mujerHoy

vivir

Energías, rituales y deseos en el día del eclipse total

Tendremos que esperar hasta el 2026 para poder contemplar un eclipse perfecto desde España

Un paisaje de un eclipse total.
Un paisaje de un eclipse total. gtres

Este lunes se producirá uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares: un eclipse total de sol. La Luna se interpone entre la tierra y el Sol, tapando este último. Este eclipse se podrá ver principalmente desde Estados Unidos, mientras que en España solo podremos advertir que el Sol se ocultará parcialmente, más cuanto más al oeste nos situemos. Vigo será la ciudad en la que más eclipsado aparecerá el astro rey: cerca de un 14%, desde aproximadamente las 20:45 horas. Tendremos que esperar al 12 de agosto de 2026 para poder contemplar un eclipse perfecto desde España.

No hay motivo, sin embargo, para dejar pasar la ocasión de utilizar esta coyuntura astronómica extraordinaria para ensayar un trabajo espiritual. Sea parcial o total, lo que podremos contemplar en directo o a través del streaming en la página de Nasa es una muestra del increíble poder de la naturaleza, un reino al que seguimos perteneciendo a pesar de todos los artilugios tecnológicos con los que tratamos de resistirla y dominarla.

Nos ofrece la ocasión perfecta para:

  • Acudir a la naturaleza. Nuestro modo de vida nos impone tanta mediación entre la naturaleza y nosotros mismos, que apenas pasamos ya tiempo en contacto directo con aquello que crece y fluye libremente. Este es un día perfecto para utilizar esas tres o cuatro horas libres después del trabajo para apagar el móvil, acercarse al mar o la montaña, y entrar en contacto con lo vivo. Dejar que nuestras manos olviden el tacto del smartphone y sientan el frescor y el latido de la naturaleza. Sentarse en la hierba, entrar en el mar, cerrar los ojos, respirar y sentir. Un acción tan sencilla como esta es capaz de ampliar hacia terrenos nuevos y accesibles lo que consideramos un lujo.
  • Elaborar una dirección. Desenganchadas ya del flujo de la rutina, de la información y de los deberes, no podemos dejar pasar la ocasión para realizar una introspección sincera. En contacto con lo vivo y lo que fluye, podremos comunicar mejor con nuestro cuerpo y dejar que este piense por nosotras. Se trata de apagar la mente de los deseos dirigidos y escuchar otras voces: ¿nos gusta realmente donde estamos? ¿Han cambiado nuestros valores o nuestras ambiciones pero nuestros pasos siguen el camino marcado por los viejos deseos? ¿En qué lugar desearíamos estar de aquí a doce meses? ¿Qué tres pequeño cambios en esa nueva dirección podemos empezar a intentar desde ya?
  • Inventar un ritual personal. Quizá un lunes no sea el mejor día para aventurarse en la naturaleza o no podamos encontrar el momento. Lo que sí podemos hacer es crear un ritual que desde ahora y en adelante nos ayude a encontrar esos momentos para la reflexión y la introspección que nos ayudan a no ir por la vida como pollo sin cabeza, reaccionando en vez de dirigiendo nuestra propia vida. El ritual puede tener un espíritu religioso si así lo deseamos y contar con imágenes o elementos asociados al rito católico o budista, por ejemplo, o todo lo contrario.

Hay mujeres que encienden un incienso y observan un pequeño altar. Otras, se sumergen en un baño de burbujas y encienden velas aromáticas. Acudir a un templo religioso o a la piscina municipal puede ser buena idea. Cualquier actividad que favorezca la mirada interior sirve. El objetivo es crear un espacio para la conversación con nosotras mismas. Seguramente nos sorprenderemos de la cantidad de cosas que tenemos que decirnos.


Horóscopo