mujerHoy

vivir

Maria Franca Fissolo, la millonaria del chocolate

Aunque se desconoce casi todo de su vida porque no concede entrevistas, Maria Franca Fissolo es la cuarta mujer más rica del mundo.

Maria Franca Fissolo.
Maria Franca Fissolo. Lagencia Grosby

La italiana María Franca Fissolo, propietaria y consejera delegada de Ferrero, inventora de la Nutella, los huevos Kinder y los Ferrero Rocher, es una de las cinco mujeres más ricas del mundo y encarna ese prototipo de riqueza discreta, que apenas sale en los medios pero mueve el mundo. La suya, heredera de su marido, Michele Fissolo, que falleció en 2015, es una de esas fortunas que no necesitan hacer ruido.

Al contrario: el lema de la familia es "trabajar, crear, donar" y la ha guiado desde la fundación de Ferrero, en la ciudad de Alba, cuando el padre de Michele abrió una pequeña fábrica para abastecer la confitería de su esposa. Para hacer frente a la escasez de cacao provocada por la posguerra, inventó una crema de avellanas -muy abundantes en la región- y chocolate. Una fórmula mágica con la que se construyó la riqueza de la familia.

Maria Franca sustituyó a su marido, Michele, al frente de la empresa cuando falleció. Las pocas fotos que pueden encontrarse de ella la muestran vestida de blanco o de negro. Y siempre con una elegante media melena combinada con pendientes de perlas, o de oro y jade. Jamás se ha dedicado a la vida social, aunque siempre ha saludado atentamente a quienes le mostraban su aprecio en su ciudad natal o en Montecarlo, donde vive.

¿Quién es?

  1. Maria Franca Fissolo nació en 1941 en Savigliano.
  2. Contrajo matrimonio con el fundador de Ferrero, en 1962.
  3. Tuvieron dos hijos, Giovanni y Pietro, que fueron nombrados consejeros delegados de la empresa en 1997.
  4. Dirige la empresa junto con su hijo mayor, Giovanni.
  5. Es la mujer más rica de Italia y su empresa, la segunda corporación más importante de Europa.
  6. Es la cuarta mujer más rica del mundo, pero se ignora casi todo de ella porque no da entrevistas.

Maria Franca es la personificación de esa entrega monacal a familia y negocio (intercambiables cuando se trata de una empresa familiar) que caracteriza a las grandes fortunas. Esa vocación, casi religiosa, ya era parte de su carácter cuando entró en la empresa como secretaria e intérprete, con apenas 20 años, y fue, probablemente una de las razones que atrajeron a su marido.

Quien quisiera casarse con Michele debía, de alguna manera, casarse con su empresa y Maria Franca lo supo desde el principio. "Me encantaría que me dijeras que sí -le dijo él al pedirle matrimonio-. Pero ten en cuenta que tu marido te hablará de chocolate todas las noches". Ella aceptó. La boda se celebró en su ciudad natal, Savigliano, en la iglesia de San Juan Bautista en 1962. Y Maria Franca se convirtió en la más fiel consejera de Michele desde ese momento.

Tuvieron dos hijos, Giovanni y Pietro. El primero dirige hoy la empresa con ella; el segundo murió en 2011, en una carrera de biciletas, en Sudáfrica. Hoy es ciudadana monegasca y su fortuna, la 29ª del mundo, asciende a mas de 26.000 millones de dólares, según la revista Forbes. Al igual que su marido, su credo es el chocolate. Así es como se levanta un imperio y se maneja, aunque sea de forma invisible, el mundo.

Por sus palabras la conoceréis:

"No os empeñéis en indagar en el árbol familiar de mi madre. Era una empleada de la empresa, muy buena intérprete y traductora. Muy valiosa". Según su hijo, en una entrevista.


Horóscopo