mujerHoy

vivir

Drew Gilpin Faust: la mano que guía Harvard

Así es la primera mujer presidenta de la Universidad de Harvard.

Drew Gilpin Faust
Drew Gilpin Faust Getty

Madrid

Este es un mundo de hombres, cariño, cuanto antes te des cuenta, mejor para ti". La madre de Drew Gilpin Faust solía repetir esta frase a su hija. Corrían los años 50 y la familia Faust era una de las más acomodadas del valle de Shenandoah, en el Estado de Virginia (EE.UU). Aunque había nacido en Nueva York, Gilpin Faust se crió en aquel ambiente rural del sur, tradicional, donde los roles raciales y de género se marcaban desde la cuna.

Pero la historia fue caprichosa y el destino llevó a esta hija educada para ser esposa de terrateniente a convertirse en la primera mujer en presidir la universidad más elitista del mundo en sus 380 años de historia. Ella que no pudo estudiar ni en Harvard ni en Princeton, donde lo hizo toda su familia, porque entonces ninguna de las grandes universidades aceptaba a mujeres.

Faust se doctoró en Civilización Americana por la Universidad de Pensilvania, donde ejerció 25 años de profesora e investigadora. Cuando en 2001 entró a presidir el Radcliffe Institute, en Harvard, no imaginó que llegaría a sentarse en el sillón más importante de la universidad.

No soy una mujer que es presidente de Harvard. Soy el presidente de Harvard

Drew Gilpin Faust2007, durante la rueda de prensa que sucedió a su nombramiento como presidenta de Harvard.

Ella, que tanto ha estudiado el rol de la mujer en la historia, tenía ante sí un reto monumental, no exento de polémica, desde que inició su mandato hace nueve años. Sus recortes en 2009 no gustaron a todos, tampoco su empeño por elevar las becas y hacer accesible la Universidad a estudiantes de todo entorno social. Bajo su mandato, la presencia de mujeres ha aumentado un 25% y suyo es el impulso a la plataforma online de cursos gratuitos edX.

Pero quizá lo más sonado han sido sus medidas para vigilar y penar el acoso y las violaciones tras los recientes escándalos en las universidades. Entre otras cosas, Faust ha decidido castigar a los alumnos que pertenezcan a alguna asociación no oficial en la que solo se permitan hombres (o mujeres). Es decir, ha metido mano en las intocables fraternidades.

Todos auguran un curso difícil para la presidenta que se ha atrevido a retar por primera vez a estos clubes. Pero ella no se altera y sigue devorando libros de historia americana, y entregando sus noches a ver series como Breaking Bad y House of Cards. Drew sabe que vive en un mundo de hombres, pero ahora es ella la que manda.

¿Quién es?

  • Nació en 1947. Su padre se graduó en Princeton y criaba caballos. Su abuelo fue senador en 1920.
  • Con nueve años escribió a Eisenhower pidiéndole que eliminara la segregación en los colegios.
  • Participó en las marchas por los Derechos Civiles, en 1968.
  • Ha escrito seis libros, sobre la guerra civil de EE.UU., la situación de la mujer entonces y la esclavitud.
  • Es una de las mujeres más poderosas del mundo, según Forbes.
  • Su marido, Charles Rosenberg, también es historiador y su hija, Jessica, es redactora en The New Yorker.