mujerHoy

vivir

¿Amar o no amar a Chenoa? He ahí la cuestión

La cantante ha conseguido cosas que nunca antes ninguna mujer en la vida de David Bisbal ha hecho.

Chenoa no quiere que todas seamos Chenoa.
Chenoa no quiere que todas seamos Chenoa. GTRES

Ni Chenoa ni María Laura Corradini serán nunca como Penélope. Ninguna de las dos se pasaría las noches tejiendo y destejiendo esperando la llegada de Odiseo porque Chenoa y María Laura tienen más de Odiseo que de Penélope. Homero quiso que Odiseo viajara por el mundo, disfrutara de las mejores conversaciones y manjares, pero también que se enfrentara a los Clíclopes, Lestrigones e incluso con las sirenas, pero en la vida de Chenoa no hay Homeros. Es ella misma quien decide hacia dónde se dirige su vida.

María Laura Corradini no quiere que todos seamos Chenoa porque, como ella muy bien ha dicho, pocas artistas hubieran sido capaces de subirse al escenario y cantar una canción tan romántica como sexual delante de millones de personas. ¿Sería Taylor Swift capaz de interpretar una canción de ese calibre con Calvin Harris ? Hay que tener mucho amor en sí misma para atreverse. Y eso sí que nos gusta.

Nos gusta Chenoa porque es tan espontánea como Hannah Horvath en 'Girls' y no teme pronunciar frases incómodas y pisar los callos de quien no debe cuando el podólogo ha colgado un cartel de ‘vuelvo luego. He ido a comprar tabaco’.

Nos gusta Chenoa porque creó sin quererlo, para disgusto de Karl Lagerfeld, una tendencia. Fue una trendsetter y se puso chándal cuando nadie lo hacía: ni Gigi Hadid ni la reina Letizia. Y mira que ha llovido.

Nos gusta Chenoa porque se entrega en todo lo que hace con la misma pasión con la que Carrie Bradshaw compraba Manolos o Audrey Hepbrun miraba embelesada el escaparate de Tiffanys mientras bebía café y comía un croissant.

Nos gusta Chenoa porque es capaz de ponernos los pelos de punta cantando 'Aint No Sunshine' y hacernos saltar de una silla para bailar Atrévete como si se el mundo se acabara.

Nos gusta Chenoa porque no necesita a un Kanye West en su vida para hacerse selfies todas las mañanas en el espejo del ascensor de su casa.

Nos gusta Chenoa porque ha conseguido algo que ninguna de las mujeres que han pasado por la vida de David Bisbal: amarla y odiarla a partes iguales, pero sobre todo estar en boca de todo el mundo. “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”, dijo Oscar Wilde. Chenoa no deja indiferente a nadie. Y ella tampoco lo quiere. Por eso no se esconde.