mujerHoy

vivir | Entrevista

Nuria Chinchilla

directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE

Necesitamos aprender a disfrutar de la vida fuera del trabajo

Nuria Chinchilla, en una de sus clases en IESE.
Nuria Chinchilla, en una de sus clases en IESE. IESE

El cambio en el uso horario y la gestión personal del tiempo son imprescindibles en la conciliación laboral.

Experta en conciliación, gestión del tiempo, conflictos interpersonales y dirección en organizaciones familiarmente responsables, la actual directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Nuria Chinchilla sabe bien los pasos que se han de dar para que tanto mujeres como hombres podamos vivir del trabajo y no por y para el trabajo.

Mujerhoy: En el Día Internacional de la Mujer y como experta en conciliación, es oportuno conocer nuestras asignaturas pendientes...

Nuria Chinchilla: La primera es algo que llevo diciendo desde el 2012 y es la necesidad de volver a nuestro uso horario, que es el de Greenwich, no el de Polonia o Alemania. Nuestro ritmo circadiano es el que sigue el sol y eso nos hace que nos levantemos todavía de noche y vayamos a comer más tarde. Comemos a las dos (o las tres), pero en realidad es la una solar. Todo esto hace que lleguemos más tarde a casa y que llevemos unos horarios poco racionales y poco productivos. En cuanto a las empresas, necesitamos que se pongan las pilas para ser más flexibles en los horarios de entrada y salida. En muchos trabajos existe un cierto grado de flexibilidad, pero vale la pena poner en valor lo poco que se tenga. Hay que ayudar a que los mandos intermedios vean que la flexibilidad genera productividad y valor. Es necesario que se produzcan esps cambios en las empresas que, además de ser gordos, tienen una implicación sociocultural y por eso es importante que entren mujeres en los consejos.

Mujerhoy: ¿Por qué no hay más mujeres en los comités directivos?

Nuria Chinchilla: En parte no llegan porque estos están pensados por y para hombres. Hombres que, al menos esa era la idea inicial, no tenían otra cosa que hacer que trabajar. Pero ahora esto no tiene sentido. Somos muchas las mujeres trabajando. Hay que trabajar con valores más humanos, lo que supone precisamente que haya un liderazgo más femenino. Nosotras hemos aprendido de ellos los valores relacionados con la estrategia y la eficacia y ellos pueden aprender de nosotras a tener un liderazgo más integrador y más completo.

Mujerhoy: Y a nivel personal, ¿cómo podemos abordar la conciliacion laboral?

Nuria Chinchilla: El reto personal es que cada uno de nosotros sea cada vez mas dueño de su destino y saber claramente para qué está aquí y cuáles son sus prioridades. Porque si no nos podemos encontrar a empleados que siempre son víctimas de un sistema o incluso que son adictos al trabajo y no saben hacer otras cosas.

Mujerhoy: ¿Por qué existe en España esa costumbre de salir tan tarde del trabajo? ¿Cómo se puede cambiar?

Nuria Chinchilla: Tiene mucho que ver con la necesidad del cambio en el uso horario. Hay que cambiar esa estructura, pero tanto en el ámbito laboral como en el comercial porque hacemos todo más tarde: deasyunar, comer, cenar... Tiene que haber un momento "cero" en el que nos pongamos de acuerdo para hacer ese cambio. Tiene que haber un líder político que impulse el cambio. Igual, por ejemplo, que con el tema del tabaco se dijo "a partir de ahora se ha acabado", también se puede hacer con los horarios. En Cataluña estamos trabajando desde hace tres años en un estudio para la reforma horaria a través de un comité de expertos de distintos sectores. En septiembre de 2018 nos gustaría empezar con horarios más racionales. De hecho ya hemos estado haciendo algunas pruebas en 100 municipios de Cataluña cerrando a las siete de la tarde. Y hemos comprobado que, si te todos nos ponemos de acuerdo, la gente es mucho más racional en todo

El reto personal es que cada uno sea dueño de su destino y sepa para qué está aquí y cuáles son sus prioridades"

Mujerhoy: ¿Y esta adaptación podría llevar a una menor productividad?

Nuria Chinchilla: Bueno, esto es algo que hay que hacer bien. Hay correlaciones en los estudios que hemos llevado a cabo en más de 20 países. En IESE estamos investigando los entornos más flexibles o menos (intoxicantes si son rígidos o entornos oxigenantes o enriquecedores). Dentro de la propia empresa, si es grande, puedes tener distintos entornos. Y lo que estamos viendo es que algunas empresas tienen entornos mucho más oxigenantes que intoxicantes. Lo interesante es ver cuáles son esos entornos para sacar sus buenas prácticas para que los otros las copien. Y una de la conclusiones es que la diferencia de resultados y de rendimiento entre un entorno oxigenante y otro intoxicante es de 19 puntos dentro de la misma empresa. Pero es cierto que cuando una empresa da flexibilidad tiene que saber dirigir esa flexibilidad pues se le puede ir de las mano si siempre ha trabajado bajo una estructura rígida.

Mujerhoy: ¿Por qué algunos jefes parecen no querer llegar nunca a casa?

Nuria Chinchilla: Nos hemos acostumbrado a satisfacer todas las necesidades desde el trabajo y no hemos aprendido a disfrutar de la familia y de la vida fuera del trabajo. Es algo que hay que aprender porque si no podemos convertirnos en adictos al trabajo, cada uno por un motivo, uno encuentra el reto, otro por la fama, otro por los amigos y otro por el reconocimiento.

Mujerhoy: Es cierto que, de alguna manera, a muchas personas les cuesta disfrutar de la vida extralaboral...

Nuria Chinchilla: En la familia desarrollamos todas las competencias que luego hacen falta para liderar personas, mucho más que en la empresa. Cuando uno no tiene ni tiempo ni interés en desarrollar su capacidad como padre, como madre, como pareja o como miembro de una familia, ¿luego me vas a decir en el trabajo que te importa la gente del equipo? Venga, hombre... Es ridículo. Además, existe la falsa creencia que lleva a pensar que una mayor cantidad de tiempo en el trabajo implica un mayor compromiso. Y eso es falso pues somos el tercero por la cola en Europa en tasa de productividad por hora trabajada. ¿Por qué? Estamos más horas en el trabajo que un reloj...

Mujerhoy: ¿A qué responde la brecha salarial entre hombres y mujeres?

Nuria Chinchilla: Te voy a decir algo por lo que criticaron mucho en 2014 a Mónica de Oriol, entonces presidenta del Círculo de Empresarios... Y es algo que ella dijo y con lo que estoy totalmente de acuerdo y que tiene que ver con que existe una ley de 2007 pensada con los pies que, en su afán por proteger tanto la maternidad ha resultado ser en realidad un boomerang contra cualquier mujer, sea madre o no lo sea. Y esa ley implica que si tú eres madre y coges una reducción de jornada a tiempo parcial, aunque solo sea de una hora ya tienes derecho a que tu contrato quede blindado hasta que tu hijo cumpla 12 años. Esto es contrario a cualquier racionalidad. ¿Qué empresario puede asegurar que tú vas a ser lo que necesita su empresa en los próximos 12 años? Esto hace que a la hora de contratar se vaya con pies de plomo. Por otro lado, la mujer cuando tiene que negociar para otros lo hace fenomenal, pero cuando lo hace para sí misma, cuando negocia sobre el dinero que debe cobrar sufre una especie de pudor que no sufren los hombres. Es una variante psicológica clarísima entre mujeres y hombres que se nota sobre todo en los mandos intermedios, donde existe una diferencia salarial que puede superar el 35 %. Pero lo que es más preocupante es lo que sucede con respecto a la jubilación, donde existen diferencias entre hombres y mujeres de más del 40%. En esto cabe destacar que (ya es aplicable a quienes se jubilen este año) Rajoy decidió que iba a pagar un 5% más en la jubilación a las mujeres con un hijo, un 10% a las que tienen dos hijos y un 15% más si son tres hijos. Es un tema interesante y es algo que no se ha divulgado mucho.

Mujerhoy: ¿Sería beneficioso que, por ejemplo, la baja de paternidad fuese igual que la de maternidad?

Nuria Chinchilla: Si hiciésemos esto lo que tendríamos sería una discriminación por ser padre y por ser madre y no solo por ser madre. Lo que tenemos que hacer es mirar a largo plazo y sobre todo ver lo que pasa en el resto del mundo. Unos horarios más racionales, en lugar de tres meses o cuatro, un año por baja de maternidad obliga a que la empresa busque otra persona, te sustituyen de verdad, seguimos viendo talento en el mercado y seguimos siendo flexibles. Así, salir y entrar del mercado no sería tan complicado.

Una referencia en materia de conciliación

  • Nuria Chinchilla es directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE y fue nombrada "Mejor Mujer Directiva del Año" por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE). Licenciada en Economía y Derecho, tiene un Ph.D. en Dirección de Empresas del IESE y en 1984 empezó a trabajar como docente a tiempo completo en el IESE. Trabaja como asesora para empresas y organismos gubernamentales y es miembro de varias juntas asesoras, como la VIP Advisory Board of European Professional Women's Network (EPWN). Es ponente habitual en universidades europeas, americanas y africanas, así como en conferencias internacionales, y es profesora visitante en escuelas de negocios como el IPADE en México, el ISE en Brasil, el INALDE en Colombia, el IDE en Ecuador, el PAD en Perú, el ESE en Chile, el IAE en Argentina, el IEEM en Uruguay, la Lagos Business School en Nigeria y la Strathmore University en Kenia. También es coautora de varios libros, como 'Dueños de nuestro destino: Cómo conciliar la vida profesional, familiar y personal' (Ariel, 2007), 'Ser una empresa familiarmente responsable: ¿Lujo o necesidad?' (Pearson Prentice Hall, 2006), 'La ambición femenina: cómo reconciliar trabajo y familia', (Palgrave, 2005), 'Criterios de decisión en los procesos de selección en España. ¿Se discrimina a la mujer?' (Fundación ADECCO, 2003), 'Dos profesiones y una familia' (Generalitat de Catalunya, Departament de Benestar i Familia, 2003), 'Emprendiendo en femenino' (1999), 'La Mujer y su Éxito', (1995); y 'Paradigmas del Liderazgo' (2002). También es autora del libro Rotación de Directivos, ganador del premio EADA en 1996. Habla siete idiomas, está casada y tiene una hija. Es la única mujer incluida en la lista de los "10 Mejores Directivos" de España.


Horóscopo