mujerHoy

vivir

Emprendedoras verdes

Arriesgando, innovando y, a veces, dejándolo todo, estas mujeres han decidido liderar una cruzada en favor del planeta y el consumo más sano y responsable.

Blanca Entrecanales Domecq.
Blanca Entrecanales Domecq. federico reparaz

Dejar Londres por una pequeña aldea y el trabajo de oficina por la crianza de gallinas en libertad puede parecer una osadía. Pero es lo que hizo la economista Nuria Varela-Portas. Quería recuperar la finca familiar en Lugo, abandonada desde los años 70, y devolverle la vida a un espacio que recordaba como el paraíso. De eso hace 20 años. Ahora, las 50 gallinas con las que comenzó se han convertido en 100.000 y su negocio factura cinco millones de euros anuales y emplea a 30 personas. Sin embargo, lo que más valora Nuria de esta aventura no son los números, sino haber puesto en valor las virtudes de un producto, el huevo campero, para el que ni siquiera existía un nombre.

Como ella, cada vez más emprendedoras piensan que la riqueza no significa dividendos, sino un entorno sano. Estos innovadores son la tabla de salvación del planeta, según el profesor de Economía de Harvard Michael Porter. A su juicio, la fórmula más eficiente para solucionar los problemas ambientales pasa por el emprendimiento verde, porque cualquier idea encaminada a proteger el entorno, por pequeña que sea, supone un gran potencial. Y porque el 40% de la economía mundial depende de unos ecosistemas sanos.

Contra el cambio climático

Cuando Al Gore recibió el Nobel de la Paz por su activismo contra el cambio climático, recordaba que nos encontrábamos ante una emergencia global. Diez años después ya no son solo los activistas quienes dan la voz de alerta. La Unión Europea estima que la pérdida de biodiversidad cuesta cada año a los Estados miembros el 3% del Producto Interior Bruto. Sin embargo, seguimos yendo contra la naturaleza: solo en España producimos casi el triple de dióxido de carbono del que la naturaleza puede absorber. Y hemos empezado a sentir los efectos.

Esa fue una de las razones por las que la ingeniera química Isabel Guedea quiso convertirse en una revolucionaria verde. Dejó su trabajo en una gran empresa para construir paneles solares híbridos. Su aportación al medio ambiente ya ha encontrado hueco en el mercado. Igual que la de Gala Freixa, una estudiante de 22 años a cuya puerta están llamando grandes multinacionales como Coca-Cola, Telefónica, Oysho, Hendricks o Danone. Todos acuden en busca de su papel plantable, del que crecen petunias, hierba de San Juan, zanahorias, menta, pepinos, calabazas...

La determinación que mostró Freixa para lograr un mundo más limpio es común a todas las emprendedoras verdes. También la demostró en su día Blanca Entrecanales Domecq. Hace ocho años compró una finca de la que se enamoró y a la que llamó El Milagro, después de que un tren arrollara el coche en el que viajaba cuando iba precisamente camino de la finca. Blanca asistió a un curso en Ronda que impartía el australiano Darren Doherty, un gurú de la agricultura regenerativa, y ahora vende cestas de hortalizas de agricultura ecológica y otra larga lista de productos de su granja, con la que intenta hacer su propio legado al medio ambiente.

Las cifras del deterioro ambiental

  • La contaminación causa al año 29.980 muertes en España, según la Agencia Europea del Medio Ambiente.
  • Según el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), durante los 30 últimos años se han registrado las temperaturas más altas desde 1850.
  • Un análisis de la Universidad de Hawai dice que en 2020 algunos lugares del planeta alcanzarán un punto de no retorno por el cambio climático.
  • Segun el Fondo Mundial para la Naturaleza, harían falta 1,6 planetas para saciar el consumo humano.
  • Un informe de Ecologistas en Acción señala que 10,2 millones de españoles viven en zonas que han superado los límites legales de exposición al ozono troposférico.

Alto valor ecológico

Según la Fundación Biodiversidad, España es el país europeo con más biodiversidad. El 30% del territorio forma parte de la Red Natura 2000, que protege espacios de alto valor ecológico. Además, contamos con 85.000 especies animales, más del 50% de las que hay en Europa, y el 80% de las plantas vasculares. Pero esas cifras podrían reducirse a cero si no nos implicamos.

Otra de las heroínas de esta cruzada es la bióloga María Elena de Mingo que, con 19 años, ya había desarrollado un proyecto apícola para el que ella misma diseñó los enjambres. Observando a las abejas, supo qué plantas tienen mejores cualidades dermatológicas y ahora fabrica, junto a su prima Mónica Montealegre, emulsiones ecológicas que en unos meses han conquistado a las estrellas de la meca del cine. Para ambas, cuidar el planeta es la máxima a la que deberían adaptarse empresas y gobiernos. "Centrarse en el desarrollo del medio ambiente sería una revolución en España", dicen. Como ellas, todas nuestras protagonistas saben que, sin compromiso con nuestro entorno, no hay futuro posible.


Horóscopo