Se madre no es fácil y siempre nos preguntamos si lo estamos haciendo bien. Para no equivocarnos debemos mezclar muchas dosis de cariño con nuestros intereses sociales. La maternidad no se reduce a la transmisión de unos genes, también se sitúa en el plano del traspaso psicológico.

Se alcanza la condición de madre porque se desea un hijo y después de un proceso de maduración tanto corporal como psicológico. La capacidad de dar a luz es biológica, pero el ejercicio de la maternidad es psicológico. En lo que la madre transmite al hijo se entrelaza, pues, lo biológico y lo psicológico, lo familiar y lo cultural.

El psicoanálisis ha mostrado que el deseo de tener un hijo no corresponde a la realización de una supuesta esencia femenina, según afirma la doctora en psicología Silvia Tubert, sino que es propio de una posición a la que se llega después de una larga y compleja historia en la que son fundamentales las relaciones que la mujer ha establecido en su infancia con sus padres. Por un lado, ha de aceptar la ley edípica, por la que –por más que quiera a su padre – tendrá que buscar a un hombre fuera de su familia para formar la suya. Esto ocurre dentro de un juego de identificaciones con su madre que le provocará el deseo de serlo también, para ser feliz como lo fue la suya. Si la madre tiene problemas con su feminidad o no puede “maternar” a los hijos con satisfacción, a la hija se le complicará la tarea de convertirse en madre.

Formar una familia. “En aquel momento dejé de sentir mi cuerpo, mi hijo estaba sobre mi pecho buscando donde agarrarse”, escribía Laura en su diario. “Una enorme satisfacción”, continuaba, “me invadió al acariciarle; entonces miré a su padre y fui feliz. El tiempo se rompió y los minutos que antes me parecían horas se convirtieron en segundos, antes de ver su cara me parecía que me iba a ser difícil ser madre, después de mirarle sentí el goce de ser mujer. Pensé que tenía suerte, estaba acompañada de un hombre que también deseaba ser padre y que me había ayudado a realizar mi deseo de tener un hijo. Él me cogía de la mano, quizá intentando señalarme que siempre me haría compañía en la difícil, pero maravillosa tarea de formar una familia”.

Conciliación. Laura tenía 38 años y había deseado mucho ser madre, para lo que tuvo que esperar porque había tenido muchas complicaciones. En primer lugar, su primera pareja, con la que estuvo siete años, no quería tenerlos. Después de acudir a una psicoterapia, ella comprendió que él quería seguir siendo siempre un niño. Ella, por su parte, tampoco se sentía con el derecho a ser madre. Durante toda su infancia había oído a su madre que lo mejor que podía hacer una mujer era trabajar y ser independiente. Además, siempre le reprochaba a su marido que no la ayudaba en la educación de sus hijos. Su madre era una ama de casa que siempre había soñado con trabajar fuera, pero se dedicó a cuidar a cuatro hijos, de los que Laura era la única chica. Inconscientemente, Laura había interiorizado el deseo de ser madre como una traición a la suya. Cuando pudo analizar la culpa que le impedía acceder a la maternidad y el miedo que tenía a que su pareja también la dejara sola y no se comprometiera a acompañarla, como su padre había hecho en su familia, rompió con su primera pareja y más adelante se enamoró de un hombre que no era infantil. Junto a él pudo sentirse más satisfecha como mujer, lo que la llevó a convertirse también en madre.

Sin dificultades. La maternidad no se reduce a la transmisión de un patrimonio genético, sino que se sitúa en el plano del traspaso psicológico y cultural. Culturalmente se ha identificado y reducido a la mujer a su papel de madre, algo que la culpabilizaba sobre todo aquello que se saliera de esa función. Hoy, todavía sigue funcionando en muchas mujeres, que sufren al no tener interiorizado un modelo de madre con el que se puedan identificar. Cuando esto sucede, la mujer debe analizar lo que familiar y culturalmente le influye y enfrentarse a ello para construir una maternidad sin dificultades.

La escritora y psicoanalista Françoise Dolto afirma que por más cariñoso que sea el sentimiento materno, sólo resulta positivo para el pequeño si coexiste en la madre con sentimientos conyugales e intereses culturales y sociales.


Claves

“Maternar” a alguien es un proceso creativo a lo largo del cual se crean las condiciones que permitirán al nuevo ser tener recursos para manejar su vida de forma autónoma, sin necesidad de esa madre que le cuidó. Ser madre consiste en ayudar a crecer para separarse después.

La función materna está íntimamente relacionada con la paterna. Si el padre ejerce su función con cierta seguridad y se hace responsable de sus hijos, favorece la labor de la mujer.

Cuando una mujer que trabaja fuera de su casa espera un hijo, se le creará una inquietud acerca de cómo combinar la maternidad con el trabajo. En esta preocupación late ya una actitud materna.

La clave para resolver esta tesitura es la aparición de un nuevo estilo materno que desarrolle y mantenga el apego entre la madre y el pequeño. Es necesario crear un vínculo que fomente la sensación de seguridad.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Nos vamos a la cama pensando en los corazones (que no quieren ser) solitarios http://t.co/G2Ngm3mWNf by @AmoragaCarmen Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

¡Ciberflirteo! Las mejores 12 apps para ligar http://t.co/Unla5XI2PM Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

Un tratamiento de limpieza by @Hedonai valorado en 145 euros puede ser tuyo aquí http://t.co/5sPAtjjra5 #BeautyDayMH #concurso Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

10 comportamientos femeninos que les irritan http://t.co/vQceXen7hk Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

¡Moda personalizada! 10 webs en las que encontrarás prendas a tu medida http://t.co/18hlFbM5Zu Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

¡Ideas! 25 propuestas para disfrazar a los peques en #Halloween http://t.co/cNCmXYbHzE by @andreasiciliap Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

¡Lo tiene claro! @AmaiawebOficial asegura que no hay mayor compromiso que formar una familia http://t.co/f2XxZmXsFj vía @Hoy_Corazon Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Lo que debes comer para que ya no se te caiga más el pelo http://t.co/RfWRxtLQif Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Así fue el vestido y la boda de @LeireMo http://t.co/5wNvGwr2bW ¡Muy clásico y de @Pronovias ! Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Con la dieta mediterránea se consigue tener menos tripa que con una dieta sin grasas http://t.co/omHJQGX9g2 Hace 8 horas · responder · retweet · favorito