mujerHoy

vivir

Planes con niños: magia en la selva Irati

Si quieres pasar unos días de tranquilidad, naturaleza y diversión, echa un vistazo a este planazo para el otoño.

Niños divirtiéndose en la naturaleza
Niños divirtiéndose en la naturaleza fotolia

Los niños están faltos de naturaleza, del contacto directo con la Tierra, con el aire de la montaña. El silencio en medio de un bosque, solo roto por el canto de las aves y el crujir de las horas bajo sus pies es, incluso, sanador en medio de un mundo digitalizado, repleto de luces artificiales y saturado de ruidos.

El otoño es una estación ideal para las excursiones por el campo, por las temperaturas templadas y los fascinantes paisajes que van del verde al amarillo pasando por infinidad de tonalidades rojas, ocres y doradas. En la elección de parajes, no hay ranking, lista o decálogo en el que no aparezca como destino la Selva de Irati en Navarra. Un paisaje que parece extraído de algún relato mágico en el que los niños, además de descubrir la belleza centenaria de las hayas y de los abetos, se sentirán inspirados para buscar hadas, duendes y demás personajes de fantasía.

Se trata de una oportunidad perfecta para salir a caminar en familia y que los más pequeños de la casa dejen volar su imaginación en un medio natural sin par. Situado entre los montes de Orzanzurieta, Roncesvalles y Orhi, es la mayor masa forestal de Navarra y una de las mayores de Europa en la que los protagonistas son las hayas y los abetos. Situado a poco más de una hora en coche de Pamplona, cuenta con dos principales accesos: el de Orbaitzeta, en el valle Aezkoa y el de Ochagavía, en el valle de Salazar.

Entre sus árboles centenarios, el ojo avezado puede descubrir rica fauna del lugar, destacándose los ciervos, que en otoño están en plena berrea. Además, en estas tierras viven especies en peligro de extinción como los pájaros carpinteros, el pito negro o el pico dorsiblanco y otras especies endémicas de los Pirineos como el tritón pirenaico.

Una variedad de fauna que se alberga en un ecosistema exclusivo de gran riqueza vegetal en el que también se pueden observar orquídeas o plantas carnívoras. Una masa forestal que apenas deja pasar la luz del sol en la que se combinan diferentes áreas y ecosistemas fruto de los dos climas que también confluyen en la zona, el atlántico y el de la montaña pirenaica.

Además de la naturaleza y de las diferentes rutas que se pueden realizar, la zona cuenta con establecimientos hoteleros y restaurantes ideales para planificar una escapada familiar perfecta.

También te interesa...

- Planes para el fin de semana: Pasear por los 15 bosques más bonitos de España