mujerHoy

vivir

Beyoncé y Jay Z son los Pimpinela de los “millenial”

Las canciones de ambos confirman que hubo infidelidad...

Beyoncé y Jay Z en Los Ángeles.
Beyoncé y Jay Z en Los Ángeles. gtres

Cuando Beyoncé lanzó 'Lemonade' (2016), su obra maestra, el disco con las mejores críticas de toda su carrera, un asunto se llevó por delante todos los adjetivos celebratorios: su relato en la canción 'Sorry' de lo que parecía una infidelidad de Jay Z. Beyoncé hablaba de una tal “Becky con el pelo bonito” como la amante del rapero, al que avisaba directamente de que su comportamiento podía terminar en ruptura: “Esta es la advertencia final. Sabes que te doy la vida. Si vuelves a esa mierda, perderás a tu mujer”, cantaba en 'Don't Hurt Yourself'. Inmediatamente, las redes elucubraron con la identidad de la tal Becky: ¿era Rita Ora? ¿Rachel Roy, una diseñadora de moda? ¿O era todo una maniobra de marketing para vender el disco?

Un año después, Jay Z le da la réplica a su mujer en su nuevo disco, '4:44', confirmando que la infidelidad fue real (“Si, fastidiaré algo bueno si puedo/ Déjame en paz, Becky”) y pidiéndole perdón (“Jugué con tus emociones porque yo era insensible). Varias de las letras de su disco hablan de su matrimonio, de sus disputas y de su arrepentimiento en un tono nada críptico, más bien al contrario. Sorprendentemente, las letras son tan explícitas y concretas como en su día fueron las de Pimpinela, con la diferencia de que aquellas eran ficción (los Pimpinela eran hermanos que fingían ser pareja) y estas son reales como la vida misma. O eso parecen.

Jay Z no se priva, además, de tratar otros temas íntimos como el lesbianismo de su madre, que sale del armario por primera vez públicamente en una de las canciones de '4:44'. En 'Smile', el rapero cuenta: “Mamá tuvo cuatro hijos pero es lesbiana / Tuvo que fingir tanto toda su vida que se ha convertido en una actriz trágica / Tuvo que quedarse en el armario y medicase / La vergüenza social y el dolor eran insoportables / A mí no me importa si es él o es ella / Solo quiero ver una sonrisa por encima de todo ese odio / María Antonietta, baby, que coman pasteles”.

Te interesa:

- La vida es una fiesta de disfraces para Beyoncé

- Así es la mansión donde ya viven los 'mellis' de Beyoncé


Horóscopo