mujerHoy

vivir | Entrevista

Kate Moss

Modelo

No me gusta la alfombra roja, me pone nerviosa

Kate Moss rodeada de paparazzi.
Kate Moss rodeada de paparazzi. Getty

Tras 27 años en la pasarela, sigue siendo un icono. La top celebra 15 años diseñando cosméticos para Rimmel y nos muesta sus mejores looks y sus secretos de maquillaje.

Saltó a la palestra mediática al arrancar los años 90, convertida en la antimodelo: menuda, sin curvas, apocada... "No era la más guapa de la clase. Sin pecho, con las piernas cortas, los dientes irregulares... No tenía material de modelo, sin duda", reconoció con humor hace unos años. Ella era todo lo contrario a las divas del momento, las opulentas Schiffer, Campbell y las otras integrantes de aquel dream team de las pasarelas de finales del siglo XX.

Kate Moss (1,68 m de estatura, y 83-57-88 cm) cautivó por la diferencia, por su delicadeza y aparente fragilidad. Nadie pensó entonces que aquella adolescente de Croydon (un municipio a las afueras de Londres) sería flor de un día, pero tampoco que se mantendría en la cima profesional más de 25 años. Desde su primer desfile para John Galliano en 1989, con solo 15 años, hasta hoy, cumplidos los 43, nunca ha dejado de surfear la cresta del éxito. Ha tenido momentos álgidos y épocas de olvido, pero nunca ha desaparecido de los titulares.

De hecho, cuanto más controvertidos han sido algunos episodios de su vida, más respaldo ha tenido. "We love you Kate", rezaba la camiseta con la que Alexander McQueen cerró su desfile en 2005, tras el escándalo sobre las adicciones de la modelo. Ella ha sabido resurgir de sus cenizas muchas veces y se ha convertido en un indiscutible icono británico.

Cita en Londres

Kate es mucha Kate. Lucien Freud la pintó desnuda en 2002, cuando estaba embarazada de su hija Lila Grace (el cuadro se subastó por 5,9 millones de euros). La revista Time la incluyó en 2007 entre los 100 personajes más influyentes del mundo.

El artista Marc Quinn la esculpió en 2008 a tamaño natural, en oro de 18 quilates, para una exposición en el British Museum. Forbes la sitúa entre las modelos mejor pagadas año tras año... "Es difícil describir cómo sabe mantenerse en la cima", declaró el fotógrafo Juergen Teller. "Ella no sigue la moda, la crea", nos dice su amigo Scott Wimsett, anfitrión de la cita en Londres.

Apenas me maquillo. Mis tres básicos son: barra de labios, eyeliner y perfume"

Kate MossModelo

Katherine Anne (así la bautizaron sus padres), no parece una diva cuando saluda, incluso diría que está algo nerviosa.El encuentro es en una casa de la elegante Fitzroy Square, ante una docena de periodistas de otros tantos medios internacionales. Hace 15 años que Moss empezó a colaborar con Rimmel London y quería celebrarlo. "Es una marca muy cercana a mi corazón", asegura con naturalidad de antidiva esta reina de los flashes, que solo en la edición inglesa de Vogue ha protagonizado más de 30 portadas. "Tenía unos ocho años la primera vez que utilicé una barra de labios -reconoce-, y era la Rimmel Heather Shimmer. Era de color dorado, la llevé a una fiesta del colegio".

Esa es la razón por la que, para este cumpleaños, la modelo ha diseñados seis barras de labios de edición limitada, aunque no doradas, que se suman a las colecciones anteriores. Tres en diferentes tonos de rojo y tres nudes, sus colores favoritos para su cosmético preferido.

"Me gusta la comodidad y no tener que pintarme mucho -dice-. Ahora uso un poco el maquillaje, pero antes no solía hacerlo porque no sabía cómo, no tenía ni idea. Ahora lo hago un poquito mejor y me maquillo algo más, pero me gusta la naturalidad. Mis básicos son el lipstick, el eyeliner y el perfume", confiesa. ¿Sus preferidas? "Las barras de labios rojas y nude, porque son colores atemporales, siempre están de moda".

Rimmel es una marca muy cercana a mi corazón"

Kate MossModelo

A la hora de vestirse, el rojo también es uno de sus colores favoritos, junto con el negro. ¿Y sus señas de estilo? Le gusta combinar piezas actuales con vintage; los pantalones de cuero Balmain son una de sus prendas fetiche ("mis preferidos", asegura), junto con los jeans grises y negros. Y otras dos piezas básicas: chaquetas (en especial con cuello esmoquin) y vestidos (en más ocasiones vaporosos que ceñidos). Sin embargo, utiliza menos las faldas. Sus firmas en chaquetas, Saint Laurent y Equipment, para la que ha diseñado una colección cápsula para este otoño.

En zapatos, lo tiene claro: "Me gustan los tacones, me hacen sentir bien. Y no me gustan demasiado los zapatos planos". Sus marcas: Christian Louboutin, Tabitha Simmons, Tom Ford e Isabel Marant.

En cuanto al estilo que transmite, el suyo es "un look sofisticado, pero sin esfuerzo aparente", reconoce. Quizá por eso no le gustan demasiado la alfombra roja. "Me siento rara, como si no fuera yo misma, me pone nerviosa... Me suele ayudar una amiga, Charlotte Tilburg, cuando me maquilla. Nos reímos y dejo de sentirme nerviosa, pienso que voy a salir con una amiga". Y lo dice con simpatía y naturalidad, sin máscara de diva.

Pintauñas Rimmel hip hop 34, Bolso de Christian Louboutin y sandalias de Tom Ford.
COrdon / Getty / D.r. Pintauñas Rimmel hip hop 34, Bolso de Christian Louboutin y sandalias de Tom Ford.
Barra de labios Rimmel my nude 55, chaqueta de Equipment y botines de Balmain.
COrdon / Getty / D.r. Barra de labios Rimmel my nude 55, chaqueta de Equipment y botines de Balmain.
Paleta de colores Rimmel sculping palette, botines de Tabitha Simmons y bolso de C. Louboutin.
COrdon / Getty / D.r. Paleta de colores Rimmel sculping palette, botines de Tabitha Simmons y bolso de C. Louboutin.
Barra de labios Rimmel retro red 53,  clutch de Louboutin y tacones de Christian Louboutin.
COrdon / Getty / D.r. Barra de labios Rimmel retro red 53,  clutch de Louboutin y tacones de Christian Louboutin.

Sus piezas fetiche

    La modelo elige sus looks favoritos de los últimos 15 años.

    • Vestido rojo vintage: "Lo llevé en el 60 cumpleaños de Mario Testino y me lo puse con un body de leopardo para alargar las piernas", confiesa.
    • Pantalón de Balmain: "Los he arreglado por la rodilla muchas veces. Tengo otros de cuero, pero son mis favoritos". Los usa con chaquetas de esmoquin o tops, salones So Kate de Louboutin o botines, y el lipsctick de Rimmel My Nude 55. "Es mi favorito".
    • Vestido folk: "Mi vecino puso una nota en mi puerta: "Tengo un vestido de Thea Porter, ¿lo quieres?". Me sienta perfecto. Es bohemio chic, fácil, vaporoso". Lo lleva a eventos diurnos, bodas, festivales...
    • Vestido de Saint Laurent: "Lo uso mucho, a veces con un hombro al aire. ¡Tiene unos cuantos bailes!". Lo combina con la barra de labios Rimmel Retro Red 53.