Su disco “Pura Hanna” ha despertado un gran interés, desde que la balada “Como un mar eterno” sonara en la película “Yo soy la Juani”. Su nombre aparece en foros de internet y SMS. Pero ¿quién es Hanna? Una madrileña de 22 años con tanta seguridad que, cuando un productor le dijo que no le convencía su nombre, ella decidió tatuárselo en una pierna.

En su música se mezclan el rap y el rock, “siempre con la puntita aflamencada, que es mi sangre, mi vida y mi raza”, subraya. Sus letras llaman a “una revolución contra la hipocresía y la falsedad”, pero también hay en ellas mucho amor y desamor contado con la frescura de alguien de su edad, pero con la crudeza de quien tiene los pies bien plantados sobre el asfalto.

“Soy una cantautora de pura cepa y creo mucho en el destino. Yo sabía que lo mío era cantar”, dice, como quien recita una canción, y añade que “la música y el calor del público es lo que alimenta el alma cuando está vacía, aunque yo ahora estoy bien. Todo lo que tengo, lo tengo conmigo, y todo lo que me falta, me apoya y es mi abrigo”.

UNA PELÍCULA: “El silencio de los corderos”.

UN LIBRO: “El alquimista”, de Coelho.

UN DISCO: “Malamarismo”, de La Mala Rodríguez.

UNA PERSONA REFERENTE: muchas.

UN ÍDOLO: mi padre.

UNA FOBIA: la falta de humildad.

UNA FRASE QUE TE DEFINA: “Conmigo, quien quiera; contra mí, quien pueda”.