mujerHoy

vivir

Las mujeres indias ya no quieren ser princesas (y nosotras tampoco)

Solo queda que los hombres indios, y no solo los indios, dejen de vernos como sus reinas y empiecen a vernos como sus iguales

Los hombres deben vernos como sus iguales
Los hombres deben vernos como sus iguales fotolia

Esta historia comienza en la India, un país en el que el machismo aún no ha tenido que replegarse en el silencio para seguir actuando y hasta el Primer Ministro, Nerenda Modi, puede afirmar cosas como que su homóloga de Bangladesh, Sheikh Hasina, muestra mucho coraje para luchar contra el terrorismo “ pese a ser mujer”. En este contexto terriblemente hostil, Benetton, una de las marcas extranjeras favoritas de los hombres indios, decidió lanzar en San Valentín una campaña para que sus clientes reconocieran a las mujeres como iguales. Sorprendentemente, el vídeo alcanzó más de 7.7 millones de visionados en la red social y el campaña fue 'trending topic' en Twitter durante días.

La sed de igualdad de las mujeres indias se reveló extraordinariamente, pero no hay que quitarle mérito a la campaña, que ahora se relanza ya para todo el mundo bajo el hashtag #UnitedByHalf, en la que se ve cómo las mujeres indias pueden romper el estereotipo de la debilidad y ocupar posiciones de poder. Una niña que practica lucha libre, una mujer que trabaja en casa mientras su marido cuida de su bebé, una joven que ayuda a su novio a mover muebles, una manifestación que exige la igualdad salarial... El vídeo muestra una sociedad posible para la India que, en realidad, está en el horizonte de cualquier sociedad del mundo.

Los mensajes que acompañan a las imágenes son igualmente potentes y, además, capaces de proyectar los deseos de las mujeres de todo el mundo. "No somos la mitad mejor. Tampoco somos la peor. Lo único que queremos es nuestra parte y no nos vamos a conformar con menos", afirma una de las protagonistas. "No queremos ser princesas por un día. Queremos ser iguales de por vida", dice otra. "No deberíamos tener que renunciar a nuestra familia por una carrera profesional, no deberíamos tener que ignorar nuestra carrera por la familia", reclama otra. Solo queda que los hombres indios, y no solo los indios, dejen de vernos como sus princesas (o sus reinas) y empiecen a vernos como sus iguales. Como la otra mitad.


Horóscopo