A punto de adentrarnos de lleno en la temporada otoño-invierno, hacemos un repaso por las principales colecciones de moda que vimos sobre la pasarela, extrayendo las tendencias clave de las que vamos a hartarnos en los próximos meses. ¡Toma nota! 


  • Haz de tu capa un sayo: Moschino, Loewe, Marni y Hermés han sido algunas de las que se han olvidado de los clásicos abrigos, animándonos a protegernos del frío de una forma diferente.  

  • Estampados caleidoscópicos: motivos geométricos con cierto aire retro y en colores fuertes llenan colecciones como las de Prada y Louis Vuitton. Chaquetas, pantalones y vestidos de combinaciones aparentemente imposibles, juegan con las superposiciones como si de papel de pared se tratara. 

  • Aires barrocos: bordados, pedrerías, hilo dorado, botones joya, punto de cruz.... la sencillez y el minimalismo se dejan de lado para dar paso a una estética barroca que apuesta por el lujo y la ostentación. 

  • Cuero minimal: en contraste con los looks más recargados, la sobriedad se impone en cazadoras y vestidos, dando lugar a total looks en piel donde solo hay lugar para el negro.  

  • Faldas y vestidos años 50: marcando la cintura y apostando por una silueta 100% femenina, vuelve el "new look" que nunca pasa de moda. 

  • El nuevo rojo: la gama de burdeos, ciruela, granate o tinto encuentra su esplendor esta temporada, sobretodo en lo que a vestidos de fiesta se refiere. 

  • Look army: los uniformes ya no son solo para el cuartel de batalla. Las chaquetas, los pantalones, las botas y los sombreros imitan la estética militar en tonos verde, tierra y hasta estampado camuflaje. 

  • Traje sastre: un clásico que regresa con los clásicos estampados de cuadros ingleses, reinventado con americanas oversize o pantalones baggy. 

  • Gótico: crucifijos, calaveras, labios oscuros y el negro por bandera. Este invierno prueba a transformarte en una auténtica vampira.  

  • Pieles de colores: de animal o sintéticas, esta temporada aparecen en tonos como el verde, el fucsia, el amarillo o con efectos degradados.