mujerHoy

vivir

Evita los flotadores de cuello

Usar este tipo de flotadores inmoviliza una parte del cuerpo

Un bebé, nadando en la piscina.
Un bebé, nadando en la piscina. getty

Parece que este año los flotadores de cuello para bebés han sido de lo más demandado. Utilizados para que los más pequeños se mantengan a flote sin riesgo de que se hundan o traguen agua, parecían ser útiles para enseñarles a nadar con seguridad. Sin embargo, los expertos ya han dado la voz de alarma sobre los riesgos que entraña su uso.

Para empezar, lo primero que hay que advertir es que no sirve para que los padres se relajen mientras el pequeño está en el agua. Niños y agua son una combinación que requiere supervisión continua, sea cual sea el elemento que se utilice para que el menor se mantenga a flote. Siempre es mejor que los bebés se bañen con sus padres, se sentirán seguros, protegidos y tendrán una relación de respeto y de disfrute con el agua.

Este tipo de flotadores pueden desinflarse y provocar el ahogamiento del bebé. Sin embargo, este riesgo que resulta inherente a todos los flotadores, no es lo único sobre lo que han alertado los expertos. Hay que tener en cuenta que el flotador de cuello inmoviliza una parte del cuerpo especialmente sensible en los primeros meses de vida. Los bebés fortalecen su cuello día a día e inmovilizarlo con frecuencia puede acarrear problemas a largo plazo. En definitiva, no se ha inventado el dispositivo que sustituya la supervisión parental.


Horóscopo