mujerHoy

vivir

'Running' sin pasar frío en otoño e invierno, ¿es posible?

Apúntate nuestros consejos para que salir a correr cuando el termómetro baje, no signifique un resfriado.

Correr con frío no tiene porque significar pasar frío.
Correr con frío no tiene porque significar pasar frío. Adobe Stock

Es un hecho: llega el otoño , los días se hacen más cortos, el sol brilla menos... Y hace más frío en definitiva. Y eso que acabamos de empezar la estación.

Pero, al mismo tiempo, la motivación por hacer deporte no disminuye... ¿O sí? Si eres de las que el frío le deja sin ganas de salir a hacer ejercicio fuera de casa; ya sea 'running', ciclismo o incluso salir a pasear, toma nota de estos consejos. ¡El frío no te molestará nunca más, palabra!

Nuestras recomendaciones para hacer deporte con frío

  • Ten en cuenta que las extremidades son las primeras en notar el frío... Y en dejar escapar el calor corporal. Por eso es vital resguardar estas zonas, a saber: manos, pies y cabeza. Y no necesariamente por ese orden.
  • Adáptate a las circunstancias: viento, lluvia, fresco, frío, nieve ligera, amanecer, anochecer... Hay cosas que funcionan en unos casos y en otros no. También ten en cuenta que cada uno tiene una sensación térmica distinta. Por tanto, antes de gastarte tu sueldo en ropa invernal de 'fitness'; déjate aconsejar, elige prendas cómodas y que te sirvan para un propósito concreto.
  • Manos: hoy en día nos es casi imposible salir sin nuestro 'smartphone', con lo cual deberías hacerte con unos guantes con función táctil o en su defecto con unos mitones. En casos de frío intenso no son la mejor opción, por lo que a lo mejor debes prescindir de controlar tu 'smartphone' durante el ejercicio...
  • Pies: son muy sensibles a los cambios de temperatura, por eso sufren tanto o más que nuestras manos. Afortunadamente hay una gran variedad tanto de calcetines como de zapatillas para combatir el frío (y la lluvia). Al ser una opción muy personal, lo mejor es preguntar y, como hemos dicho antes, adaptarnos a nuestras circunstancias.
  • Si sigues teniendo frío a pesar de tener resguardados pies y manos, hay algo que has olvidado tapar... ¡La cabeza! Cuanto mayor es la superficie expuesta al frío, mayor calor corporal se pierde. Es por eso que nuestra cabeza debe estar bien abrigada, sobre todo los días de más frío. Un gorro nunca nos puede faltar en tal caso.
  • Garganta, orejas, nariz, labios... Como decíamos antes, cada uno tiene una sensación térmica distinta y el frío nos puede afectar más en unas zonas que en otras. Pero para todo hay remedio: bragas, pañuelos o bufandas para la garganta; orejeras para las orejas, vaselina para los labios... ¡Hasta un pasamontaña para todo junto!
  • Por otro lado está el torso , uno de los puntos más 'calientes' del entrenamiento con frío. Y decimos 'caliente' porque la mayoría tendemos a abrigarnos de más... Lo cuál acaba con sudor excesivo, que puede acabar en resfriado y con una posible deshidratación. ¿La solución? Usar el sentido común. La mayoría de expertos en 'running' coinciden en el sistema de capas: a más frío, más capas (más de tres casi siempre es pasarse). Evita el algodón y elige prendas que evacúen pronto el sudor para no quedarnos 'helados' al acabar el ejercicio.
  • Para las piernas olvídate de las mallas veraniegas... Si no quieres quedar entumecido tras una sesión de 'running' o ciclismo al aire libre piensa en pantalones técnicos o mallas de invierno. Hoy en día la mayoría de fabricantes incorporan códigos para saber que condición es la más adecuada para cada prenda, así que elige cuidadosamente.
  • Incorpora prendas reflectantes y/o con colores vivos, sobre todo si haces ejercicio cerca del atardecer o del anochecer. La luminosidad es menor en otoño e invierno, por lo que es fundamental ver y ser vistos.
  • Ten cuidado con los contrastes de temperatura. El calentamiento, mejor fuera de casa para adaptarnos lo antes posible a la temperatura ambiente.
  • El final del ejercicio debe ser lo más cerca posible de casa, de manera que acabes tu entrenamiento y rápidamente entres en calor. Despréndete de la ropa sudada lo antes posible y date una ducha reparadora. Una bebida caliente tampoco te vendrá mal.

Y por favor, nada de heroicidades. Correr con frío no significa correr en condiciones adversas. La lluvia y el viento intensos son bastante molestos (y peligrosos). Así como correr con temperaturas bajo cero: si hay hielo podemos tener una caída... No olvides que lo principal es ¡disfrutar!


Horóscopo