1. LINA PERALTA (La esposa).
41 años. Tiene dos hijas de 18 y 14 años, y un niño de 6. Su marido lleva 20 años en Delphi.

"Yo no quiero indemnizaciones ni dos años de paro. Quiero el sueldo de mi marido, que en mi casa no falte. Mientras, no arreglamos el coche, mi madre nos ayuda y mis hijas, que son bailaoras, no paran de actuar, y todo lo que cobran lo guardan. Tengo miedo a tener que irme de mi casa, de partirle la vida a mis hijos, de vender mi casita de campo, de perder todo eso por lo que hemos luchado. Dentro de lo malo, las mujeres estamos unidas: siempre hay alguien que se pone a llorar contigo".

2. ENCARNA ANDRÉS (La madre).
Su hijo, casado y con dos hijas, trabaja desde hace 15 años en la planta.

"Yo me encuentro fatal, estoy tomando ansiolíticos, no duermo... y mi marido está igual, de los nervios. Últimamente, gracias a las pastillas, puedo descansar un poco más, pero me despierto sobresaltada por la noche, soñando con el cierre de Delphi, con que mi hijo está en la calle, sin parar de llorar. Yo les ayudo para que no gasten su dinero. Les compro unos zapatos a una nieta, otra cosita para la otra".

3. ESTRELLA MORENO (La trabajadora).
42 años. Casada y con dos hijas, de 13 y 14 años. Es limpiadora desde hace 20 años.

"Ahora tengo más esperanza, pero ya me veía sin nada, parada, fuera de Cádiz y sin poder pagar los plazos de la hipoteca. Mi marido ha tenido mucha paciencia, hemos pasado momentos muy difíciles como pareja. Y con mis hijas, igual; me han aguantado mucho. Cómo sería la cosa que me llegaron a decir que a ver si cerraba la fábrica de una vez y se terminaba esto. Y yo también lo pensé".

4. SANDRA DELGADO (La hija).
14 años. Bailaora y estudiante de ESO.

El 31 de marzo, los hijos de los empleados de Delphi se sumaron a la concentración de sus madres. Sandra, leyó esto que ella misma había escrito: "Estábamos en carnavales, con las fiestas de disfraces en el colegio, con la alegría que tenemos en esta tierra, cuando de repente, al llegar a casa, vi caras tristes, lágrimas en los ojos, sin ganas de comer, sin ganas de fiesta, sin ganas de nada. "¿Qué pasa, mamá? ¿Qué le pasa a papá?", pregunté a los dos, que estaban en el sofá llorando. Pensé en alguna desgracia, algún familiar, pero no, gracias a Dios, no; a la familia no le pasaba nada. "Es que van a despedir a tu padre, la fábrica va a cerrar", me dijo mi madre. "¿Por qué?", pregunté. Mi madre contestó: "Nadie lo sabe, dicen que la empresa pierde dinero, que se van a otro sitio, no sé por qué". Desde entonces, han ocurrido muchas cosas. Mi padre tampoco sabía explicarme por qué cerraba la empresa, aunque él sigue trabajando, al igual que sus compañeros, con la cara seria y triste, porque teme lo peor. Mi madre todas las mañanas va al Ayuntamiento, allí se reúne con otras madres, quieren mantener la esperanza para que llegue algo bueno, hacen lo posible para que nada sea imposible. ¡Son geniales! Y nosotros, sus hijos, queremos darles alegrías, cosa que es muy difícil en estos días, pero aquí estamos, poniendo nuestro granito de arena, porque como dicen nuestros padres, esta lucha no es de ellos, es de nuestro futuro. Ellos, nuestros padres, luchan por y para nosotros".

HISTORIA DE UNA DESLOCALIZACIÓN

• El 22 de febrero, Delphi decidió dar el cerrojazo a su planta gaditana. 1.600 trabajadores de plantilla irán al paro, 4.000 contando las empresas auxiliares. La compañía se dedica a la fabricación de componentes para vehículos. Para justificar el cierre y tras declararse en suspensión de pagos en 2005, la dirección ha argumentado pérdidas operativas durante los últimos cinco años -estimadas en 150 millones de euros-, altos costes e incapacidad de atraer nuevos contratos.

• Pese a los 60 millones de euros en subvenciones, la dirección de Delphi planea instalarse en Europa del Este, donde los costes de producción son más bajos, igual que sucedía en España en los 80. Entonces, entrar en Delphi era un alegrón para cualquier trabajador de la Bahía de Cádiz, un mirlo blanco en la ciudad que tuvo a gala ser la de mayor paro de Europa.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Las temperaturas han bajado y este look de María Valverde es perfecto para este momento. Así puedes copiarlo… https://t.co/e58ynz7W3i Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Kiko se arrodilla y pide matrimonio a Gloria Camila en Supervivientes https://t.co/wTBcfZHRqv https://t.co/iu8APdrH6z Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Los jóvenes y el sexo. ¿Inconscientes? Las enfermedades de transmisión sexual crecen peligrosamente… https://t.co/0k0Q4h0apk Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Kiko Rivera se encara con una 'pantojer' en el concierto de su madre en Sevilla https://t.co/QM0hb9l4hG vía… https://t.co/BobZNJwmh3 Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

El vestido de Carlota Casiraghi que querrás copiar este verano https://t.co/ITr8r5licK Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Nuestra bloguera Almu Lapique ha visitado Auschwitz y estas han sido sus impresiones https://t.co/40QluHoU7H https://t.co/qo4ZWSUPUN Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

La nueva conquista de Brad Pitt nos deja... (¡guau!) https://t.co/SpA9UnwbfP https://t.co/sAmtAgWggr Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Bigote Arrocet, tras conocer la isquemia que sufrió María Teresa Campos: "Me quise morir" https://t.co/InS6HFoeiK v… https://t.co/F7WPyhS7QB Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Cinco cosas que quizá no sepas que provocan celulitis https://t.co/QKauTt1lvW https://t.co/pK47TiTbRf Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Instagram