mujerHoy

vivir

Josephine Kulea, la mujer que salva niñas

La conoceréis por sus palabras. Joshephine Kulea, de tan solo 28 años, ha cambiado la vida de muchas niñas.

Josephine Kulea, emocionada
Josephine Kulea, emocionada cordon

Cuando Josephine Kulea cumplió nueve años, en su escuela de la región de Samburu (Kenia), todo cambió. De un día para otro, las niñas dejaban de acudir a clase. Josephine sabía lo que eso significaba: a sus amigas las estaban casando con hombres mucho mayores, a cambio de dinero, tierras o ganado, y antes eran sometidas a la ablación, la mutilación genital. Ella también había sufrido esa práctica, ilegal en Kenia desde 2011, pero sobre la que todavía hoy se hace la vista gorda. Pero su madre se negó a que a sus hijas se les acabara la vida en plena infancia. Fue ella la que consiguió, con la ayuda de un cura que era maestro en la escuela, que a los nueve años Josephine ingresara en un internado en Meru, y que estudiara enfermería.

"Cuanto más esté una niña en el colegio, más cambia todo para ella".

Al tomar distancia de la población nómada en la que se había criado, Josephine decidió seguir el ejemplo de su madre. Empezó por rescatar a sus primas, de 10 y siete años, a las que salvó casi el mismo día de sus bodas. Tras su denuncia, sus tíos fueron arrestados, con el rechazo que eso despertó entre su comunidad. En 2012 fundó la Samburu Girls Foundation, y sistematizó los rescates. Comenzó acogiendo a 20 niñas, pero cada vez más madres le piden que salve a sus pequeñas y más niñas solas caminan kilómetros para ponerse a salvo.

¿Quién es?

  • Nació en 1988, entre los samburu, un pueblo nómada de Kenia.
  • De niña sufrió la mutilación genital. Con nueve años se fue a estudiar a un internado en Meru, donde continuó sus estudios hasta licenciarse en enfermería.
  • Kenia ilegalizó la ablación en 2011. Ese mismo año, la embajada de Estados Unidos nombró a Josephine Héroe anónimo.
  • En 2012 creó Samburu Girls Foundation, con la que ya han salvado a 200 niñas y decenas de bebés, fruto del beading.
  • En 2013, Kenía la distinguió como Persona del año.

Una gran batalla

Los matrimonios infantiles, la mutilación genital y el beading (colocar collares a las niñas como señal de que cualquiera, previo pago, puede violarlas; eso sí, sin dejarlas embarazadas porque esos bebés, si nacen, serán repudiados) son hoy las grandes batallas de Kulea. No es fácil. Lo más urgente es cambiar la mentalidad de autoridades y policía, para que eviten de forma efectiva estas "tradiciones".

Pero nada desmotiva a esta keniata de 28 años, casada con un samburu educado en Harvard, con quien tiene tres hijos. Las felicitaciones le llegan de la mismísima Casa Blanca. Dice que los aplausos le halagan, pero que lo que necesita es dinero y apoyo. Hasta ahora mantiene la fundación de su bolsillo y del de algunos donantes. La visualización resulta clave. Reportajes como el que le hizo la CNN elevan la repercusión de su trabajo. "Hay esperanza: cuando meto a niñas en el colegio sé que el futuro será diferente", afirma