mujerHoy

vivir

Brigitte Macron y la leyenda erótica de las mujeres maduras

Los franceses siguen con las críticas hacia Brigitte

Brigitte Macron en un acto oficial.
Brigitte Macron en un acto oficial. getty

Puede que a gran parte de la ciudadanía francesa no le caiga demasiado bien Brigitte Macron, aunque probablemente más que por ella, el rechazo tiene que ver con las continuas informaciones sobre los extravagantes gastos de los Presidentes franceses (lo último, que su marido se ha gastado 26.000 euros en maquillaje en tres meses). Los franceses han rehusado que Brigitte sea nombrada oficialmente Primera Dama (a ella no la hemos elegido en las urnas, aducen), pero el efecto mediático y social de su presencia y su historia erótica es imparable.

El (casi) cuarto de siglo que separa la edad del matrimonio Macronha suscitado desde el principio innumerables comentarios, muchos alrededor de la leyenda erótica que rodea a las vulgarmente denominadas MILF. MILF es el acrónico inglés de 'madres con las que me acostaría' y también se las suele denominar mediáticamente 'cougars' (panteras). La denominación hace pie en el fondo de tales sustantivos: la sugerencia de mujeres devoradoras de hombres jóvenes y maestras del sexo en la cama. Como siempre, la reducción del atractivo de lo femenino al asunto sexual.

Con Brigitte Macron, sin embargo, empiezan a surgir otras denominaciones alternativas, también porque cada vez más mujeres rehúsan ser catalogadas en ese plan reduccionista. La escritora británica Bibi Lynch propone un nuevo acrónico, WHIP, que les hace más justicia a estas mujeres sobradamente encantadoras: 'Women who are Hot, Intelligent and In their Prime', en castellano, 'Mujeres que son guapas, inteligentes y están en la flor de la vida'. Mucho mejor, ¿no?


Horóscopo