mujerHoy

vivir

Cómo ayudar a los niños a recuperar una dieta saludable

En la Navidad todos cometemos excesos, incluso los pequeños de la casa que se atiborran de chuches y chocolates. Pasadas estas fechas de desenfreno hay que volver a la rutina...

Es importante que los niños coman de todo.
Es importante que los niños coman de todo. fotolia

Ya han pasado las fechas de desenfreno y es momento de volver a la vida real. Si en casa habéis decidido empezar una alimentación más ligera y sana puede que te sientas forzada a realizar varios menús, para los adultos y para los niños de la casa. Sin embargo, manteniendo la atención a las necesidades nutricionales de los pequeños de la casa, lo más interesante es hacer un menú ligero y saludable para toda la familia.

De este modo, además de inculcar a los niños hábitos de vida saludables, no le transmitiremos la necesidad de restricciones alimenticias drásticas o la cultura de las ‘dietas milagro’. El proceso será más lento para los adultos, pero los beneficios a largo plazo serán mayores para toda la familia.

Consejos:

  • Apuesta por lo natural. Procura que cada día toméis alimentos lo menos procesados posible. Introduce las verduras y las frutas crudas en el menú diario y aléjate de las comidas preparadas. Aunque son una gran ayuda, un menú natural y poco procesado puede llevarte menos de media hora si te organizas bien. A saber, mientras en la olla se cuecen las verduras en trozos para una crema, se enrollan unos filetes de lenguado alrededor de unos espárragos verdes para poner al horno. Mientras esto se cocina, se puede preparar una ensalada con frutos secos y de postre, manzana. Ligero, fácil y en apenas 30 minutos.
  • Menú de colores. Cuantos más colores tenga el menú, más variedad de nutrientes y vitaminas tendrá, a lo que hay que sumar, que será más atractivo para los niños. Así que no lo dudes y pon color en tus platos. Los mejores aliados son, por supuesto, las frutas y las verduras. Tan sólo un arroz a la jardinera con brócoli, pimiento, guisantes, zanahoria, cebolla, judías verdes y coliflor, puedes conseguir un plato lleno de color y, por supuesto, de sabor.
  • Échale huevos. Las tortillas logran milagros ya que los niños aceptan mejor los alimentos nuevos y especialmente las verduras si están en tortilla. Prueba a hacerla de espinacas, de calabacín con cebolleta, campesina, con pimientos de colores y zanahoria en daditos, de guisantes, de berenjena… Un mundo de posibilidades
  • El puré más allá de la patata. Sabemos que el puré de patatas es irresistible pero hay otras verduras con el que también se pueden lograr estupendos resultados. Puedes probar con la coliflor, la remolacha o la zanahoria. Una vez cocido el alimento, escurrido y machacado se le echa un chorrito de aceite de oliva, sal, pimienta y vuestras hierbas favoritas. Las legumbres también son buenos aliados para el puré: el de garbanzos en infalible para acompañar un plato de pescado o de carne.
  • Enciende el horno. Si eres de las que no sabe qué hacer con ese cubo con puerta de cristal, no lo dudes y aprovecha sus oportunidades para asar y lograr platos lucidos y ligeros: escalibada, pollo asado, salmón en papillote con verduritas, calabaza rellena, lubina a la espalda, pastel de carne o tartas de verduras, una elección para que los niños se animen a probar el verde. Además, hay alimentos ya procesados que suelen hacerse en freidora y se pueden aligerar cocinándolos en el horno si queréis daros un capricho.
  • Las cremas infalibles. Son una cena o un primer plato sencillo y rápido. Basta con una olla rápida y los ingredientes. Todo al puchero, cocer y triturar. Se trata de una fórmula ideal para introducir todo tipo de verduras. Además, cada día de un color: marrón de champiñones o setas, naranja de calabaza, blanca de puerros o coliflor y se pueden enriquecer con frutos secos, un pesto suave, algo de queso, hierbas aromáticas… Si quieres lucirte también puedes hacer dos cremas de color diferente, echarlas en sendas jarras y servirlas a la vez en un mismo plato. Quedará medio de cada color, consiguiendo un efecto muy divertido.

También te puede interesar:

- Habrá más obesos si no se come mejor en la infancia

- La diversión de comer bien

- Decálogo de alimentación infantil

- Diez trucos para elaborar menús sano y divertidos para niños

- Comer con los dedos

- La importancia de enseñar a comer a los niños


Horóscopo