mujerHoy

vivir

Las superpoderosas de Hollywood tienen un plan y es revolucionario: Time's Up

Time's Up: el plan de las superpoderosas de Hollywood para proteger a las mujeres

Karry Washington forma parte del plan 'Time's up' de las superpoderosas de Hollywood.
Karry Washington forma parte del plan 'Time's up' de las superpoderosas de Hollywood. getty

Dicen que habr√° un antes y un despu√©s de 2017 en Hollywood debido al despertar de las mujeres y a su grito un√°nime en contra de la violencia sexual de la industria del cine. Las decenas de casos que han salido a la luz para revelar los abusos de Harvey Weinstein y otros hombres poderosos del audiovisual ha asombrado al mundo y la campa√Īa #MeToo (#YoTambi√©n) visibiliz√≥ que la violencia est√° instalada en todas las profesiones, all√≠ donde existen mujeres desprotegidas y hombres con poder y sin escr√ļpulos.

Sin embargo, algunas voces levantaban √ļltimamente la voz de alarma al respecto de toda esta catarata de acusaciones: ¬ŅServir√° realmente para algo? ¬ŅQui√©n protege y asiste legalmente a las mujeres que acusan a sus millonarios abusadores? ¬ŅQuedar√° todo en una sucesi√≥n de despidos y disculpas que no logra afectar realmente a las estructuras de las empresas? Y, lo m√°s importante, ¬Ņterminar√° todo este movimiento beneficiando solo a las ricas y famosas que aparecen en los medios de comunicaci√≥n?

Por suerte para todas, para que no. En un acuerdo sin precedentes en la historia del audiovisual estadounidense (y global), cientos de mujeres superpoderosas de Hollywood han hecho p√ļblico un documento en el que detalla un plan anti-acoso con vocaci√≥n de proteger a todas las mujeres. A todas. El movimiento se hace llamar Time's Up (Se acab√≥ el tiempo) e incluye fondos (ya han recaudado m√°s de 13 millones de d√≥lares) para la defensa legal de las mujeres con poco recursos que quieran denunciar a sus empleadores abusadores, iniciativas de influencia en los legisladores para que se aprueben leyes que protejan a las mujeres del acoso en los lugares de trabajo y otras medidas que buscan alcanzar la paridad en la industria del cine.

Alrededor de 300 mujeres, entre actrices, agentes, guionistas, directoras, productoras y ejecutivas de los estudios, han firmado el acuerdo, entre ellas Shonda Rhimes, Ashley Judd, Eva Longoria, America Ferrera, Natalie Portman, Rashida Jones, Emma Stone, Kerry Washington, Reese Witherspoon, Jill Soloway ('showrunner' de 'Transparent'), Donna Langley (ejecutiva de Universal Pictures), Nina L. Shaw (abogada) o Tina Tchen, directora de la oficina de Michelle Obama. Todas ellas se vestirán de negro en la gala de los Globos de Oro del día 7 de este mes y han pedido a las invitadas que hagan lo mismo.

'Se trata de un momento para la solidaridad, no para la moda', ha explicado Eva Longoria. 'Durante a√Īos, hemos vendido estos premios gracias a nuestros vestidos, nuestra belleza y nuestro glamour. La industria ya no puede pretender que sigamos revoloteando de la misma manera. La cosa ya no va de eso'. De lo que se trata ahora es de transmitir toda la fuerza y la solidaridad que estas mujeres con voz y voto en Hollywood han conseguido a todas las dem√°s, las que no gozan de tantos privilegios.

'Hemos sido aisladas las unas de las otras', ha explicado Reese Witherspoon. 'Pero ahora, por fin, nos estamos escuchando, nos estamos viendo y podemos estrechar los lazos de solidaridad entre nosotras, solidaridad para con cada una de las mujeres invisibles para que por fin puedan ser escuchadas'. La iniciativa 'Time's Up' busca as√≠ 'igualdad de representaci√≥n, oportunidades, beneficios y sueldo para todas las mujeres trabajadoras, pero sobre todo para las mujeres de color, lesbianas, bisexuales y transg√©nero, cuyas experiencias laborales son significativamente peores que las de sus compa√Īeras blancas y heterosexuales'.

En estos momentos en los que algunas estrellas de la televisi√≥n y el cine se apresuran a acudir al feminismo como coartada de sus decisiones, el ejemplo de estas mujeres con poder global resulta aleccionador y refrescante. Las estrellas, por su posici√≥n privilegiada, no han de servirse de la sororidad para protegerse de las cr√≠ticas. Cuando Cristina Pedroche se queja de que las mujeres no ejercen la sororidad con ella porque la critican, no est√° entendiendo lo que significa sororidad. No se trata de reclamar lo que las otras pueden hacer por ti, sino lo que t√ļ puedes hacer por las otras. Las que no tienen trabajo, familia, ni voz, las despreciadas e invisibilizadas. Las que realmente nos necesitan.


Horóscopo