mujerHoy

vivir

Estos errores hacen que no rindas en el gimnasio

El hecho de acudir a un recinto específico a menudo para hacer ejercicio, no garantiza que lo estés haciendo correctamente.

Hacer demasiados descansos entre ejercicios no te beneficia en el gimnasio.
Hacer demasiados descansos entre ejercicios no te beneficia en el gimnasio. GTRES

Pagas tu matrícula, vas tres veces a la semana, crees que todo lo haces bien. Sin embargo, nada en tu cuerpo indica que entrenas casi a diario, sigues pesando lo mismo y aún no tienes ni medio abdominal defenido. ¿Qué está pasando?

Error 1. Empiezas y no terminas el ejercicio. Cada ejercicio tienes dos fases, la contracción (concéntrica) y el estiramiento (excéntrico). Cuando haces, por ejemplo, un curl de biceps primero debes contraer el músculo y luego asegurarte de que lo estiras del todo. Si no completas la segunda fase no habrá resultado, pero además aumentas el riesgo de tener lesiones. Debes prestar la misma atención a la primera y a la segunda fase del ejercicio. Una buena idea puede ser contar dos segundos para contraer el músculo y luego estirarlo en cuatro (controlando mediante el conteo).

Error 2. Te vas agarrando de todo: las barras de la cinta de correr, por ejemplo. Sujetarse con las barras en la cinta de correr o apoyar demasiado los brazos en la elíptica son dos de los gestos que son responsables de que quemes menos calorías. Si usas los brazos para hacer más fácil el trabajo de tus piernas, te cansarás antes y entrenarás menos tiempo. Es preferible que vayas a un paso más lento o que reduzcas la altura de la cinta de correr a que te agarres durante el entrenamiento.

Error 3. Esperas demasiado. No hay nada más incómodo que un gimnasio repleto de gente, especialmente cuando otros ocupan la máquina que tú estás planeando utilizar. Sin embargo, esperar alrededor de la sala es una gran pérdida de tiempo. En lugar de enfriarte esperando tu turno es mejor que hagas ejercicios que no requieran un equipamiento específico, como sentadillas o planchas. Cualquier cosa es mejor que dar vueltas por el gimnasio esperando. Esos cinco o diez minutos que te mantienes inactiva impactan negativamente sobre la calidad del entrenamiento.

Error 4. Estirar entre ejercicios en lugar de hacerlo al final del entrenamiento. Si lo sueles hacer, no es buena idea pues es algo que puede afectar tu rendimiento en el próximo ejercicio de la rutina. Un ejemplo: estirar puede reducir la cantidad de peso que puedes levantar. Es mejor dejar los estiramientos para el final.

Error 5. Cuando las repeticiones empiezan a hacerse duras y el músculo empieza a doler, abandonas. Si simplemente te dejas ver a menudo por el gimnasio pero no haces un esfuerzo en los entrenamientos, tampoco verás resultados. Es fácil hacer trampas incluso en una intensa clase de spinning. Si no incrementas la tensión, puedes terminar la clase sin haber comenzado a sudar. Para rendir cada vez un poco más, debes ayudarte de tu fuerza mental y repetirte mantras que te ayuden a seguir. Por ejemplo,"soy fuerte" o "voy a llegar al final de esta clase". Parece una tontería pero funciona.

Comentarios