mujerHoy

vivir

Belén Cuesta: "Cuando llegué a Madrid trabajaba de cajera"

El fenómeno de 'La llamada' nació en un garaje, con presupuesto cero y por amor al arte...

Belén Cuesta lleva pantalón y camiseta de Dior, body de Max Mara y bailarinas de Pretty Ballerinas. Look de L'Oréal Professionnel.
Belén Cuesta lleva pantalón y camiseta de Dior, body de Max Mara y bailarinas de Pretty Ballerinas. Look de L'Oréal Professionnel. chesco lópez

El fenómeno de 'La llamada' nació en un garaje, con presupuesto cero y por amor al arte. Ninguno de los amigos que emprendieron aquel viaje (Javier Calvo, Javier Ambrossi, Macarena García, Belén Cuesta...) imaginaba ni de lejos hasta donde les llevaría esa historia de tolerancia, honestidad y valentía que fue primero un proyecto teatral y que en 2017 ha repetido éxito en el cine. 'La llamada' (la película) acapara nominaciones en esta temporada de premios. Belén Cuesta podría llevarse un Feroz y un Goya por su interpretación de Milagros, una monja con dudas acerca de su sexualidad.

Mujerhoy: El año pasado ya ganó por su papel en la serie 'Paquita Salas'. Esta vez la nominan por 'La llamada'. ¿Ya no hay quien la pare?

Belén Cuesta: ¡Ojalá! Soy afortunadísima y lo agradezco todo el rato. Este año ha sido muy bonito y muy intenso en emociones.

Mujerhoy: Dígame la verdad, ¿esperaba que una historia sobre monjas con canciones de Whitney Houston llegara tan lejos?

Belén Cuesta: No, no, para nada. ¡Todo era tan surrealista! Lo hicimos por puro amor al arte, ensayábamos en un garaje, los padres de los Javis [Javier Ambrossi y Javier Calvo, los directores]; nos llevaban táperes con filetes empanados para comer...

Mujerhoy: ¿Qué lecciones ha aprendido de esa historia?

Belén Cuesta: Sobre todo a atreverse a amar a quien uno ame... Es difícil, uno trata de excusarse echando la culpa a otros o a las circunstancias: "No lo hice porque...". Cuando en realidad la culpa es solo nuestra y no lo hicimos porque no nos atrevimos. Aunque La llamada también enseña que hay que perdonarse.

Mujerhoy: ¿Se acostumbra uno a eso de ser famoso y salir en las revistas?

Belén Cuesta: ¡No, qué va! Me da muchísimo pudor, te lo juro. Aunque luego también aprendes a quitarle importancia y a relativizar: si dices una tontería en una entrevista o sales peor en unas fotos, pues bueno, en otras saldré mejor.

Mujerhoy: Estarán orgullosos su padres...

Belén Cuesta: Sí. Ellos siempre me han apoyado. Y se lo agradezco mucho. En esta profesión se pasa por muchas etapas y los padres tienen miedo, es algo normal.

Mujerhoy: ¿Qué le aconsejaron?

Belén Cuesta: Mi padre, me dijo: "Tú intenta ser la mejor. Nunca lo vas a ser, pero si no lo intentas no llegarás a nada, tienes que esforzarte, esforzarte y esforzarte". Así que, cuando me viene a Madrid, me busqué un trabajo de cajera y luego ensayaba, a veces hasta la una o dos de la mañana. ¡Así que ahora están contentísimos!

'La llamada' empezó en un garaje; sobrevivimos con táperes que nos traían los padres de los Javis".

belén cuesta

Mujerhoy: ¿Hasta qué punto el éxito consiste en no tirar la toalla?

Belén Cuesta: Es eso, absolutamente. Todo esfuerzo tiene al final recompensa, pero lo difícil es aguantar. En mi caso hubo un momento en el que no podía más y dije que me volvía a Málaga y fue mi familia quien me dijo: "De eso nada. Insiste, aguanta". Y ¡gracias!

Mujerhoy: La nueva generación de actrices se abre paso en la era del boom de las series y de las redes sociales. ¿En qué cree que ha cambiado la profesión?

Belén Cuesta: Interpretativamente, sigue siendo la misma. Lo que ha cambiado el consumo: internet y las redes sociales dan más libertad a los creadores. Como pasó con Paquita Salas. Que los Feroz premiaran a una webserie fue muy importante, porque lanzó el mensaje de que hacer algo con tus cuatro amigos y poquísimo presupuesto no significa que no vaya a ser bueno. Ahora hay gente que hace pelis con un iPhone.

Mujerhoy: Las redes también traen consigo esa exigencia de la exhibición constante, de decir siempre lo correcto y por estar siempre perfecta... ¿Percibe usted esa presión?

Belén Cuesta: Sí, se siente. Pero tengo bastante cautela; soy muy lectora, muy política y me gusta debatir, pero no quiero aleccionar a nadie, ni tengo ningún interés en abrir un debate en las redes con gente que ni veo ni sé quién es y que a la mínima se genera un odio que no me gusta nada.

Mujerhoy: Y en cuanto a la tiranía de la imagen, ahora que nos atrevemos a alzar la voz, ¿vamos a mejor o a peor?

Belén Cuesta: Eso sigue. Ayer mismo llegué de un viaje y tenía que arreglarme para ir a un sitio. No me apetecía nada, pero resulta que todavía hay que hacerlo. Hay algo muy agradable en estar bella, es la imposición la que me resulta pesada.

Mujerhoy: ¿La actriz guapa tiene más oportunidades o es un mito?

Belén Cuesta: No, no lo creo. Las actrices que a mí más me gustan no son de esas que digas: ¡guau, bellezones! Son bellas de otra forma. En eso no he creído nunca, el talento es lo importante. Y también pienso que para ellas tiene que ser difícil tener esa belleza e ir perdiéndola o que todo el mundo te reconozca solo por eso.

Mujerhoy: Conocemos a la Belén cómica y divertida. ¿Qué otras "belenes" hay?

Belén Cuesta: Muchas, todos tenemos facetas. Yo soy súper llorona, soy muy sensible y dramática, pero también soy muy payasa y me gusta pasármelo bien... Y a veces incluso me cabreo.

Tamibén hablamos con otras estrellas del cine español que optan por un Premio Feroz...

Belén Cuesta, Aura Garrido y Susana Abaitua, talentos feroces

Aura Garrido: 'Siempre me he atrevido a soñar despierta'

Susana Abaitua: 'Me apasionan los retos: ya sea cantar o aprender serbio'


Horóscopo