mujerHoy

vivir

La foto de Melania

Es tan perfeccionista que ni los medios más hostiles a su marido han conseguido publicar una sola fotografía en la que salga desfavorecida.

La polémica fotografía de Melania Trump
La polémica fotografía de Melania Trump Getty

MAdrid

La vida es pura contradicción, pero no me acostumbro ni dejo de sorprenderme. Por ejemplo, con las críticas al Photoshop de una fotografía oficial de Melania Trump difundida por la Casa Blanca. Hasta la han llamado "ectoplasma", por una imagen con más o menos el mismo retoque que el 90% de las fotografías de todas las revistas del mundo. Incluso menos porque no la han adelgazado o alargado, arreglo también habitual en muchas de ellas. Revistas y fotógrafos que serían, a decir de los críticos de Melania, unos amantes de los ectoplasmas. Incluso podrían llamar así a amigos míos por aplicar el Photoshop a sus fotografías de Facebook o del perfil de WhatsApp. Y eso que Melania cambia menos con el retoque que algunos de mis amigos con los suyos.

Por otra parte, la han retocado lo mismo que a Michelle Obama, en la Casa Blanca y en las revistas de moda, con la diferencia de que lo de Michelle contrastaba más con la realidad.

Por eso me sorprende esta irritación con Melania, cuando nadie criticó los retoques de Michelle, ni siquiera aquellos glamurosos reportajes en Vogue. Y todo porque ella es la esposa de un presidente de derechas muy contestado en los ámbitos culturales y Michelle era la esposa de un presidente de izquierdas apreciado en esos mismos ámbitos. O esa diferencia ideológica que las mujeres no somos capaces de desterrar ni siquiera de los lugares ajenos a la política en los que nos reunimos mujeres de todas las ideas, valores y religiones.

Pero hay una contradicción que me preocupa más y es que polemicemos con lo superficial y no con lo importante de verdad. Que nos preocupe el retoque estético de la fotografía y no su fondo, el papel de las primeras damas. Sea Melania o Michelle. Nadie habla de ese fondo y cada vez que yo lo he hecho me he sentido políticamente incorrecta, fuera de la opinión común y mayoritaria. Y es que lo estoy cuando recuerdo el efecto pernicioso que tiene para la igualdad esa glorificación del papel de la primera dama. Es intrascendente que Melania salga sin retoques o con ellos o que adelgazaran a Michelle en la fotografías. Le doy más o menos la misma importancia que al programa de Photoshop que se han bajado mis amigos a su móvil.

Pero es relevante que los medios de comunicación estén llenos de imágenes de hombres que mandan y de mujeres que acompañan a los hombres que mandan y cuyo interés y papel influyente se concentre en el vestuario, el maquillaje y el Photoshop. Y que las niñas y jóvenes aprendan que ese es el orden natural y deseable del mundo. Con el resultado de que su aspiración es la perfección estética de Melania y no el poder de su marido.


Horóscopo