mujerHoy

vivir

Una modelo, raptada para ser subastada en la 'dark web'

¿Existe un comercio de modelos-esclavas en la 'dark web'?

Chloe Ayling
Chloe Ayling telegraph.co.uk

La historia trasciende el horrible caso individual: el rapto de la modelo británica Chloe Ayling, de 20 años, a su llegada a Milán desde Londres, para una supuesta sesión fotográfica. Ayling aterrizó en Malpensa y acudió directamente al lugar de la cita, donde una persona la asaltó, la drogó con un anestésico veterinario, la metió en una maleta y la transportó hasta una casa aislada en la campiña de Turín. Pero lo realmente terrible del caso no ha sido el rapto en sí, sino su finalidad. Sus captores no tenían pensando pedir dinero a la familia para la liberación de la modelo, sino subastarla en la 'web oscura', una zona de internet difícil de rastrear, entre exclusivos clientes del tráfico de mujeres. De mujeres modelos.

Según el relato de la misma Ayling, felizmente liberada este fin de semana, su captor trataba de venderla por, al menos, 300.000 euros en bitcoin (una moneda digital). Se trata de Lukasz Herba, polaco de 30 años, y supuestamente integrante del Black Death Group, una organización dedicada a la trata de seres humanos. Según Herba, su destino iba a ser servir al comprador hasta que este se cansara de ella y se la pasara a algún otro hombre, que haría lo mismo hasta que alguno a lo largo de la cadena decidiera convertirla en alimento para los tigres. Por suerte, Chloe reveló a los criminales que la retenían que era madre de un pequeño, y estos resolvieron pedir un rescate por ella ya que “iba contra las reglas de la organización tratar con mujeres con hijos”.

Por suerte, a partir de ese momento se sucedieron los errores. Los secuestradores pidieron 270.000 libras a su agente, pero bajaron hasta 50.000 y aceptaron llevar a Ayling a la embajada británica tras recibir el dinero. Allí, fueron arrestados. La policía ha investigado a esta organización de trata y ha encontrado numerosas fotografías de modelos “a la venta”, de las que se ofrecen sus medidas y la seguridad de no ser portadoras de ninguna enfermedad de transmisión sexual. Por lo visto, Herba contó a Ayling que se subastaban en internet tres mujeres semanales, y que él ya había ganado con este comercio de esclavas 15 millones de euros.


Horóscopo