mujerHoy

vivir

Embarazo y calor: cómo sobrevivir a las altas temperaturas en verano

¿Cómo afecta el calor al embarazo? ¿Se puede viajar estando embarazada? ¿Y hacer topless? Expertos en gestación repasan las dudas frecuentes de las futuras mamás.

Una mujer, embarazada
Una mujer, embarazada gtres

Superar el calor durante los meses de verano puede resultar complicado. Aún más para las mujeres embarazadas, ya que junto con los ancianos y los niños, son el grupo más vulnerable a las olas de calor. Por ello, los expertos de topdoctors repasan las medidas que una embarzada debe tener en cuenta para un verano verano sin sobresaltos ya sea en casa o durante un viaje de vacaciones.

¿Cómo afecta el calor durante el embarazo?

La retención de líquidos, la hinchazón o los problemas de insomnio, son algunos de los trastornos que pueden padecer las embarazadas, sobre todo en la recta final de la gestación. El calor hace que se contraigan los vasos sanguíneos y, por lo tanto, se produzca una leve inflamación del cuerpo, sobre todo de las extremidades inferiores.

Además, la retención de líquidos aumenta la sensación de pesadez y cansancio. Por ello, durante los meses de verano hay que extremar las precauciones para no correr ningún tipo de riesgo ya que el calor puede provocar partos prematuros o la pérdida de peso en el feto. Como medidas de prevención, los expertos de Top Doctors recomiendan:

Medidas de prevención:

  • Utilizar ropa de fresca de algodón y que no se ajuste demasiado al cuerpo.
  • Evitar estar en la calle durante las horas centrales del día.
  • No estar en zonas con grandes concentraciones de gente.
  • Usar calzado cómodo y no pasar demasiadas horas de pie.
  • Beber agua y productos con propiedades diuréticas.

¿Viajar estando embarazada?

Es frecuente que entre las futuras mamás surjan dudas de si es conveniente viajar durante el embarazo, pero los expertos aseguran que no hay ningún tipo de problema siempre y cuando se tomen ciertas medidas de precaución. Es recomendable hacerse un chequeo médico previo al viaje, que confirme que desplazarse no supone ningún tipo de riesgo ni para la madre ni para el feto.

Si el viaje va a realizarse en coche, es conveniente realizar descansos de unos 15 minutos cada 2 horas para estirar las piernas y así reducir los posibles problemas de circulación que puedan surgir al estar mucho tiempo sentado, como por ejemplo una trombosis. Si por el contrario el destino requiere viajar en avión, es preferible no pasar demasiadas horas de vuelo, y al igual que en el caso del coche, para evitar problemas de circulación es aconsejable dar pequeños paseos por el pasillo del avión cada cierto tiempo.

¿Topless durante los meses de embarazo?

Los cambios hormonales que tienen lugar durante todo el periodo de gestación se manifiestan también en la piel, y esto puede acentuarse con la exposición prolongada al sol durante los meses de verano. La piel del pecho, ya de por si más sensible que la del resto del cuerpo, durante la gestación se convierte en una zona todavía más delicada, por lo que hacer topless no es del todo aconsejable. “Si se puede evitar, es preferible no hacer topless durante el embarazo” afirma la doctora “El crecimiento de la glándula mamaria lleva consigo el aumento de la basculación y el exceso de sol puede afectar a las fibras de elastina que aumenten las posibilidades de que aparezcan estrías”. Para reducir el riesgo, es recomendable evitar la exposición directa al sol así como realizar una buena hidratación de la zona.

Ejercicio y alimentación

Realizar ejercicio moderado, como por ejemplo dar un paseo, antes de las distintas comidas ayuda a abrir el apetito. Además, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda comer 5 veces al día y llevar una dieta variada que incluya todos los tipos de alimentos con un aporte mínimo de 1800 calorías diarias. En verano las verduras y las frutas de temporada (en forma de ensaladas, sopas frías, macedonia, zumos, batidos o piezas enteras) son las grandes aliadas para las mujeres embarazadas.

Por el contrario, se deben evitar los refrescos azucarados y las bebidas estimulantes (colas, café, té), y por supuesto están contraindicadas las bebidas con alcohol. También es aconsejable reducir el consumo de sal, pero no eliminarlo del todo, ya que el yodo que contiene es beneficioso para el desarrollo del feto.


Horóscopo