mujerHoy

vivir

Haz tu propia bebida vegetal casera

Cada vez salen más estudios que apoyan cambiar la costumbre de beber leche de origen animal a tomar bebidas vegetales. Pero, ¿qué mejor que hacer nuestra propia bebida vegetal?

Leche de almendras
Leche de almendras Fotolia

Sólo hace falta hacer tu propia leche vegetal una vez para ver lo sencillo que resulta y animarnos a tomarlo como costumbre. Cada vez estamos más acostumbrados a buscar la versión artesanal, ecológica o libre de aditivos de todo lo que consumimos. ¿Por qué no lo hacemos también con la leche que tomamos diariamente?

Las versiones más sencillas de obtener leche vegetal son las de avena, almendras y arroz (aunque te animamos también a probar el resto de bebidas vegetales). Algunas necesitan más tiempo que otras, unas te dan unos beneficios que otras no y viceversa, sólo tienes que encontrar la que se adapte a ti:

Leche de avena:

Deja en remojo durante toda una noche 150 gramos de copos de avena cubiertos de agua. Al día siguiente, escurre la avena y en una batidora echa los copos, un litro de agua y una pizca de sal, lo que ayudará a potenciar el sabor de la avena. Cuanta más agua eches más suave será el sabor.

Bate durante al menos 2 minutos y sólo quedará colar la leche para separar la avena de la bebida. Puedes añadirle a la mezcla el endulzante que desees. ¡Guarda los restos de avena para hacer unas cookies!

Leche de almendras:

El proceso será idéntico al anterior: cubrimos de agua 1 taza de almendras en un cuenco y lo dejamos remojar toda la noche. Al día siguiente quitaremos ese agua y añadiremos 3 vasos de agua limpia y las almendras a una batidora. Batiremos a velocidad alta y pasaremos esta mexcla por el colador separando lo que queda de las almendras. Podemos endulzar la leche a nuestro gusto y de nuevo: guarda los restos de almendra para hacer algún postre.

Leche de arroz:

Pon a hervir en una cazuela un vaso de arroz (lavado previamente) en 7-8 de agua con una pizca de sal durante 3 horas. Puedes añadir algún endulzante a la mezcla y pásala por la licuadora o batidora y de nuevo, como ya hemos visto antes, pasa la mezcla por un colador.

Así de fácil es tener leche vegetal casera para conseguir unos desayunos más ligeros y saludables y: ¡a comenzar el día con energía!

Y además...

Galletas de zanahoria con almendras.

Tortitas de avena con sirope de algarroba.


Horóscopo