mujerHoy

vivir | Entrevista

GISELA PULIDO

CAMPEONA MUNDIAL DE KITESURF

«El único camino para mí era entrenar, competir y ser la mejor del mundo»

Gisela Pulido, en una imagen del documental
Gisela Pulido, en una imagen del documental RED BULL

Con 10 años fue la campeona mundial de kitesurf más joven de la historia y su familia se volcó con ella. Un documental revela su verdadera historia de sacrificio y esfuerzo.

«Mucha gente piensa que tengo una vida increíble pero no sabe, realmente, el esfuerzo que hay detrás. He estado luchando y sacrificándome desde que tenía diez años. El éxito tiene un precio y no ha sido un camino fácil para mí. Esta es mi verdadera historia».. Así arranca 'Ride to the roots', el documental, producido por La Caña Brothers para Red Bull TV, sobre la la vida de la atleta Gisela Pulido (Premiáde Mar, Barcelona,1994), la mujer más joven en ganar un campeonato del mundode kitesurf y que ha llegado a revalidar el título hasta en nueve ocasiones más.

Gisela Pulido, en Miami Beach.
RED BULL Gisela Pulido, en Miami Beach.
Primer plano de Gisela Pulido, en Mallorca.
RED BULL Primer plano de Gisela Pulido, en Mallorca.
Gisela Pulido, entrenando.
RED BULL Gisela Pulido, entrenando.
Gisela Pulido, en bikini.
RED BULL Gisela Pulido, en bikini.
Gisela Pulido, meditando.
RED BULL Gisela Pulido, meditando.
Gisela Pulido, practicando running.
RED BULL Gisela Pulido, practicando running.
Gisela Pulido, en una sesión de entrenamiento.
RED BULL Gisela Pulido, en una sesión de entrenamiento.
Gisela Pulido, poco antes de una competición.
RED BULL Gisela Pulido, poco antes de una competición.
Gisela Pulido, en una sesión de fotos.
RED BULL Gisela Pulido, en una sesión de fotos.
Gisela Pulido, en una sesión de lifestyle.
RED BULL Gisela Pulido, en una sesión de lifestyle.
Gisela Pulido, comprobando la dirección del viento.
RED BULL Gisela Pulido, comprobando la dirección del viento.
Gisela Pulido, en una sesión de fotos.
red bull Gisela Pulido, en una sesión de fotos.
Gisela Pulido, en una sesión de fotos.
RED BULL Gisela Pulido, en una sesión de fotos.

Tenía tan solo diez años cuando se proclamó campeona del mundo de su especialidad (kitesurf freestyle) y, con el recién estrenado récord Guinness bajo el brazo, la familia decide apostar por la precoz Gisela (Gigi para los más cercanos).Tras vender su negocio textil, Gisela y su padre se mudan solos a Tarifa,a más de 1.000 kilómetros de su ciudad natal, Premiá de Mar, donde dejan al resto del clan. «El único camino para mí era entrenar, competir y ser la mejor del mundo», confiesa nuestra protagonista en Tarifa, unos minutos antes del estreno de su documental, que forma parte de Ride to the Roots, una serie que narra los periplos vitales de otros atletas, como los surfistas Leo Fioravanti y Adriano de Souza, el experto en clavados, Jonathan Paredes, y el piloto de vuelo acrobático, Pete McLeod.

Mujerhoy: ¿Qué te motivó a mostrar la cara B de tu historia?

Gisela Pulido: Este documental es muy personal. Cuando hago una entrevista no hablo sobre mi vida privada. Siempre es a nivel deportivo, sobre mi trabajo y mis logros pero, ahora, voy más allá. Es mi vida desde otro punto de vista. Es algo muy especial. Después de haber ganado diez títulos mundiales, era el momento. No quería que fuese un documental sobre mis logros deportivos, quería contar mi historia y mostrar que no todo ha sido un camino de rosas. Ha habido momentos muy complicados, como estar separada de mi madre.

Mujerhoy: ¿Qué fue lo más difícil?

Gisela Pulido: La familia por parte de mi padre siempre ha sido un gran apoyo. Mi abuela falleció, así que siempre estábamos con mi abuelo, de hecho, vivía con nosotros. Antes de mudarnos a Tarifa, teníamos un negocio textil, así que mi padre estaba mucho tiempo fuera y mi abuelo fue como mi segundo padre.

Mujerhoy; La tuya fue una infancia particular, ¿si tuvieses un hijo querrías que pasase por una experiencia así?

Gisela Pulido: Lo tendría que decidir él, porque mi vida la elegí yo. Mi padre no me obligaba a nada. En el fondo, la mía no fue una infancia tan diferente a la del resto, porque mi padre se propuso que, aunque me dedicase de manera profesional a este deporte, tenía que seguir yendo al colegio para relacionarme con niños de mi edad. Pasaba mucho tiempo entrenando y si llega a educarme sola en casa, no hubiese tenido contacto con otros niños. Gracias a eso, ahora, soy bastante extrovertida.

Mujerhoy: En el documental, dejas entrever que en el colegio sufriste bullying por parte de tus compañeros.

Gisela Pulido: Un poco sí. En el documental, hablo de sufrimiento y sacrificio pero, en el fondo, es algo que elegí. Nadie me obligaba. Mi vida era: entrenar, estudiar, dormir, competir e intentar ganar. No había otra cosa en mi cabeza y esto suponía llevar una vida muy austera. Tenía poco tiempo para disfrutar de los amigos, la familia o los viajes de placer.

Mujerhoy: De hecho, te he oído comentar que nunca has tenido vacaciones.

Gisela Pulido: La primera vez que estuve de vacaciones fue en 2010. Pasé cinco días a Nueva York y, ahora, acabo de estar cuatro en California y, también, en Las Vegas. En algún momento, me gustaría irme a vivir una temporada a Estados Unidos. Uno no sabe, realmente, dónde quiere vivir hasta que no viaja y conoce muchos sitios. Tarifa me encanta porque es, además, donde tengo mi familia y amigos. He comprado una casa aquí, porque ha llegado el momento de independizarme, de tener más intimidad.

Mujerhoy: Tu padre ha sido, además, tu entrenador y manager. ¿Es difícil cuando lo personal y lo profesional van tan unidos?

Gisela Pulido: Ha sido duro. De pequeña mi padre me decía: 'La palabra no, no puede existir en tu vocabulario' y lo entendía porque él era mi entrenador. Pero cuando cumples dieciocho años, hay momentos que discutes con él, porque no ves las cosas de la misma manera. Además, cuando estoy en el agua tengo sensaciones que mi padre no tiene y, por eso, veo las cosas de manera diferente. De pequeña, tenía que hacer lo que me decía, pero con el paso de los años, comencé a rebelarme un poco más, porque al final, también, es ley de vida. Así que llegó un punto en que nos separamos. Mi padre dejó de acompañarme, hasta que mi madre nos reconcilió.

Mujerhoy: Tus padres están divorciados, pero es tu madre quien hace de alcahueta…

Gisela Pulido: Sí, se divorciaron cuando yo tenía diez años, pero tienen una relación muy buena. Ahora, son amigos. A veces vuelvo de navegar o de entrenar y están los dos en casa cenando mientras ven Juego de Tronos. Tengo una familia muy graciosa, igual de complicada que la del resto.

Mujerhoy: Y, ahora, ¿ya has hecho las paces con tu padre?

Gisela Pulido: Cuando gané el décimo mundial en 2015, decidí tomarme un año de descanso. Decidimos (corrige). Después de tanto tiempo compitiendo, surge la idea de hacer otro tipo de retos, como unir las ocho Islas Canarias con el Kite o mi proyecto de olas grandes, al que me enfrento ahora. Quiero ser water woman, al estilo de lo que hace Kai Lenny (un conocido surfista de olas grandes). Además, da la casualidad de que el mundial se ha desestructurado, no tiene pruebas y mi mayor rival, Karolina (Winkowska) no está compitiendo. Sin un circuito mundial en el que participar, me viene bien poder centrarme en este tipo de proyectos. Ahora, mi padre me está ayudando mucho, porque él se encarga de toda la parte técnica: ajustar el material, la logística, gestión de patrocinios, etc y, también, ha estado entrenando conmigo en Isla Mauricio.

Mujerhoy: ¿Cómo se prepara uno para enfrentarse a una ola gigante?

Gisela Pulido: Lo bueno de la cometa es que te puede ayudar en ciertos momentos. Cuando estás en una ola grande, no hay que remarla, como pasa en el surf, porque ya estás con velocidad y puedes surfearla y si fallas, puede ayudarte a salir de la sección crítica. En cambio, si te caes y te enredas con las líneas, es mucho más probable que te ahogues. Es un arma que te puede ayudar, pero que, también, puede jugarte una mala pasada. Por eso, ahora, estoy entrenando apnea. Ya tengo cuatro minutos y bajo a 32 metros a pulmón. A finales de año, espero enfrentarme a la primera ola en Fiji o en Tahiti.

Mujerhoy: Y el miedo, ¿se controla?

Gisela Pulido: Al final es una cuestión de confianza en uno mismo. Cuanto mejor preparado estás, menos dejas al azar y más a tu preparación: técnica, física, psicológica, mental. Es lo mismo que en la competición. Cuando voy a competir, tengo mucha confianza en mí misma, porque he entrenado muy bien. Voy a darlo todo y me siento con mucha confianza. Entonces, no tengo miedo. Las olas son otra historia, cuando esté frente a una y la oiga crujir y vea su tamaño y el volumen de agua que hay detrás de mí, va a ser muy diferente. Es ir a muerte porque sí, me puede pasar algo.

Mujerhoy: ¿Cómo trabajas esa parte mental?

Gisela Pulido: Hago meditación y yoga. No practico mindfulness, pero cuando termino la clase de yoga hago relajación: me imagino frente a la ola, porque lo que más me ha ayudado siempre es visualizarme. El yoga me encanta, porque después de estar estirando, me relajo y siento cómo todo mi cuerpo está en paz, perfecto y, además, aprovecho para resetear la mente.

Mujerhoy: Ahora, ¿cómo estás entrenando?

Gisela Pulido: Después de estar en Perú tuve una bronquitis muy fuerte. No me recuperébien y estoy de nuevo con antibióticos. Así que he pasado un mes y medio haciendo ejercicio muy suave: cardio, core, pierna. Aunque, normalmente, entreno todos los días, de lunes a domingo. Todas las mañanas hago una parte física y, por la tarde, kitesurf. Cuando estoy fuera de viaje, por ejemplo en Cabo Verde, hago solo la parte técnica.

Mujerhoy: ¿Qué sientes al deslizarte por el agua?

Gisela Pulido: Es difícil de explicar. Es muy curioso pensar cómo una cometa puede traccionarte y ayudarte a deslizarte por el agua. Esa sensación de conexión con el medio, el agua y el viento, es una pasada.

Mujerhoy: ¿Sueñas ya con olas?

Gisela Pulido: Es casi como una obsesión (me muestra un anillo con forma de ola que lleva en su dedo corazón). Ahora, las observo dependiendo de si es fondo de arena, de roca, el cambio de profundidad… En cada sitio, en cada mar, la ola rompe de manera diferente. Para mí, es un concepto de vida: disfrutar del mar y adaptarse a las condiciones.

Mujerhoy: En tu lista de sueños por cumplir...

Gisela Pulido: Me gustaría que el kitesurf fuese olímpico para poder ir a unos Juegos representando a mi país. Allá donde voy me gusta decir que soy española.


Horóscopo