mujerHoy

vivir

'Cloud eggs', la receta de huevos con la que triunfarás en Instagram

Sencilla y deliciosa, conseguirás que tus 'likes' y tus seguidores suban como la espuma.

Ejemplo de 'cloud eggs'
Ejemplo de 'cloud eggs' INSTAGRAM

La fiebre 'foodie' es a Instagram como el calor al verano: no se entiende lo uno sin lo otro. Desde que la red social irrumpió en nuestras vidas, nuestras comidas y cenas nunca volvieron a ser igual. En los restaurantes de moda pedimos los platos más 'instagrameables' de la carta, aunque no sea el que más nos guste, y en casa hacemos un emplatado y preparamos unas mesas dignas de estrella Michelín. Todo sea por los 'likes' y los 'followers'.

Además, gracias a Instagram, no solo hemos aprendido un montón de palabras nuevas en inglés, también hemos visto como nuestra nevera se llenaba de superalimentos con los que preparar recetas 'healthy', nos aficionamos a los batidos y 'smoothies', empezamos a comer quinoa y kale, el aguacate se convirtió en nuestro básico de alimentación (sin nachos de por medio) y cambiamos los refrescos tradicionales por 'detox waters' que, por supuesto, bebemos en 'mason jars'. Como todo fenómeno social que se precie, Instagram también entiende de modas, y la última tiene un ingrediente muy sencillo (los huevos), y una puesta en escena que hará que tus 'me gusta' y tus seguidores suban como la espuma: así son, y así se preparan los 'cloud eggs'.

Además, esta vez, no tendrás que innovar en la lista de la compra, porque la receta de los 'cloud eggs' es tan básica que tendrás todos los ingredientes en la nevera: huevos, sal y pimienta. Y el paso a paso, tan sencillo como el que se muestra en este vídeo. De Instagram, por supuesto...

Así que sí, Instagram ha hablado y ha dictado sentencia, y los huevos ahora no se comen fritos, ni revueltos, ni en tortilla, ni pasados por agua, ni 'benedictinos', se comen 'a la nube', hechos al horno y con la clara al punto de nieve. Son perfectos para el desayuno y o el brunch, las tostadas con aguacate y sésamo son sus compañeros ideales, pero aquellos que quieren olvidarse de lo 'saludablemente correcto' y caer en la gula, los acompañan de bacon y judias.

Los 'cloud eggs' más bonitos de Instagram

#healthyfood #brunch #cloudeggs #strawberry #coffee #chocolate

Una publicación compartida de Ash .. (@ashhk74) el

Cloud Eggs! www.dinoliciousfood.com

Una publicación compartida de Dinolicious (@dinoliciousfood) el

Cloud eggs with sumac, and avocado with chilli on toast. Get me @shezzagords #breakfast #sundaymorning #cloudeggs #chilli

Una publicación compartida de Will Dawson (@wd__08) el

It's bank holiday weekend so I felt like upping my breakfast game

Una publicación compartida de Girl About Southsea (@girlaboutsouthsea) el

El master foodie en que se ha convertido Instagram dicta una nueva norma para comer los huevos. Ni fritos, ni revueltos, ni pasados por agua y mucho menos duros. Ahora se comen "a la nube". Es la última tendencia comidista de esta red social de fotos porque, además de ser una manera original de desayunar, es visualmente impactante (si quedan bien) y da bonitas fotos (de nuevo: si quedan bien). Las imágenes se agrupan bajo la etiqueta #cloudsegg y se pueden encontrar videos explicativos y versiones de todo tipo: solos, con salmón ahumado, con tocineta, con hierbas... Lo que sobra es imaginación. Para hacerlos no se necesita de muchos conocimientos de cocina, aunque sí de un poquito de paciencia: Se separan las claras y se baten a punto de nieve, que quede firme, como si fuera para hacer suspiros. Se coloca esa mezcla blanca en una fuente, con el dorso de una cuchara se abre una especie de hueco y se hornea unos minutos hasta que la clara se cueza. Luego se saca, se coloca la yema aún cruda en el hueco que se abrió en la clara y se hornea un rato más, hasta que esté a punto. Se le puede añadir hierbas, tocineta picadita, ajonjolí, ají dulce en trocitos mínimos, peperoncini, lo que les provoque. Incluso hay algunos osados que pintan la clara de colores, con tintes vegetales. El resultado no es muy grato a la vista pero, bueno, todo vale. Solitos, resultan unos huevos muy saludables porque no necesitan aceite en su preparación. Si se anima, ya sabe, tome la foto apenas salgan del horno y, con la etiqueta #cloudeggs haga que el mundo entero vea cómo le quedaron. Texto: Giuliana Chiappe #ElUniversal #Gastronomia #Huevos #Recetas #Cloudeggs #Instagram

Una publicación compartida de Gastronomía El Universal (@gastronomia_eluniversal) el


Horóscopo