mujerHoy

vivir

Sonia Tejada: "Que un niño recupere el habla no tiene precio"

Tiene 39 años y neurocirujana especializada en tumores infantiles en la Clínica Universitaria de Navarra

Sonia Tejada
Sonia Tejada alex rivera y v. giménez

Su inquietud por el conocimiento del ser humano y su destreza manual la llevó a especializarse en Neurocirugía. “Desde pequeña, siempre me ha apasionado la medicina y eso que en la familia no hay ningún médico. Y cuando tuve que elegir especialidad me decanté por la Neurocirugía, porque, además, soy bastante templada y resolutiva, cualidades que necesita todo buen cirujano y sobe todo me atraía el estudio y funcionamiento del cerebro”. Tras realizar la residencia de cinco años en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, hizo las maletas y se marchó tres meses al MD Anderson Cancer Center de Houston para profundizar en el abordaje de los tumores cerebrales de adultos y niños.

"Que un niño recupere el habla no tiene precio"

“Es un oficio alucinante, complejo a nivel emocional, porque son cirugías de alto riesgo. Y que requiere plena dedicación. Pero extraer un tumor cerebral en un niño y lograr que pueda volver a caminar o recupere el habla, eso no tiene precio. Es una satisfacción inmensa”. Las cirugías siempre son complicadas, pero ¿de cuál se siente más orgullosa? “Tengo una paciente mayor que la operamos de un glioblastoma, que es uno de los peores tumores que existen, porque el pronóstico de supervivencia es de dos años… y ya lleva más de cinco, con una gran entereza. Incluso cuando tenemos un mal pronóstico, nunca me rindo”.

Su marido, también neurocirujano, es una pieza clave en su carrera. “Hace poco, he estado cuatro meses en Liverpool realizando una formación sobre cirugía pediátrica y él se ha quedado en casa con nuestros cinco hijos. Él lo entiende, porque incluso trabajamos en el mismo hospital. Cuando uno de los dos necesita ayuda, ahí está el otro con el bisturí preparado. Es inevitable, pero sí, me llevo el trabajo a casa, porque me entusiasma mi profesión. Pero si nuestros hijos juegan a que también operan a sus muñecas de la cabeza”, dice. ¿Un objetivo? “Ser jefa de servicio. ¿Por qué no? Es viable, yo estoy preparada y voy al máximo. Y en el plano profesional, me gustaría poner en marcha el ensayo clínico de un tratamiento para un tumor pediátrico de un año de supervivencia".


Horóscopo