esos menores que, de un día para otro, dejarán de serlo. Se dedica a captar ofertas laborales para ellos, pero también a enseñarles la cultura del trabajo: que lo valoren, que consigan mantenerlo, que aprendan cómo ahorrar…

Para ello, y en el mejor de los casos, tienen dos años: desde los 16 años, pueden acercarse a sus instalaciones y empezar a elaborar un plan de futuro a corto plazo. Sin embargo, ésta es una opción voluntaria y muchos no recurren a ella hasta que se ven casi en la calle. Éste fue el caso de Santiago, que acaba de cumplir 18 años y que acudió a Junco hace sólo cinco meses: “Trabajaba desde los 16 –explica–, pero era incapaz de mantener un empleo y mucho menos de ahorrar. El día de cobro me lo gastaba en fiestas, tenía muchas fantasías. Ahora voy bastante mejor. Hago más tranquilo las entrevistas de trabajo porque me han enseñado cómo hablar y me han acompañado a muchas. Y, sobre todo, soy más consciente de lo que me beneficia un puesto de trabajo. No me he convertido en la persona más responsable del mundo. Pero estamos en ello”.

ADOLESCENTES "SIN TECHO"

Aunque la mayoría de los menores tutelados consigue salir adelante al llegar a la mayoría de edad, trabajando o bien alojándose en casa de algún familiar durante un tiempo, también hay quienes salen peor parados. Son los llamados “casos difíciles”, aquellos que no tienen ningún familiar a quien recurrir ni recursos para hacer frente al pago de un alquiler. Pensando en ellos, la Administración cada vez da más apoyo a programas de formación y búsqueda de empleo. Y las empresas han comprobado que los menores funcionan bien. Aunque muchos pasen por dos o tres trabajos (como mínimo), al empezar el programa, cerca del 40% sale con empleo estable.

UN SALTO PRECOZ A LA VIDA ADULTA

Muchos especialistas creen que obligar a chicos de 18 años a llevar una vida de adultos supone una presión excesiva. Algunas comunidades autónomas les ayudan a dar el salto con iniciativas nacidas, a veces, de la experiencia de los ex tutelados. Cataluña tiene un programa de acogida temporal en familias autóctonas, para extranjeros que ya han cumplido la mayoría de edad. Andalucía cuenta con un proyecto que cubre las necesidades básicas de los chicos y les proporciona orientación social y laboral. Esta ayuda está limitada a 12 meses, para no perpetuar la dependencia.




ADOPCIÓN, UNA POSIBLE ALTERNATIVA

• Según un informe de los profesores Jesús Palacios y Pere Amorós, ocho de cada 10 menores tutelados acogidos temporalmente por una familia mejoran su salud y su autoestima tras un año en ese ambiente. La mejoría sería mayor si fueran adoptados, pero, aunque España tiene la tasa de adopciones más alta del mundo (12,3 por 100.000 habitantes), muy pocos menores tutelados viven con familias.

• Se dice que los adoptantes prefieren niños pequeños, que no abundan en los centros españoles. Pero en otros países tampoco. De las adopciones internacionales realizadas en la Comunidad de Madrid en 2006, el 25% correspondió a menores de entre cuatro y 11 años.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

12 nuevas cremas hidratantes para tu rostro by @ana_anaparrilla #Belleza #Tratamientos https://t.co/1lQvDWRRzo https://t.co/GAwNmHcX8r Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"No tengas miedo a cometer errores. De ellos salen las mejores lecciones". Buenos días y #felizmartes https://t.co/04XsPQH4yx Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Nuestra @marsaura lo vuelve a conseguir... Pedazo de look! Queremos ese vestido! 😍https://t.co/gi4xrIdgYH #moda https://t.co/iOJDfhfaCQ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Nos vamos de compras! Esta son las novedades de la semana https://t.co/12mY0MW2BP https://t.co/8h69lKgdGe Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Polvos de #maquillaje: compactos, sueltos o traslúcidos ¿cuál elegir? @pilarlucas1 te ayuda #Belleza… https://t.co/oRdcnh0Ecc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Consigue un lote con los mejores productos de #belleza del año. ¿Cómo? Vota en nuestros #PremiosBelleza… https://t.co/pmlL4CbEEL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Entrenamiento anti excusas! Nos lo trae, como no, nuestra @patrymontero https://t.co/Sngt5NGwnj #fitness https://t.co/EtAn0kyFTa Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Ven! @mujerhoy y @finanzascom te invitan a #WomenInsights, encuentro de mujeres influyentes. Pide tu invitación:… https://t.co/GwMnJBhpfY Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cosmética rosa para apoyar el #DíaMundialContraElCancerDeMama #Cáncer #Belleza https://t.co/UigwuPtPrs https://t.co/aaLfVOtjjh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito