mujerHoy

vivir

Erasmus: 30 años de puente aéreo hacia Europa

Casi un millón de españoles han estudiado en otros países europeos durante las tres últimas décadas, gracias a estas becas. Todos ellos, como nuestros protagonistas, vivieron un año de emociones intensas, que marcó sus carreras y su forma de entender el mundo.

Los protagonistas que han vivido la experiencia Erasmus.
Los protagonistas que han vivido la experiencia Erasmus. Pedro Walter

"Fue un antes y un después en mi vida". Así define la periodista Lourdes Maldonado el año que pasó en Burdeos, especializándose en Periodismo Audiovisual. Lourdes, una de las presentadoras de informativos más populares de nuestra televisión, tenía 21 años y había estudiado en Pamplona, en la Universidad de Navarra, cuando consiguió una de las becas que da el Ministerio de Educación, dentro del Programa Erasmus para la movilidad de estudiantes de la Unión Europea. "Tuve la sensación de que se me abría la mente, de crecer a todos los niveles. Me encanta volver a recordarlo". El año pasado, todos los compañeros que coincidieron aquel curso en Burdeos se vieron en Florencia para celebrar el 20 aniversario de su promoción.

Irene García Sáez
Irene García Sáez

Lourdes Maldonado: Presentadora de los informativos diarios de Telemadrid.

  • Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra, en Pamplona. Cursó un año en la Universidad de Burdeos, en 1996. Durante 17 años trabajó en los informativos de Antena 3.

El entusiasmo con el que rememora aquel año es el mismo que, seguramente, sienten los casi nueve millones de europeos que han participado en el programa en diferentes niveles educativos. En nuestro país, de los cerca de un millón que han tenido esa posibilidad, 625.000 eran universitarios, o mejor dicho universitarias: seis de cada 10. "Se te abre un mundo lleno de experiencias inesperadas, desde buscar residencia a hacer papeleos, es una aventura constante –explica la ilustradora María Pascual, que pasó el curso 95-96 en la Escuela de Bellas Artes de Bourges (Francia)–. A partir de ahí, no paré: estuve tres años en Nueva York y en La Habana, con otra beca del Ministerio de Educación. Fue como si se me hubieran quitado todos los miedos", asegura.

El primer despegue

"Suele ser el primer año en el que te emancipas y te da valor para pensar que puedes vivir en otro país, aunque no conozcas su cultura o hables más o menos la lengua", reconoce Irene García Sáez, máxima ejecutiva de Verti Seguros. Licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense, estuvo en 1994 en la de Leeds (Inglaterra). "He viajado mucho sola desde entonces y, en parte, ha sido gracias a esta experiencia. Descubrí cosas que de otro modo no habría conocido; hice un máster en la Universidad de Southampton y logré mi primer trabajo en Londres, ciudad en la que me quedé 14 años". Su caso no es excepcional: el 40% de los jóvenes universitarios que lograron una beca se mudaron a otro país tras acabar la carrera.

Irene García Sáez
Irene García Sáez

Irene García Sáez: Máxima ejecutiva de Verti Seguros

  • Licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid, pasó el cuarto año de carrera en la Universidad de Leeds (Reino Unido), en 1994.
  • "Trabajé durante 14 años en Londres y allí todo mi círculo era más cosmopolita. en españa ha costado superar la falta de movilidad laboral y los problemas para hablar idiomas”.

Inés Benavides tampoco paró tras estudiar un año en la Escuela de Minas de París. "Me cambió la vida y la carrera", dice 22 años después. Primero trabajó en la capital francesa, en una consultora de estrategia de empresa, luego se mudó a Londres y más tarde a Estados Unidos. "Si no hubiera ido a París, seguramente me habría quedado en España", explica. Su padre es diplomático y ella se acostumbró desde niña a adaptarse a lenguas y entornos diferentes, "pero esa experiencia fue el empujón definitivo, por las posibilidades que me abrió".

Beatrice Aguilar
Beatrice Aguilar

Beatrice Aguilar: Perfumista y fundadora de Scent on Canvas.

  • Licenciada en Química, Perfumería y Cosméticos, por la Universidad de Montpellier (Francia). De nacionalidad francesa, disfrutó de la beca Erasmus en Barcelona, en la empresa Puig, durante el curso 1995-96.
  • Fue una experiencia muy enriquecedora. Por esa razón animo a mis hijos a que la tengan también, les he hablado mucho de todo lo que viví entonces”.

Pero no todos los cambios propiciados por esta experiencia han sido profesionales. A Elena García y Roberto Vercellotti, fundadores de la marca de bolsos artesanales Lautem, ese año les cambió de forma drástica su vida personal: se convirtieron en pareja a finales de aquel curso en el extranjero. Sucedió en Lisboa: ella venía de Valladolid, donde estudiaba Arquitectura, y él, de Turín, donde estaba a punto de licenciarse en Ciencias Políticas. "Los españoles siempre hacen buenas migas con los italianos", recuerda Elena entre risas.

Un millón de niños

Ellos llevan juntos 17 años y tienen un hijo, pero su caso es más común de lo que pensamos: uno de cada tres estudiantes tiene pareja de otra nacionalidad y más de un millón de niños han nacido de relaciones surgidas en este programa, los erasmusbabys. Tras unos años en Italia, Elena y Roberto se instalaron en Ponferrada, la ciudad natal de ella, y crearon su marca en 2014. "Todavía nos hace mucha ilusión que nos pregunten por aquella época –dice Elena–. Pero es que tiene mucha importancia, ese tiempo fuera te hace perder el miedo a moverte. Y te das cuenta de que los tópicos no tienen nada que ver la vida de cada uno".

Elena García y Roberto Vercellotti.
Elena García y Roberto Vercellotti.

Elena García y Roberto Vercellotti: Diseñadores y fundadores de Lautem, bolsos artesanos

  • Ella es licenciada en Arquitectura por la Universidad de Valladolid; él, en Ciencias Políticas por la de Turín. Pasaron un año en Lisboa, donde se conocieron, en 2000.
  • "Vivir un año así te ayuda a perder el miedo a relacionarte con otras culturas, a ser más abierto. Te das cuentas que la gente es, en el fondo, muy parecida a ti”.

"Vivir fuera de tu país te da impulso para fundar tu empresa –coincide la francesa Beatrice Aguilar– y, al estar en un país que no es el tuyo, sientes más libertad para cometer errores, lo que te hace sentirte más segura". Licenciada en Química y Perfumería y creadora de la firma Scent To Canvas, disfrutó de su beca en Barcelona, haciendo prácticas en la empresa Antonio Puig. "El destino más pedido era España. Yo podía haber ha ido a París o a Grasse, pero preferí salir de mi país. Este tipo de cursos deberían ser obligatorios", reconoce. Hoy vive en Barcelona con su marido, germano-catalán.

30 años en cifras

  • El primer programa Erasmus, que se puso en marcha en 1987, movilizó a 300 alumnos. Desde entonces, han participado 9 millones de estudiantes de 33 países.
  • Erasmus ofrece becas en diferentes niveles educativos, intercambios, formación profesional y estancias de voluntariado. Hay un programa de excelencia, Erasmus Mundus, que contribuye al desarrollo de terceros países.
  • España es el primer país receptor (seguido de Alemania, Reino Unido y Francia) y el segundo que más jóvenes envía. Este año ha recibido 68.000 y enviado a 64.000.
  • De las 20 universidades más solicitadas, 10 están en nuestro país. Las preferidas son las de Granada, Madrid y Valencia.
  • Cada estudiante universitario español recibe una ayuda de hasta 500 € al mes.

Uno de los aspectos más valorados por los estudiantes es el distinto enfoque que dan a las materias las universidades europeas, más práctico y adaptado al entorno laboral. "Me permitió entender mi carrera de Bellas Artes como una posibilidad de llevar a cabo un proyecto propio –dice María Pascual–. En Madrid todo era muy rígido, mientras que en Bourges podía compartir ideas con estudiantes de otras disciplinas. Eso influyó en mi manera de expresarme como artista".

María Pascual
María Pascual

María Pasual: Iluestradora.

  • Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Pasó el curso 1994-95 en la Escuela de Bellas Artes de Bourges (Francia).
  • "Erasmus fue mi primera ventana para salir fuera; siempre había pensado que en mi profesión debía moverme, sobre todo para alimentar la parte artística”.

Algo parecido cuenta Irene García Sáez: "Adquirí un enfoque mucho más práctico. Las cosas han cambiado, pero aquello me enseñó a sentirme más cómoda a la hora de buscar trabajo". "En España salías menos preparada para la vida laboral", corrobora la diseñadora Inés Benavides, que empezó trabajando como consultora en París y luego consiguió empleo en Londres y Estados Unidos, tras obtener la doble ingeniería en Minas.

Inés Benavides
Inés Benavides

Inés Benavides: Diseñadora de muebles e interiorista.

  • Licenciada en Ingeniería de Minas por la Escuela Politécnica de Madrid. Pasó dos años en la Escuela de Minas de París y obtuvo la doble titulación en 1995.
  • “Esos años fueron la pera. otro español y yo fuimos los primeros Erasmus en la escuela. la estancia te enseña a ser flexible y a salir de tu entorno”.

En esto, las cifras también hablan: los estudiantes de Erasmus tienen la mitad de probabilidades de sufrir desempleo de larga duración y, cinco años después de su graduación, su tasa de desempleo es un 23% inferior.

Volar en compañía

Pero, junto a las vivencias académicas, Erasmus es una fuente de experiencias vitales que marcan para siempre. Los relatos están llenos de anécdotas, pero lo que hay detrás de ellas no son simples momentos de risas, sino dos cosas más profundas: amistades que se forjan para siempre y la capacidad de unir lazos entre países muy distintos, lo que borra las fronteras y fomenta la tolerancia. "Conservo todas mis amistades de esa época, sobre todo las españolas", dice Ana Muga, tercera generación de una conocida familia vitivinícola y actual responsable de comunicación y marketing digital de la empresa.

"Nos vemos una vez al mes. La amistad es muy profunda, porque convives muy intensamente. No me decepcionó nada de ese año. Creo que estas becas han influido enormemente en el cambio en nuestro país". Ana estudiaba Administración de Empresas en la universidad San Pablo CEU. Se marchó a París con una beca Sócrates-Erasmus en 1998 y consiguió la doble licenciatura en Comercio Exterior.

Ana Muga
Ana Muga

Ana Muga: Consejera de Bodegas Muga.

  • Licenciada en Comercio Exterior por la Escuela de Paris y la Universidad San Pablo CEU. Disfrutó una beca Sócrates- Erasmus en la Escuela de Comercio Exterior de París, en 1998.
  • "Me sorprendió que la mayoría de los profesores fueran profesionales del sector: estudiábamos casos prácticos y no teníamos libros de texto”.

"Recuerdo a una compañera de Malasia, que nunca había visto nevar, entrando en tromba en mi habitación para coger los copos con un folio –dice Irene García Sáez–. Es solo una anécdota, pero te da una idea de lo que supone estar con gente de culturas tan diferentes a la nuestra. Les entiendes desde dentro". "Es como convivir en una pequeña Europa concentrada –corrobora Lourdes Maldonado–. Te das cuenta de lo rico y variado que es este continente”. María Pascual añade: "Te demuestra que el mundo es un campo abierto decidido a recibirte".

En una época en la que proliferan los recelos frente al que viene de fuera, el rechazo a una Europa común y la creación de fronteras invisibles, el programa Erasmus, ha supuesto la materialización de la utopía de un espacio de intercambio, mezcla de ideas y unión de lo diferente.

Raquel Canseco
Raquel Canseco

Raquel Canseco: Autora del blog de bodas www.dorothyredshoes.es

  • Licenciada en Derecho y Administración de Empresas por la Universidad Carlos III de Madrid, pasó un año con la beca Erasmus en la Universidad de Perugia (Italia).
  • Pasar un año estudiando fuera es una manera de quitarte el miedo a trabajar luego en otro país. el italiano me abrió las puertas a mi primera oportunidad profesional”.

"Es una manera natural de fomentar respeto y solidaridad entre países, ahora que está de moda crear fronteras", dice la bloguera Raquel Canseco, que pasó un año en Perugia, Italia, completando los estudios de Derecho y Administración de Empresas que había iniciado en la Carlos III de Madrid. "Es una forma de crear lazos que permiten que personas de diferentes países se conozcan; si no, yo me quedo en mi discurso y tú en el tuyo –reflexiona Canseco–. Es difícil querer o comprender lo que no conoces, o que veas lo que tienes en común si no lo has vivido. Es más sencillo tender puentes cuando tienes algo que te impulsa al diálogo". Y estas becas son un puente aéreo que permanece más que ningún otro en la memoria.


Horóscopo