mujerHoy

vivir

¿La liaste parda en Internet? Manual de primeros auxilios

Las meteduras de pata más curiosas en las redes sociales y los errores que dieron la vuelta al mundo, bajo la lupa del experto Manuel Moreno.

Manuel Moreno, autor de "Yo también la lie parda"
Manuel Moreno, autor de "Yo también la lie parda" ALIENTA EDITORIAL

Equivocarse o meter la pata es sano y hasta didáctico. Lo que no es tan sano es reaccionar de mala manera cuando recibimos alguna crítica. En su libro "Yo también la lie parda en Internet" el periodista Manuel Moreno (@trecebits) hace un repaso de las principales meteduras de pata en las redes sociales que han cometido empresas, famosos, cantantes, deportistas y políticos, pero también de usuarios anónimos o community managers, que se hicieron célebres por sus aciertos o por sus desatinos.

Con un particular sentido del humor, el experto nos invita a aprender de los errores de los demás, pero siempre bajo una premisa: "No hay que tener miedo a equivocarse" pues, tal como destaca, los españoles pasan, de media, una hora y 50 minutos conectados a las redes sociales cada día, lo que puede llevar a pensar que, efectivamente, en algún momento nos podemos equivocar. Y ahí lo importante es, tal como explica Manuel Moreno, actuar como lo haríamos en la vida real: "Cometes un error, pides disculpas y sigues adelante".

En las redes sociales debe pasar como en la vida, uno comete un error, pide disculpas y sigue adelante"

MANUEL MORENOAutor de 'Yo también la lie parda en Internet"

Por número de seguidores y por su exposición mediática, las meteduras de pata de famosos, deportistas, cantantes, políticos, por un lado, y de empresas, por otro, suelen ser las que hacen más ruido, sobre todo cuando un enfado hace que perdamos el control, como le pasó en alguna ocasión, por ejemplo, a Jordi González, Buenafuente o Iker Casillas. "En las redes sociales es importante el sentido común y la templanza. Si nos dejamos llevar por la ira cuando alguna persona nos hace un comentario que nos enfada y le insultamos, dejaremos de tener la razón y seremos objeto de mayores críticas", argumenta. Así, el experto aconseja que, si esto sucede, deberíamos pedir disculpas para minimizar el efecto que ha acusado nuestro error.

¿Como en la cena de Navidad?

A la hora de definir los temas que suelen generar una mayor controversia en las redes sociales, Manuel Moreno comenta que él siempre suele decir que, en el caso de las empresas, es importante que no opinen sobre fútbol, religión o política para evitar que parte de sus seguidores dejen de sentirse identificados con la marca o con la empresa en cuestión. ¿Como en la cena de Navidad? "Sí, algo así. Es importante no posicionarnos de forma tan clara en temas que pueden resultar comprometidos, si bien es cierto que no se puede generalizar pues, obviamente un partido político hablará de política y un equipo de fútbol, de ese deporte", aclara.

En el ámbito personal, aconseja que valoremos previamente la implicación de nuestras opiniones en las redes sociales, pues los "tuits del pasado" pueden jugar una mala pasada. Es el caso, por ejemplo, de los futbolistas Sergi Guardiola y Julio Rey, que años atrás habían publicado tuits ofensivos contra los equipos que les acababan de fichar: Barça B y Deportivo de La Coruña, respectivamente.

Portada de 'Yo también la lie parda
Portada de 'Yo también la lie parda", de Manuel Moreno.

Eso sí, puesto que uno de los objetivos del libro es desdramatizar los errores, Manuel Moreno insiste en que no anima a la autocensura, sino que se trata de dedicar al menos unos segundos a valorar si lo que vamos a expresar con libertad puede tener alguna consecuencia negativa para nosotros, en el presente o en el futuro. "Si no es así, adelante, claro", anima.

Y esto solo es el principio...

La información audiovisual es el presente y el futuro inminente de las redes sociales. De hecho, tal como recuerda Manuel Moreno, el propio Zuckerberg está convencido de que la mayoría de los contenidos que compartiremos en los próximos años en las redes sociales contendrán vídeos. "Yo diría que no es algo que sucederá en los próximos años, pues ya lo estamos viendo, con un crecimiento del 300 por ciento en Instagram en nueve meses o con la evolución de snapchat y con la mejora de las redes de alta velocidad que permiten consumos de audio y de vídeo en cualquier lugar. Eso hará que no queramos conformarnos con el texto", argumenta.

Y en este contexto, entonces, ¿será aún más fácil liarla parda? "Sí, claro", asegura el autor, quien destaca que tenemos que aprender desde ya a convivir con este nuevo lenguaje y a sacarle partido, comunicando a través de los vídeos. "La imagen nos expone completamente y los temas virales no surgen solamente de patinazos, sino de la vida misma. Se me viene a la cabeza la bronca que echó una madre a su hija por usar periscope. La adolescente lo retransmitió precisamente en periscope y se convirtió en un fenómeno viral", destaca Manuel Moreno, convencido de que la preponderancia audiovisual hace que todo cambie... Una y otra vez. Y también en el ámbito del periodismo, pues Periscope y Facebook Live permiten ver la vida de otro por los ojos de otro en cualquier momento y en cualquier lugar. "Es algo que proporciona una información brutal para un periodista, que podrá ver todas las transmisiones que se producen desde un lugar, por ejemplo, en el que se ha producido un terremoto, un atentado o un tiroteo", destaca.

¿Se puede fabricar la viralidad?

El experto cree que si bien es posible dar algún consejo para que algo funcione más o menos en las redes sociales, no cree que sea algo que se pueda fabricar pues, en su opinión, para que algo sea viral lo que prima es la espontaneidad, la naturalidad, la originalidad, la calidad y sobre todo algo que es mucho más difícil de conseguir y es el hecho de que "despierte algo", que apele a los sentimientos y "nos toque la fibra". "Cuando enlatamos un producto y se lo intentamos 'colocar' a la comunidad para que ésta opine o participe o cuente algo, generalmente no funciona", revela.

A cualquiera nos puede cambiar la vida subir una foto en las redes sociales. Para bien o para mal"

Uno de sus momentos virales favoritos, que además recoge su libro pues pudo hablar con su protagonista, cumple a la perfección esas máximas. Robert Chernow, un joven de 28 años de Nueva York, que decidió contar la despedida de soltero en solitario que se tuvo que montar después de que sus amigos le dejasen "tirado", pues el mal tiempo hizo que se cancelasen los vuelos de ese día a Chicago. Lejos de deprimirse, el joven decidió hacer solo todos los planes que habían pensado y compartirlos en Instagram. Ganó miles de seguidores en la app fotográfica y protagonizó titulares en medios de comunicación de todo el mundo. La historia, que cuenta con detalle Manuel Moreno en su libro, va mucho más allá, pues ahora este joven se dedica precisamente a gestionar profesionalmente las redes sociales y logró que una empresa les patrocinase a él y a sus amigos una gran despedida de soltero. Y mucho más. De hecho, podría decirse que le cambió la vida. Y es que, tal como nos recuerda Manuel Moreno: "A cualquiera nos puede cambiar la vida subir una foto a Instagram. Para bien o para mal".

Un "observatorio" para los que la lían parda

  • A través de la cuenta de Twitter @YoTambienLaLie el autor invita a compartir nuevas meteduras de pata para que sean los propios tuiteros los que compartan y hagan llegar esos errores. Pueden hacerlo utilizando el hashtag #YoTambiénLaLieParda.