Su reciente maternidad la ha cambiado. Y eso se refleja en todo, en cómo habla, cómo piensa, las letras que ha escrito para su nuevo disco... Ella misma lo reconoce: ahora su trabajo posee una luz especial. Pero también nos advierte que sigue siendo muy “mala” y que su lengua está más afilada que nunca. Vamos a comprobarlo.

MUJER HOY. ¿El nombre del disco responde a los malabares que estás haciendo para compaginar la gira con el cuidado de tu hijo?

MALA RODRÍGUEZ. [Risas]. Bueno, menos mal que mi madre me ayuda mucho, porque si no, no podría estar ahí. Además, el padre también se dedica a la música, así que imagínate… La vida del músico es muy cambiante, tienes épocas de mucho trabajo y otras en las que no hay nada que hacer o ganas mucho dinero y después llega otra temporada en la que estás sin blanca, pero no por eso vas a dejar de tener una familia que, al fin y al cabo, es a lo que todos aspiramos.

M.H. ¿Estás satisfecha con la repercusión que ha tenido la salida al mercado de este disco, tu tercer trabajo?

M.R. Sí, estoy muy contenta. Desde 2005 quería grabar un nuevo álbum, pero el proceso ha sido muy lento, porque me quedé embarazada y tuve que parar. A finales del verano pasado, cuando el bebé ya tenía siete meses, me metí de lleno en la producción y aquí está el resultado, un disco lleno de colores.

M.H. ¿Qué diferencia hay con los trabajos anteriores?

M.R. El primero fue como una especie de catarsis, el segundo, mucho más tenebroso, introspectivo y negativo. En mis canciones había mucho pesimismo. Sin embargo, “Malamarismo” está lleno de luz, porque he cambiado con la maternidad. Mi bebé me ha vuelto más positiva.

M.H. ¿Podría decirse que la Mala se ha vuelto buena con la llegada de su primer hijo?

M.R. No, yo siempre seré la Mala por mi forma de decir las cosas. Me gusta expresarme sin tapujos, sin censura, sin buscar un doble sentido a las palabras. No tengo miedo de hablar como pienso, soy libre para decir verdades como puños, sin que nadie me censure. Creo que esa moda que hay ahora de decir las cosas de una forma políticamente correcta es una mierda y corrompe el lenguaje. Por ejemplo, cuando oigo a alguien comentar que “ha experimentado un crecimiento negativo de su economía” me da mucha rabia y pienso: “¿Qué significa todo eso, tío, que estás sin duro?”.

M.H. Entonces, ¿en qué te ha cambiado ese bebé?

M.R. Cuando tienes un hijo todo adquiere unas dimensiones… De repente, te das cuenta de que muchas de las cosas a las que antes dabas importancia ya no la tienen. Ahora que he sido madre, lo veo todo muy claro. He comprendido que el amor es lo principal en mi vida y que no hay nada más puro y más bonito que un niño. Por eso, mis letras se han vuelto más positivas. Pienso que sin poner amor a todo lo que haces no hay salida.

M.H. ¿Qué aspectos de la realidad denuncias en tus canciones?

M.R. En “Menos tú” hablo de la gente que subestima a las personas que tienen al lado. No puedo soportar a ésos que se creen mejor que nadie. Siempre se puede aprender algo nuevo de quienes están a tu alrededor. También toco el tema de la superación, de ponerte pequeñas metas en la vida para mejorar. Hay otro tema, “El enfermo”, que trata de las adicciones, porque, al final, todos somos adictos y dependemos de algo o de alguien. La libertad hay que buscarla en uno mismo, no en iconos o emblemas.

M.H. También abordas problemas como los malos tratos. En “Nanai” cantas: “Hacéis buena pareja, tú le pegas y ella se deja…”.

M.R. En primer lugar, para que te respeten, tienes que respetarte tú. Y por otra parte, un hombre que es capaz de pegar y abochornar a la persona que en teoría tendría que amar, no se quiere a sí mismo y espero que lo pague en esta o en la otra vida.

M.H. Y a través de esos mensajes, ¿qué intentas alcanzar?

M.R. Mis canciones son como los cuadros: a cada uno le puede transmitir una cosa diferente. Yo no trato de imponer mis ideas, sólo quiero darlas a conocer, porque me hace sentir bien y creo que también a quien me escucha.

M.H. ¿Cuándo descubriste que tenías la necesidad de gritar al mundo todo eso que te conmueve?

M.R. Empecé a rapear con 16 años, pero desde muy pequeña me gustaba escribir. Cuando el rap llegó a mi vida, le di gracias a Dios por ponerme delante este camino que me permite comunicarme con la gente, desahogarme de una forma creativa y superarme.

M.H. El rap es un invento muy norteamericano, de los barrios marginales… ¿En las calles de Sevilla también existía ese movimiento cuando empezaste a cantar?

M.R. Sí, aunque parezca mentira, yo he sido la última en llegar. En 1984 esa cultura ya se había instalado en Sevilla y hasta allí llegaba todo lo que se hacía en ciudades como Nueva York. Yo lo descubrí más tarde, pero busqué lo que se había hecho, indagué en las escuelas que existen, me empapé de muchos estilos y busqué el mío.

M.H.
¿Alguien en tu familia te ha transmitido ese talento o la vena artística?

M.R.
En sentido estricto, no, porque en mi casa nadie se dedica a esto, pero sin duda me ha influido la música que escuchaba desde niña en mi casa. Yo vivía con mi madre y mi tío y a todas horas se oía todo tipo de música: flamenco, jazz, discos de Pink Floid… Estoy segura de que despertarte todas las mañanas escuchando a Camarón te abre la mente.

M.H. ¿Crees que has contribuido a que unos ritmos tan minoritarios sean conocidos por el gran público?

M.R. Sí, y me encanta. Cuando yo actuaba en el “Fanclub”, una sala pequeña de Sevilla, siempre había muchos hombres y yo sola, pero conseguí que empezaran a venir mis amigas y mis primas, que nada tenían que ver con la cultura del rap. No les gustaba ese tipo de música, pero lo que yo hacía sí. Creo que ése es un buen ejemplo de lo que ha ocurrido en general. Hay muchas chicas que no escuchan hip hop, pero que sí se interesan por mis canciones y yo se lo agradezco.

M.H. ¿Te ha resultado difícil triunfar en un mundo como el tuyo, dominado por los hombres?

M.R. En realidad, los hombres mandan en casi todos los campos, porque vivimos en una sociedad machista. En mi caso concreto, moverme entre hombres me ha hecho más fuerte para defenderme y para luchar por ganarme un sitio.

M.H. En el rap también encontraste a Mahoma, tu pareja…

M.R. Sí, le conocí en un festival de hip hop en La Habana, en 2001. Él es cubano y tiene un grupo muy trasgresor, que habla de los problemas del barrio y no hace culto al dinero. Ha colaborado en uno de los temas de mi disco. Está bien que los dos nos dediquemos a lo mismo, porque compartimos muchas cosas y nos apoyamos mutuamente.

M.H. Has actuado en Estados Unidos, Puerto Rico, México, Brasil, Alemania, Suecia, Japón… ¿Imaginabas que tus rimas iban a llegar tan lejos?

M.R. Sí, siempre he querido que se conociera mi arte en el extranjero, porque me encanta viajar, estar con mi maleta de aquí para allá, en sitios nuevos donde se puede conocer a gente muy diferente.

M.H. ¿Qué importancia le das a tu imagen? ¿Te cuidas mucho ahora que tiene que estar todo el día subida al escenario?

M.R. En mi caso, eso de cuidarme va muy ligado a mi estado de ánimo. He tenido épocas en la que no le dedicaba nada de tiempo, pero ahora me siento muy bien y sí que me cuido bastante.

DE MARÍA A MALA

María Rodríguez nació en Cádiz en 1979, pero a los cuatro años se trasladó a Sevilla. Cuando estaba a punto de estudiar Diseño y Patronaje, el rap se cruzó en su vida y “colgó” los libros. De su primer trabajo, “Lujo ibérico” (2000), vendió más de 50.000 copias. Después vendría “Alevosía”, su confirmación. En “Malamarismo”, la Mala ha contado con la colaboración de artistas como Raimundo Amador.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

12 nuevas cremas hidratantes para tu rostro by @ana_anaparrilla #Belleza #Tratamientos https://t.co/1lQvDWRRzo https://t.co/GAwNmHcX8r Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"No tengas miedo a cometer errores. De ellos salen las mejores lecciones". Buenos días y #felizmartes https://t.co/04XsPQH4yx Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Nuestra @marsaura lo vuelve a conseguir... Pedazo de look! Queremos ese vestido! 😍https://t.co/gi4xrIdgYH #moda https://t.co/iOJDfhfaCQ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Nos vamos de compras! Esta son las novedades de la semana https://t.co/12mY0MW2BP https://t.co/8h69lKgdGe Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Polvos de #maquillaje: compactos, sueltos o traslúcidos ¿cuál elegir? @pilarlucas1 te ayuda #Belleza… https://t.co/oRdcnh0Ecc Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Consigue un lote con los mejores productos de #belleza del año. ¿Cómo? Vota en nuestros #PremiosBelleza… https://t.co/pmlL4CbEEL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Entrenamiento anti excusas! Nos lo trae, como no, nuestra @patrymontero https://t.co/Sngt5NGwnj #fitness https://t.co/EtAn0kyFTa Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Ven! @mujerhoy y @finanzascom te invitan a #WomenInsights, encuentro de mujeres influyentes. Pide tu invitación:… https://t.co/GwMnJBhpfY Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cosmética rosa para apoyar el #DíaMundialContraElCancerDeMama #Cáncer #Belleza https://t.co/UigwuPtPrs https://t.co/aaLfVOtjjh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram