Subida a unos altísimos zapatos de Loubotin, sin más joyas que un gran anillo y con un escotado vestido negro diseñado por ella misma, Vicky Martín Berrocal aparece ante los medios. Es su gran día, su colección de fiesta llega a El Corte Inglés, y lo hace en medio de una gran expectación. Los fotógrafos se agolpan por captar una foto suya, los periodistas hacemos cola para entrevistarla, y sus admiradoras no paran de inmortalizar el momento, al tiempo que repiten una y otra vez lo guapa que está. Y todo ello sin perder la sonrisa. 

Su sola presencia impone. Pero lejos de resultar inaccesible y fría, descubrimos a una Vicky cercana, amable y segura de sí misma. De sus palabras se desprende la pasión que pone en su trabajo y la felicidad que éste le aporta. Y es que, como ella misma cuenta "mi madre me enseñó a amar la moda de una forma brutal, desmesurada". Por eso no es de extrañar que se muestre tan emocionada ante esta nueva etapa profesional. 

Vicky Martín Berrocal se lanza al diseño de vestidos de fiesta, después de años de éxitos de sus colecciones de moda flamenca y novia. "Me gusta dar pasos poco a poco pero firmes. Me he tirado muchos años porque creo que las prisas no son buenas para nada, hay que estudiar cada traje, las colecciones evolucionan conmigo. (...) Todos mis diseños son pedacitos de mí", prosigue. Unas propuestas que según la sevillana son sofisticadas, femeninas y sensuales, pensadas para mujeres "con curvas o sin ellas", que reflejan su personalidad: "El cuerpo de la mujer es mi fuente de inspiración", asegura. 


Moda desde la cuna

Quienes piensan que Vicky Martín Berrocal llegó al mundo de la moda por casualidad se equivocan. Criada entre alfileres, dedales y modistas, se desenvuelve como pez en el agua en este campo desde que nació. Su madre es la "culpable" de su ilusión, y ahora ella hace lo propio con su hija Alba, fruto de su relación con Manuel Díaz el Cordobés. Ante la pregunta de si le gustaría que su hija de 13 años siguiera sus pasos, Vicky lo tiene claro: "Me encantaría. Le gusta mucho la moda. Todos los desfiles, reportajes o documentales que grabo ella los ve una y otra vez. Le apasiona. Ojalá siguiera mis pasos, ojalá", dice sonriente. 

Su estilo 

Más allá de su pasión por la moda como diseñadora, Vicky es una auténtica 'fashionista' a la que le gusta estar siempre al día de las últimas tendencias, aunque eso no le obsesione según nos confiesa: "Me guío mucho por la moda pero intento llevarla a mi terreno. No quiero que pueda conmigo, Me estudio constantemente y se lo que me va, intento llevarlo a mi cuerpo y no hacer locuras. Porque algo se lleve no me lo pongo si no puedo".  

Se declara poco amiga de los estampados, reconoce que el negro es su color estrella, y los vestidos de cóctel ajustados de falda por debajo de la rodilla son sus preferidos para acudir a un evento pero, ¿y para su día a día? "Me gusta ir causal y cómoda, con vaqueros, camiseta, chaqueta esmoquin, bailarinas o zapatilla all-star", comenta. 

Publicidad