mujerHoy

vivir

Despierta su curiosidad gracias a la geología

Yacimientos, rutas, ríos... Enséñale todo lo bueno que nos da la naturaleza.

Un niño con unos primáticos.
Un niño con unos primáticos. adobe stock

El otoño las temperaturas más suaves animan a salir a caminar y la naturaleza ofrece grandes oportunidades para disfrutar de estupendas sendas con descubrimientos muy especiales. A lo largo y ancho de la península hay infinidad de rutas que podéis recorrer en familia y para descubrir yacimientos de fósiles o de minerales.

Aquí os dejamos cinco propuestas:

  • Yacimientos Paleontológicos de Somosaguas. De tipo circular y dificultad muy baja cuenta con visitas guiadas, lo que puede hacer más sencillo interpretar la senda. Las visitas guiadas, que incluyen una exposición y diferentes actividades para niños, sólo están disponibles gratuitamente dos sábados en mayo (Jornadas de Puertas Abiertas durante la campaña de excavación), o en la Semana de la Ciencia (noviembre). Las fechas concretas para cada año varían, por lo que es recomendable consultar la web del Proyecto Paleontológico de Somosaguas.
  • Amonites en el Torcal de Antequera. Estos fósiles de amonites, muy cerca del mirador de las Ventanillas con unas preciosas vistas de Villanueva de la Concepción y la comarca del Río Campanillas, podremos ver unos impresionantes amonites que tuvieron su origen en el fondo marino durante el periodo Jurásico, en el período comprendido entre 250 y 150 millones de años atrás. Para poder acceder a este interesante punto se puede hacer una vez que se termina la ruta verde o amarilla, justo antes de llegar a la zona conocida como la hamburguesa, hay un pequeño sendero a la derecha que sube a una base rocosa de fácil acceso. Justo en la parte final la que está más cerca del mirador de las ventanillas encontrareis varios restos de estos enormes caracoles jurásicos.
  • Riotinto en Huelva. Pasear por las Minas de Riotinto en Huelva es visitar un ecosistema particular en el que los minerales son los protagonistas. El rojo es el color principal y en ocasiones parece que se estuviera recorriendo Marte. Allí se pueden encontrar rutas para todos los gustos, desde el kilómetro y medio de La Atalaya hasta todo lo que podáis llegar a caminar. Además es un entorno ideal para apreciar la arquitectura inglesa de los siglos XVIII y XIX ya que la explotación minera de la comarca estuvo a cargo de los británicos.
  • Valle de Benasque en el Pirineo Aragonés. Sendero geomorfológico Forau de Aiguallut, que recorre la ladera norte del macizo de la Maladeta entre la Pleta de la Sarra y el Forau de Aiguallut, son 5 Km de recorrido. Se accede al sendero, siguiendo la A- 139, pasado el desvío de Turpi, un poco más adelante vamos a ver una señal que indica que la carrera termina y justo a la derecha nos sale la pista que nos lleva hasta una zona de parking, donde tendremos que esperar un autobús que pasa cada 35 minutos aproximadamente y que por un precio de menos de 5€ nos hará el recorrido de ida y vuelta al inicio del sendero. A lo largo del sendero se pueden observar glaciares, ibones, dolinas, canales de aludes, morrenas, fallas, kasrt, etc. El final de recorrido propuesto nos lleva a al Forau de Aiguallut donde la erosión producida por el agua ha creado una cueva subterránea cuyo techo se ha derrumbado y ha dado lugar a una dolina.
  • Mota del Cuervo en Cuenca. Se trata de una ruta poco exigente con apenas desnivel y adaptada para todos los públicos. Tras caminar durante un kilómetro se llega a un merendero junto al que se encuentra un yacimiento arqueológico, al lado de la ermita del Valle. Allí los niños podrán descubrir con sus propios ojos fósiles que les sorprenderán y será para ellos como la búsqueda del tesoro.


Horóscopo