Del mismo modo que ocurre en la moda, las tendencias de decoración varían con los cambios de estación... pero hay básicos que nunca mueren. Uno de ellos es el blanco, que también se convierte en un 'comodín' en tu hogar, perfecto para acertar en mil y una combinaciones e iluminar estancias completas.

El blanco nos inspira tranquilidad, relax, descanso, sentimientos positivos, libertad. El blanco, suma de todos los colores, es capaz de iluminar por sí solo una estancia completa, dando sensación de amplitud. Por eso, se convierte en uno de los mejores aliados en la decoración de tu hogar.

Es perfecto para estancias con poca luz natural, o habitaciones pequeñas, donde necesitamos crear una sensación de mayor espacio. También es acertado utilizarlo para colorear estancias como aseos o cocinas, pues evoca limpieza. En grandes espacios, como salones, se puede, además, salpicar con golpes de color que rompan la monotonía sin saturar la decoración de la habitación.

Además, el blanco nos ayuda a iluminar estancias que ya tenemos organizadas con otra paleta en forma de detalles como cojines, marcos de cuadros, cortinas o pequeños elementos de ebanistería como mesas auxiliares, librerías o sillas.

Un consejo, si eliges el blanco como protagonista de la decoración del hogar, este deberá estar impoluto.

Más ideas de decoración y ejemplos de estancias en blanco, aquí.

Publicidad