mujerHoy

vivir

Cómo saber si un niño sufre acoso escolar

Un cambio de comportamiento, bajo rendimiento escolar o resistencia a ir al colegio pueden indicar que sufre bullying.

Un niño hace bullying a otro niño.
Un niño hace bullying a otro niño. D.R.

Cada día aumenta el temor o la preocupación por parte de muchos padres cuando su hijo llega de clase y no les cuenta nada. A veces ese "no sé" o "no me acuerdo" es verdad y otras puede esconder problemas con sus compañeros o de integración en clase. El acoso escolar cada vez es más visible, sin embargo, a muchos niños víctimas de acoso les cuesta confesárselo a sus padres y es ahí cuando los padres más se preocupan.

El acoso escolar abarca un sinfín de conductas desde motes y rumores que tratan de dejar a la víctima en mal lugar hasta insultos y agresiones físicas (como zancadillas, collejas o empujones) durante un largo período de tiempo. Aunque no exista un perfil único de víctima, cuando un niño sufre acoso escolar empieza a sufrir una serie de cambios en el ámbito escolar, anímico y comportamental que los padres pueden notar. Por ejemplo, suele haber un bajo rendimiento académico. En lo que se refiere a su estado de ánimo, notarás que está más triste, nervioso o siente miedo cuando tiene que ir a clase o los días previos. Al mismo tiempo, puedes detectar que su comportamiento ha cambiado. Por ejemplo, puede llegar resistirse a ir a clase sin motivo aparente o tiende a estar más aislado de sus compañeros (ha dejado de hablar, jugar o ir a cumpleaños de otros niños cuando antes si lo hacía).

¿Qué hago si sospecho que mi hijo sufre acoso escolar?

  • Escucharle sin poner en duda si te miente o no: Si es algo puntual lo descubrirás más adelante, pero lo principal es que se sienta escuchado en ese momento y que incluso puedas resumir conforme te lo explica lo que estás entendiendo. De esa forma, la próxima vez que tenga un problema volverá a recurrir a ti.
  • Acude a un especialista si ves que tienes sospechas: A veces no llegan a contártelo, pero tienes dudas por ciertos comportamientos que hemos citado anteriormente. Por eso, lo mejor es que una persona con experiencia sobre el tema pueda ayudarte
  • No infravalores lo que te está contando, aunque el relato a veces sea difuso. El hecho de que te esté contando un incidente en el colegio (aunque sea puntual) ya es lo suficientemente importante para él para que te pongas en su lugar porque está afectando a su mundo. Si encima, es algo reiterado y hablamos de acoso escolar no deberías ignorar lo que te está diciendo y pensar que es “cosa de críos” y él mismo lo solucionará porque si te lo está contando es porque él ya ha probado a resolverlo y no lo ha conseguido.
  • Ofrécele estrategias útiles para resolver conflictos: Un buen comienzo puede ser que se lo cuente a su mejor amigo de clase o a alguien más mayor (un compañero de otro curso) que pueda ayudarle a mediar en el problema.
  • Informa al colegio de lo que está sucediendo de forma calmada: La situación es complicada, pero los nervios no te van a ayudar con el problema. De todas formas, al ir al colegio, lo mejor es no acusar a nadie (si no estás seguro), pero poner en conocimiento lo que está pasando. Si en unos días la situación sigue igual y no se toman medidas, lo mejor es hablar con el orientador o el director y hacer un seguimiento de las medidas que se tomen.

Nuria G. Alonso es psicóloga y fundadora de Ayudarte Estudio de Psicología.


Horóscopo