mujerHoy

vivir

Vuelta al cole: un día para celebrar

Te contamos cómo hacer especial la primera jornada escolar tras las largas vacaciones de verano.

Cada día tenemos más claro que la felicidad tiene en gran parte que ver con la actitud con la que afrontamos los cambios. Por eso, lo mejor para una vuelta al cole llena de entusiasmo es aprender a disfrutar de las pequeñas cosas, porque aunque el regreso a las aulas no es algo que entusiasme a los niños después de dos meses de asueto, todos recordamos con ilusión el momentos en que abríamos las cajas de colores nuevecitos y el olor del forro nos evoca momentos felices.

Lo más difícil es la adaptación y para eso, lo mejor es celebrar en familia la vuelta al cole.

Pero, ¿cómo? ¡Vayamos paso a paso!

  1. Desayuno: Nada mejor para una buena celebración que empezar con un desayuno perfecto. Elegid en familia lo que más os guste: tostadas, huevos revueltos, bacon, jamón, tomate, dulces, frutas variadas, tortitas o creps, sirope, zumos, cacao… Lo mejor es dejar preparado todo lo que se pueda la noche anterior, incluso la mesa con el mantel y los cubiertos. Levantaos con tiempo y disfrutad de un estupendo desayuno en familia charlando sobre lo que esperan del nuevo año.
  2. Caminando: Si es posible, id caminando al colegio, con tiempo y tranquilidad. Podéis ir hablando de los amigos a los que va a reencontrar, de la asignatura que más le gusta o, simplemente, cantando como en las excursiones. Seguro que lo pasáis genial y vuestro pequeño llega al colegio lleno de energía positiva. Aunque no podáis ir andando, procurad tener tiempo para la despedida, nada de dejarlos en la puerta corre que te corre el primer día.
  3. El regreso: Recibidlos con entusiasmo y dejad que os cuenten todo lo que han vivido el primer día, qué les han contado los amigos sobre sus vacaciones, qué profesores nuevos han conocido, qué es lo que más les ha gustado y qué están deseando volver a hacer al día siguiente en el colegio.
  4. Juegos en la calle: Aunque ya ha empezado el colegio y no pueden acostarse tarde, es interesante encontrar tiempo para que los niños puedan ir un rato al parque antes de regresar a casa. Así el cambio no será tan brusco y podrán seguir disfrutando de las cálidas tardes de verano.
  5. Cuento antes de dormir: Lo mejor es mantener una buena rutina de baño y cena a la misma hora para lograr un buen descanso. Así, después del lavarse los dientes llega el momento de ir a la cama con un cuento. Tanto si no saben leer como si ya han aprendido, no está de más leerles el cuento para que ellos se relajen mientras lo escuchan. Una historia breve que los lleve de la mano al descanso.

Poco a poco, los niños volverán a todas sus clases, escolares y extraescolares, y para ellos habrá sido un tránsito sencillo, incluso, muy positivo, si se decide afrontar el cambio con entusiasmo.