mujerHoy

vivir

Ficción online

Empieza la sequía, también conocida como las estaciones otoño/invierno...

Ficción on line.
Ficción on line. maite niebla

Empieza la sequía, también conocida como las estaciones otoño/invierno. Se supone que, si no has sido previsora en verano, permanecerás a dos velas hasta primavera. Estas suposiciones estacionales generan hiperactividad en verano en los únicos sitios donde se liga en 2017. A saber: aplicaciones de citas, dating, contactos... En los bares solo siguen ligando los mayores de 65.

De dicha actividad compulsiva, si ha habido suerte, alguna adquisición debe llegar al otoño y es entonces cuando comienza la presentación en sociedad de nuestro ligue (con prórroga) de verano. Y es entonces cuando se inicia la ficción.

Como ya ha quedado dicho, todos se han conocido en internet, pero contarán historias románticas de perros que se perdieron en El Retiro, con la consiguiente angustia de su dueña, hasta que un enviado del destino se lo trajo de vuelta a sus brazos. Ella agradecida sonrió, él invitó a una cerveza... y todo lo demás es historia. También se crearán romances exóticos que empezaron en aviones que nunca salen a su hora y en los que la gente se dedica a ligar en lugar de a despotricar. Los hay, ¡flipen!, que aseguran haberse encontrado en el ojo de un huracán que arrasaba una isla caribeña.

Y lo curioso es que estas ficciones suelen inventarlas más los hombres que las mujeres, según el estudio LoveGeist, realizado por TNS para Meetic. Las mujeres somos más proclives a contar la verdad: que hemos rastreado internet para encontrar un ejemplar potable y hemos tragado con lo peor del género humano que pulula por la red. Ellos, dominados por el ego y la testosterona, prefieren seguirse vendiendo como conquistadores de frágiles doncellas. Ellas tienen menos problemas para reconocer ante la familia que han encontrado algo que podría ser un diamante... o no. Así que preferimos presentar, aunque luego haya que despresentar.

Pero no entiendo algo: con el mérito que supone encontrar a esa persona en internet, ¿qué sentido tiene ocultarlo detrás de una historia clásica? ¿Por qué cuesta tanto hacerse a la idea de que dependemos de un caprichoso algoritmo para elegir pareja (o lo que surja) y que el clásico ensayo-error está ahora en manos de un desarrollador? Es verdad que la criba final es nuestra, pero romántico tampoco es.

Creo que triunfar en el amor es volver a los clásicos, y convertir tu match automático en un encuentro romántico dominado por las fuerzas del destino. Al menos para contarle la historia a quien la quiera creer.

Moraleja

Polvo serás, mas polvo enamorado.

Cosas que hacer

Sacar a algunos ejemplares "del banquillo", ahora que han empezado a bajar las temperaturas.


Horóscopo