mujerHoy

vivir

Los beneficios psicológicos del baile

Bailar aumenta tu autoestima, desafía tu mente, moldea tu silueta y mejora tus relaciones sociales

Fred Astaire y Ginger Rogers, bailando.
Fred Astaire y Ginger Rogers, bailando. D.R.

El baile tiene beneficios tanto para tu salud física como para tu salud mental. Aprender a bailar es una de las decisiones que más bienestar puede aportar a tu vida. Con la ayuda de los expertos de TherapyChat desgranamos los beneficios de esta actividad física. Si dejarse llevar por la música es algo mágico, cuando aprendas los pasos del estilo que más te guste simplemente volarás. Así que prepárate para sentir cómo crece tu autoestima mientras moldeas tu silueta, desafías tu mente y mejoras tus relaciones sociales.

1. El baile no tiene edad

El baile es una de las disciplinas artísticas y actividades físicas que no tiene edad. Solo fíjate en el estilo que más te gusta y apúntate a una de las escuelas de baile en las que se enseña. Puedes optar por las coreografías individuales o por el bailar en pareja, lo importante es que hagas lo que te gusta.

2. Mejora tu salud física y emocional

Entre los beneficios del baile queremos destacar la mejora para tu salud en general. Es un excelente aliado para prevenir las enfermedades cardiovasculares, además de ser un buen ejercicio físico que fortalece tus músculos y tus articulaciones. La danza es perfecta para el corazón, porque no solo estás haciendo deporte, sino que desconectas de tus preocupaciones y del estrés.

Cuando combinas los beneficios de la música con los de la danza consigues liberarte de las toxinas negativas que acumulas cada día y generar las conocidas como hormonas de la felicidad. Gracias a ello te sientes mejor contigo mismo, aprendes a ver los problemas desde otra perspectiva y mejoras tu calidad de vida en general. Es más, bailar te ayudará a recuperar tu niveles de energía además de tu propio rendimiento físico.

Está demostrado que bailar mejora la memoria y previene la aparición de enfermedades relacionadas con la demencia. Incluso es muy positivo para las personas que padecen alzheimer. Además también ayuda a desarrollar la inteligencia y la agudeza mental, pues en el baile debes estar pendiente de lo que pasa cada segundo. Esto te permite trabajar tu concentración, incluso tu capacidad de improvisación.

Por otra parte, también elimina la ansiedad y la depresión. Cuando ves a la gente bailar, ves cómo sonríe y esa sonrisa no es fingida, es real. Por eso es aconsejable para las personas que padecen algún tipo de ansiedad o tienen tendencia a atravesar episodios depresivos.

3. Aumenta tu autoestima

El profesor de baile marcará las pautas y cada alumno las puede seguir a su propio ritmo. Poco a poco aprenderás los pasos, con lo que empezarás a soltarte y a dejarte llevar. Aprender a bailar mejora la confianza en ti mismo porque con el paso de los días te das cuenta que coordinas mejor cada movimiento, es un ejercicio de superación constante que ayuda a crecer tu autoestima.

Según los psicólogos de TherapyChat, una semana basta para aumentar tu autoestima siempre que dediques cada día a una actividad o pensamiento que te produzca bienestar. En este caso, podríamos decir que ir a bailar un día a la semana puede aportar mucho a este cambio de tu visión sobre ti misma.

4. Trae la alegría a tu vida

Bailar es una de las actividades más divertidas que existe. Si en estos momentos estás pensando algo así como: "¿apuntarme a baile será una buena idea?", desde aquí te aseguramos que es la mejor que puedas tomar. Cuando aprendes a bailar también aprendes a reírte un poco de ti mismo, a dejar un lado la timidez para darte la bienvenida como persona plena. El aprendizaje es un camino de risas y de diversión, complicidad con los compañeros, desafíos personales y desconexión total.

5. Te ayuda a socializarte

En las escuelas de baile conocerás gente nueva, gente como tú, dispuesta a aprender a moverse, a coordinar los movimientos y a bailar. Todos vamos predispuestos a relacionarnos, puesto que el baile es una disciplina muy social, independientemente de que bailes solo o en pareja. Es más, te acostumbrarás a abrirte más a la gente, a socializar con los demás y a mejorar tu capacidad de relacionarte con los demás.

Ahora que ya conoces los principales beneficios que tiene aprender a bailar es el momento de escoger el estilo que más te guste y empezar a dar tus primeros pasos. Es importante que busques el tipo de danza que más te guste, en la que más puedes disfrutar. Una vez que lo tengas claro, solo tienes que apuntarte en las escuelas de baile y aprender a mover el esqueleto. El desafío está servido y te garantizamos que vas a disfrutar mucho del camino.

No importa que no sepas nada, que pienses que no tienes ritmo o que eres incapaz de coordinar bien cada movimiento. No importa porque puedes aprender, porque nadie nace sabiendo hacer las cosas y cuánto más difícil te parezca, mejor te sentirás contigo mismo cuando lo hayas conseguido. Así que te animamos a que empieces a bailar porque, además de pasártelo bien, notarás los beneficios que tiene para tu salud física, mental y emocional. ¿Te hemos convencido?

- Tres bailes para modelar piernas, glúteos y cintura.

- Bailar, la actividad perfecta para adelgazar.

- El baile, el deporte más completo para estar en forma.


Horóscopo