mujerHoy

vivir

Quisieron echar a Robert Pattinson de 'Crepúsculo'

El actor hacía justo lo contrario de lo que le pedían...

Robert Pattinson en el Festival de Cannes 2017.
Robert Pattinson en el Festival de Cannes 2017. gtres

A veces, no hay como dejar que pase el tiempo para que los famosos nos cuenten la auténtica realidad de sus éxitos y sus vidas. Ha ocurrido con Robert Pattinson, protagonista hace casi una década de la saga de 'Crepúsculo', un hit cinematográfico que nos descubrió a la familia vampira de los Cullen y a esa musa llamada Kristen Stewart. El fuerte de la saga, además de la temática paranormal, era el romanticismo. Pero no uno al uso, de flores, bombones y risas, sino otro mucho más siniestro, gótico o, en denominación de la época, "emo". La relación era trágica, los amantes estaban sempiternamente preocupados, los semblantes eran inevitablemente serios.

Pues bien, ahora sabemos que, precisamente lo que constituyó la clave del triunfo de 'Crepúsculo' entre los adolescentes, estuvo a punto de ser erradicado por los productores de la película, absolutamente extrañados de que Robert Pattinson, su guapo protagonista, se empeñara en poner ese rictus atormentado y súper serio durante todo el metraje. "Para mí era la manera de representar una relación súper intensa, en la que los amantes apenas pueden tocarse", ha contado el actor. "Sin embargo, todo el mundo me decía que teníamos que reír, que la película era para adolescentes y que se suponía que debíamos ser felices".

"Los productores estaban tan desesperados por convencerme para que sonriera, que me regalaron el libro original de Stephanie Meyers, con todas las descripciones en las que Edward Cullen aparecía sonriendo. Como respuesta, les regalé otro ejemplar del libro con los pasajes donde se contaba que Edward fruncía el ceño igualmente". Pattinson pensó que los había convencido hasta que vio que habían llamado a su representante para que hablara con él. "Tienes que hacer justo lo contrario de lo que estás haciendo o te van a despedir", le dijeron. Entonces fue cuando se lo tomó en serio: "Me planté delante de ellos con la sonrisa más grande que pude y, a partir de ahí, llegamos a una especie de medio término. Menos mal. Quizá me estaba pasando un poco con la cara de tristón".


Horóscopo