mujerHoy

vivir

¿Picor de barriga? Cómo aliviar el prurito gestacional

Si sientes picores en la barriga durante el embarazo, echa un vistazo a las claves que te harán aliviarlo.

Una mujer embarazada.
Una mujer embarazada. fotolia

A partir del segundo trimestre del embarazo, cuando la barriga empieza a crecer de forma considerable, es posible que aparezcan picores que pueden ser más o menos intensos, conocidos como prurito gestacional. La principal razón es que la piel del abdomen puede llegar a estirarse hasta diez veces produciéndose sequedad. Es decir, cada centímetro de piel llega a los diez centímetros. Esto, sumado a los cambios hormonales típicos del embarazo hace que sea normal sufrir picores, si bien, en ocasiones, la comezón llega a ser casi insoportable.

Para aliviarla en todo lo posible, basta con seguir una serie de consejos bien sencillos, muchos de los cuáles, forman parte de los hábitos saludables de vida que, además de adoptarlos, es interesante mantener siempre para cuidar un órgano tan importante y tan expuesto como la piel.

Lo primero es asegurar que el picor no es consecuencia en ningún problema de salud, por lo que, si se trata de algo insoportable, o se intensifica por la noche en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, puede que se trate de una alteración hepática que debe tratarse médicamente. Una vez descartado, llega el momento de adoptar pequeños cambios para mejorar esa incomodidad tan habitual en el embarazo.

Consejos para intentar evitar el prurito gestacional

  • Una vez más, la primera pauta es mantener una dieta saludable y equilibrada que hidrate la piel desde el interior del organismo. Abundante en líquidos con zumos, agua, sopas o consomés y en frutas y vegetales, que tienen alto contenido en agua.
  • Utiliza ropa cómoda y holgada de algodón que permita una buena transpiración de la piel. Nada de cinturillas apretadas o prendas estrechas que incomoden o irriten la piel que está especialmente sensible.
  • Para la higiene, utiliza un jabón suave, de ph apropiado y sin perfumes. En la ducha, controla la temperatura del agua para que esté templada, olvida el agua muy caliente que es especialmente irritante para la piel. Además, sécate sin arrastrar la toalla, hazlo de forma suave y concienzuda para que no queden restos de humedad.
  • Aplícate crema o aceites hidratantes a diario. Puede utilizar aquellos que tengan camomila, avena o caléndula que son sumamente hidratantes y calmantes. Esto es algo que debes hacer desde el primer trimestre para ir preparando la piel, más aún, si estás buscando quedarte embarazada, aprovecha para ir adoptando rutinas de hidratación.
  • ¡No te rasques! Haz todo lo posible para resistir la tentación de rascarte y conseguir un alivio inmediato porque puedes causarte erosiones en la piel y la comezón seguirá. Aprende a relajarte y aplícate una crema refrescante para aliviarte.