mujerHoy

vivir

Mujeres en primera línea: Sonia Sotomayor

Nació en el Bronx, fue la primera mujer latina y la más joven en ser jueza federal de su distrito y se ha enfrentado al mismísimo Donald Trump.

La jueza Sonia Sotomayor.
La jueza Sonia Sotomayor. getty

Antes de levantar su muro en la frontera con México, Donald Trump se ha encontrado con la muralla de una mujer latina, Sonia Sotomayor, jueza de la Corte Suprema estadounidense. Trump, que en nueve meses ha nombrado más jueces (en su gran mayoría hombres blancos) que ninguno de sus predecesores, ahora pretende trastocar el equilibrio en la composición del máximo órgano judicial (cuyos cargos son vitalicios), haciendo correr el rumor de que Sotomayor estaría próxima a la jubilación… Pero la jueza de 63 años está dispuesta a llevarle la contraria: en los últimos meses no ha dudado en emitir votos críticos contra las políticas antimigratorias o la validez judicial de pruebas obtenidas por medios no legales.

¿Quién es?

  1. Nació en el Bronx, en 1954, hija de padres de Puerto Rico.
  2. Estudió en Princeton gracias a una beca.
  3. La serie televisiva Perry Mason despertó su vocación.
  4. En 1991 se convirtió en la jueza federal de distrito más joven y la primera latina. Ha dado clases en las universidades de Columbia y Nueva York.
  5. Fue nombrada en 2009 jueza de la Corte Suprema por Obama.
  6. Es autora del libro de memorias Mi mundo adorado, y va a publicar varios libros infantiles para concienciar a los niños en el respeto a las diferencias.

La vida de la jueza es una historia de superación digna de Dickens: nacida en un barrio de viviendas de protección oficial, hija de inmigrantes puertorriqueños, perdió a su padre alcohólico cuando tenía ocho años. Su madre la sacó adelante a ella y a su hermano trabajando como enfermera, y puso, en sus propias palabras, un “énfasis casi fanático” en darles una educación: gastó todos sus ahorros en una Enciclopedia Británica. Ahora él es un reputado médico y ella, la primera mujer de origen hispano (y la tercera mujer de la historia) que ha ingresado en la Corte Suprema.

Si miras atentamente a la otra persona no importa lo mucho que estéis en desacuerdo, siempre conseguirás encontrar algo bueno en ella”.

Entró en la Universidad de Princeton cuando todavía hacía poco que permitían el acceso a mujeres y apenas había estudiantes hispanos, pero se graduó primera de su promoción y se doctoró en Yale. Padece diabetes desde que era una niña, pero las inyecciones de insulina diarias no han mermado su tenacidad. No cree, sin embargo, en el “sueño norteamericano”, y opina que el éxito no siempre es cuestión de mérito, porque dice “todavía quedan muchas barreras por derribar”.

Sus críticos la consideran más comprometida con los derechos de las minorías que con la Constitución: siempre se ha mostrado crítica con la segunda enmienda (la que permite portar armas) y apoyó el matrimonio homosexual y el Obamacare, el programa aprobado por Obama que facilita el acceso a la sanidad de los más desprotegidos. Hace poco, un estudio sobre la persistencia de la desigualda de género en el espacio público demostraba que a Sotomayor sus compañeros de la Corte Suprema también suelen interrumpirla. Precisamente, el récord de interrupciones por colegas varones lo tiene ella, que en una ocasión fue capaz de mantener el hilo de sus argumentos a pesar de 41 cortes. No consiguieron callarla entonces ni, probablemente, consigan hacerlo ahora.


Horóscopo