mujerHoy

vivir

Las pantallas les aislan, los juguetes les acercan a la familia

Siete de cada 10 niños prefiere jugar con sus padres cuando juegan con juguetes.

Una familia jugando juntos.
Una familia jugando juntos. adobe stock

El comportamiento de los niños frente al juego varía según si lo hacen con juguetes tradicionales o si, por el contrario, es con dispositivos digitales. Lo habitual es pensar que con las pantallas los niños se aíslan más y su comportamiento es más individual, sin prestar atención a su entorno mientras que cuando los niños utilizan juguetes se relacionan más con lo que les rodea e implican a otras personas en el juego.

Esta percepción que puede parecer un estereotipo se ve, sin embargo, respaldada por el resultado de una encuesta realizada por Imaginarium en el que se corrobora que la mayoría de los niños pide a sus padres jugar con ellos cuando lo hacen con juguetes, algo que no pasa cuando lo hacen con las tablets.

En este sentido, las opciones de entretenimiento digital como las pantallas (tablets y móviles) representan una importante preocupación para la mayoría de los padres españoles, así lo han ratificado el 59,9% de los padres que han participado en el estudio, Juego Real y Dispositivos 2.0 de la empresa juguetera, que ha generado un total de 14.998 respuestas y cuenta con un 95% de margen de confianza.

Además, el 71,8% de los encuestados afirma que cuando sus hijos juegan con juguetes tradicionales les piden que les acompañen, frente al 1% que relaciona esta situación cuando juegan con pantallas y un 27,2% que juega con sus hijos en ambas situaciones.

A pesar de esta necesidad de compañía cuando disfrutan de su tiempo de ocio con juguetes y no con pantallas, el 81,5% de los niños de 0 a 7 años identifican el acto de jugar con el juego real (cocinitas, muñecos, juegos de construcción o manualidades). Es a partir de los 8 años y hasta los 12 cuando esa identificación baja casi 20 puntos porcentuales de media, situándose en el 60,81%.

De hecho, entre los juegos con los que los niños disfrutan más se encuentran los que fomentan la creatividad como las manualidades o instrumentos musicales elegidos por el 29,15% de los encuestados, seguidos de los juegos de construcciones (19,03%) y los juegos de roles (13,66%), las opciones tecnológicas como jugar con pantallas y ver canales de YouTube representan en su conjunto el 13,32% desbancando así a los juegos de mesa que se sitúan en el 8,67%.

Aunque los juegos reales sean la preferencia, los dispositivos 2.0 están presentes en diferentes situaciones cotidianas de los niños y el 61,26% de los padres se muestra a favor de que sus hijos jueguen de vez en cuando con este tipo de tecnologías. De este modo, cuando son preguntados por los momentos del día en los que sus hijos juegan con pantallas, los trayectos en coche o transporte público son la situación más común para los grupos de edad de 0 a 3 años y de 4 a 6; mientras que después de hacer los deberes es la situación más frecuente en el caso de los niños con edades entre los 7 y los 9 años y entre los 10 y los 12.

Y si bien el juego con pantallas es habitual, el tiempo semanal que destinan a este tipo de entretenimiento es inferior a las 2 horas para el 64,5% de los padres, mientras que el 26,60% situaría este uso entre las 2 y las 6 horas semanales y el 6,98% entre 6 y 12 horas semanales. Solamente un 1,42% y un 0,43% considera que sus hijos juegan con tablets y móviles entre 12 y 20 horas y más de 20 horas respectivamente.

La misma línea marcada por estos datos se ve reforzada por la proporción de tiempo que se estima para juegos reales y digitales. En este sentido, el 51,65% de los padres considera que sus hijos destinan más del 90% del tiempo de ocio al juego real frente al 0,39% que cree que lo invierten en dispositivos 2.0

Sonia Pérez, experta en educación y responsable de contenidos pedagógicos de Imaginarium: “En la actualidad, las formas de juego han cambiado debido al aumento del protagonismo de los dispositivos 2.0 respecto a los juegos reales, con los que los niños venían jugando en los últimos años. Por este motivo, hemos querido conocer cómo juegan los niños del siglo XXI, cuáles son sus intereses y preferencias y la visión de los padres con respecto al uso de las pantallas, con el fin de seguir ofreciendo juguetes que ayuden a los niños a tener una infancia mejor y más feliz".


Horóscopo