mujerHoy

vivir

Disney acepta “desprincesizar” a sus princesas

La compañía de entretenimiento está impulsado una campaña que trata de superar el esteriotipo de la princesa que solo espera ser salvada por su príncipe.

Una niña con corona mirándose en el espejo.
Una niña con corona mirándose en el espejo. adobe stock

Si existe un objeto cultural que ha sido criticado de todas las maneras posibles, especialmente por construir un “complejo de princesas” (el llamado “princesismo”) que puede amputar en las niñas la ambición personal, el deseo de aventura y la sana competitividad, ese es el de las princesas Disney. Cada vez más madres piensan que no son el mejor modelo para sus niñas, por animarlas a centrarse demasiado en el maquillaje, los vestidos y el matrimonio con un príncipe como objetivo vital.

No parecía fácil que Disney reconociera el efecto nocivo que sus princesas continúan ejerciendo sobre muchas niñas, pero lo está haciendo. Además de empoderar a sus nuevas heroínas, Elsa, Moana o Elena de Avalor, está impulsado una campaña que trata de superar el estereotipo de la princesa que solo piensa en ser salvada por el Príncipe Encantador.

Se trata de #DreamBigPrincess (Sueña con princesas a lo grande), en la que 19 fotógrafas renuevan la imagen de la princesa, mostrándo cómo pueden ser niñas aventureras, deportivas, fuertes, surferas, programadoras... Lo que quieran ser. Entre las princesas reales que aparecen en la campaña, está la líder del primer equipo ciclista femenino de Afganistán o una medallista olímpica del equipo paraolímpico chino. ¡Heroínas de verdad!


Horóscopo