Las claves de un look 'working girl'

  • Cada mañana, cuando suena el despertador, el mismo pensamiento: 'por favor, cinco minutos más...' Sin embargo, las prisas son nuestras compañeras de madrugón, y con ellas cogemos lo primero que pillamos del armario, nos tomamos de pie un café, llevamos a los niños al cole, y 'aterrizamos' en la oficina para enfrentarnos a una nueva jornada. Pero, ¿siempre vamos tan perfectas como nos gustaría?

Las prisas, un armario no siempre adaptado a nuestra agenda laboral, y tendencias que cambian a la velocidad del rayo hacen que, en ocasiones, no tengamos claro cómo crear nuestros looks 'working girl'. Conscientes de este problema, los expertos de moda de El Corte Inglés nos han creado un tutorial con el que, paso a paso, nos explican las claves para conseguir estilismos 10 para ir a la oficina.

4 claves para un look 'working girl' perfecto

1. Ten un buen fondo de armario:
Piezas clave como un vestido a la rodilla, una camisa blanca, jerséis lisos de cuello vuelto en varios colores, una americana de 'tweed', un dos piezas en un tono comodín, un traje pantalón de estilo masculino, una blazer, unos jeans rectos para el 'casual friday'... serán imprescindibles para, con ellos, configurar mil y un look diferentes.

2. Inspírate en 'Mad Men': los looks de oficina que lucían Christina Hendrixs y compañía, restándoles el punto de atrevimiento en exceso del que pecaba en ocasiones la actriz de las formas voluptuosas, son perfectos para tomar como referencia.

3. Los complementos, fundamentales: unos buenos tacones, o unas botas planas de estilo 'amazona' para días más 'casual', un maxi bolso en el que quepa todo lo necesario para sobrevivir un día entero fuera de casa, un maletín o portapapeles clásico y elegante...

4. En el término medio está la virtud: ni vestida para provocar, ni abusando de una estética 'nerd' que te haga parecer 'Betty, la fea'. Los escotes muy pronunciados, las minifaldas y 'shorts' demasiado minis y las prendas tan ajustadas que parece que te equivocaste de talla son tan poco acertadas como los estilismos deportivos, los vaqueros rotos, las sudaderas, el usar las camisetas que tu chico usa para entrenar o las deportivas con las que después irás al gimnasio.

Encuentra más consejos y claves, aquí

Publicidad
Publicidad